lunes, 26 de junio de 2017

EL ESPEJO CHINO Cuento anónimo


espejo chino, cuento breve, cuento popular



Un campesino chino se fue a la ciudad para vender la cosecha de arroz y su mujer le pidió que no se olvidase de traerle un peine.

Después de vender su arroz en la ciudad, el campesino se reunió con unos compañeros, y bebieron y lo celebraron largamente. Después, un poco confuso, en el momento de regresar, se acordó de que su mujer le había pedido algo, pero ¿qué era? No lo podía recordar. Entonces compró en una tienda para mujeres lo primero que le llamó la atención: un espejo. Y regresó al pueblo.
Entregó el regalo a su mujer y se marchó a trabajar sus campos. La mujer se miró en el espejo y comenzó a llorar desconsoladamente. La madre le preguntó la razón de aquellas lágrimas.
La mujer le dio el espejo y le dijo:
-Mi marido ha traído a otra mujer, joven y hermosa.
La madre cogió el espejo, lo miró y le dijo a su hija:
-No tienes de qué preocuparte, es una vieja.

viernes, 23 de junio de 2017

75 AÑOS DESPUES, EXPOSICIÓN COLECTIVA DE PINTURA A MIGUEL HERNÁNDEZ EN EL CICCA (LAS PALMAS G.C)


A Miguel Hernández

Me supo a tu nombre
la tierra que palpé,
por la que descalzo anduve
con las alpargatas al cuello;
las cañas, las del río,
barrotes me imaginé
llenándome de congoja;
asfixiándome, al pensarte,
fiel reflejo, indomable,     

de un campo de cebollas
que plañeron por ti.
Segoviana guitarra
que rompe a llorar
al escuchar recitar
un poema a la higuera.
Escudriñando mis entrañas
llegaron a mí tus lamentos,
junto a tristes golondrinas
e imágenes de espanto.
¿A ti qué te hicieron jilguero?
¿Por qué te amputaron tus alas?
Eres, Miguel, el rayo que no cesa,
el que me alumbra el camino,
el que señala el sendero.
Es la higuera de tu huerto
la que a mí me transmitió
el talante de tus versos.
Entre la arena y la piedra,
esa oda a Vicentazo,
por la ayuda que prestó...
¡cuánto me emocionó!
El último rincón, tosiendo,
me señalaste, yuntero,
antes de partir, treintañero,
a un campo de amapolas
de enrojecidos colores.
¡Tú juventud sí murió!
¡Tú verbo no feneció!
Tú, poquito poeta no eras…
ya lo apreció Juan Ramón.
Pocos poetas consiguen
conquistar los corazones
de todo el que les leyó.
          Juan Francisco Santana Dominguez 

En la trinchera del perdedor

Tú, pastor en peñascales, que transitabas senderos
de arcilla con boñiga de cabras
y aliento del pueblo: deja que los pájaros
muertos derramen sobre mi lecho
el regalo de tu arrullo.

Tú ­–campesino que festejabas el manar
de las ubres, las deidades de los álamos,
las estaciones, los cadáveres que se detenían
a respirar– no dejes que mi vida se nutra
del llanto que nadie pueda oír. 

Marido en la trinchera del perdedor,
me dijiste: tengo miedo
de confidentes que tiranizan las entrañas,
enmudecen la palabra, arrebatan la vida.
Pelotón de fusilamiento, ellos, los verdugos.


No temas, compañero del alma, compañero,
te despediré de la araña que hila
el tiempo, del sol y de los trigos,
de la amarga cebolla que alimentó
sueños de justicia y amanecer de libertad.
   
Y en la penumbra, yo, Josefina te dejaré
rozar mi vestido, disfrutar los escalofríos
y los miedos de aquel primer amor,
aliviar el fuego estéril de la vida,
compañero del alma, compañero.        
 Rosario Valcárcel


Elegía a García Lorca, primera. (fragmento)

Atraviesa la muerte con herrumbrosas lanzas,
y en traje de cañón, las parameras
donde cultiva el hombre raíces y esperanzas,
y llueve sal, y esparce calaveras.

Verdura de las eras,
¿qué tiempo prevalece la alegría?
El sol pudre la sangre, la cubre de asechanzas
y hace brotar la sombra más sombría.
El dolor y su manto
vienen una vez más a nuestro encuentro.
Y una vez más al callejón del llanto
lluviosamente entro.´                                  

Siempre me veo dentro
de esta sombra de acíbar revocada,
amasado con ojos y bordones,
que un candil de agonía tiene puesto a la entrada
y un rabioso collar de corazones.

Llorar dentro de un pozo,
en la misma raíz desconsolada
del agua, del sollozo, del corazón quisiera: donde nadie me viera la voz ni la mirada,
ni restos de mis lágrimas me viera.

Entro despacio, se me cae la frente
despacio, el corazón se me desgarra
despacio, y despaciosa y negramente
vuelvo a llorar al pie de una guitarra…





El pasado día 8 de junio el curador de arte Diego Casimiro celebró el 75 aniversario de la muerte del poeta dramaturgo Miguel Hernández con una exposición de pintura en la que participaron 30 pintores nacionales e internacionales.

Al acto asistieron el director de la Fundación CICCA, Fernando Fernández, pintores, escritores, gente del mundo social y cultural disfrutaron del evento. El día la inauguración los poetas Juan Francisco Santana y Rosario Valcárcel,  recitaron dos poemas de su propia autoría dedicados a Miguel Hernández.
 A continuación Osvaldo Cipriani, fotógrafo, actor, animador cultural, escenifica y declama el poema de la Elegía 1ª a García Lorca.

Y no faltó la buena música, la voz de la soprano Alma Anduix y el pianista Rayco Falcón que interpretaron un concierto de música barroca.

La exposición permanecerá abierta hasta el día 26 de julio en el Centro Cultural CICCA de Las Palmas de Gran Canaria, calle Alameda de colón, num 1.

Muchas felicidades a Diego Casimiro y a todos los que lo han hecho posible esta magnífica exposición. 

facebook/rosariovalcarcel






lunes, 19 de junio de 2017

MUERE LA ESCRITORA CANARIA, JULIA GIL

Después de una semana sin ordenador y sin móvil, casi fuera del mundo. Al llegar de nuevo a casa, me he enterado de la triste noticia. Una gran mujer, madre, abuela, profesora, escritora: Julia Gil, ha muerto.

Durante un tiempo Julia, vive una larga enfermedad, vive la cercanía de la muerte, esperando su terrible condena sin esperanza de indulto. Vive una muerte que se ensaña con ella, el último trance de un destino cruel, de un destino que cada día la estrecha con más fuerza, la abraza, e igual que una serpiente pitón, la ahoga, la ahoga.


Pero Julia era una mujer fuerte que sobrevivía con voz serena, que concebía la vida como un viaje, como una larga travesía por los vaivenes de la literatura, por las tinieblas de la paz y de la solidaridad, porque ella estaba segura de viajar en la dirección correcta y quizás para sentirse más viva comienza a publicar, y aunque lo hace tardíamente, escribe y escribe, quizás como una especie de liberación terapéutica.

O simplemente con ese deseo de reencontrarse con la verdad o con los paisajes que conoce, como el libro de poemas “Ciudad de espumas” Un libro en donde descubrí  la cercanía de la poeta, en donde sentí que caía bajo su magia, que me acercaba a sus emociones. Noté fluir esa corriente que ella crea entre el narrador y el lector.

Y sentí la emoción que lo sostiene y lo alimenta, el canto a las cosas pequeñas, los olores,  los sonidos que se quedan en el camino. Ese refugio al que todos terminamos volviendo, a la memoria.

Sebastián de la Nuez que prologó “Ciudad de espumas” señala “tienen las poesías de Julia Gil elementos narrativos y descriptivos integrados en un monólogo interior que apresa la intimidad y la complejidad de la vida (…)

Y es cierto porque Julia se inserta en las historias de los pueblos, concretamente en éste poemario se mete de lleno en la ciudad del Puerto de la Cruz y al igual que los juglares nos cuenta cosas sobre la realidad insular, los errores urbanísticos, la belleza y la destrucción del paisaje.

         Así lo vemos en el poema titulado “PLATANERAS”

Desde mi cueva todavía puedo/ sobrevolar un campo de plataneras /   -con palmeras y una hermosa araucaria- / flanqueado cada vez por más dúplex.

Ese refugio al que todos volvemos, ese refugio que es el manantial interior,  los sueños y las experiencias entrañables, como en el libro “Once trapecios al trasluz” en el que Julia Gil nos regala un conjunto de relatos, cargados de ternura y de sentimientos, siempre nuevos y siempre hermosos, y como suele ocurrir con muchos relatos infantiles –que son, en principio, cuentos para niños- los de ella van destinados a cualquier edad. La llegada de su nieta le ha hecho descubrir de nuevo el mundo, un mundo que en sus palabras parece no tener fin.

  …La niña va caminando por la hierba y encuentra a su abuela recostada en el tronco de una higuera con su traje blanco. Se abrazan y le ofrece a su nieta el olor de los manzanos y el roce de las hojas de los sauces, mientras la brisa esparce sus melenas…

Nos envuelve, quizás sin proponerlo en el mundo real, en el de las luchas diarias, los problemas familiares, los niños, los animales domésticos y la naturaleza. Contados en esa frágil frontera donde lo cotidiano se funde con lo maravilloso hasta rodearnos en un entorno biográfico como el último libro titulado “Simbiosis con Bruno” que presentó en la Feria del libro de Santa Cruz de Tenerife, 2017 y que lo dedica a uno de sus nietos.

Julia Gil nació en Santa Cruz de Tenerife. Estudió Filología Románica en la Universidad de La Laguna. En 1999 vio la luz su primer libro de poemas: Tiempo de pasión. Tiempo de destrucción. Otros de sus poemarios son Grabados en mi infancia (2000); Vuelo, posada, remanso (2003), De olvidos y de existencias (2004) y Ciudad de Espumas (2007). Con Ediciones Idea publicó la novela Como tú eres así (2006), el libro de relatos Once trapecios al trasluz (2010) y los poemarios Ruta de las setas (2009)

Casada con el profesor universitario José Luis Escohotado, Julia Gil tuvo cuatro hijos y cinco nietos.

A partir de los años ochenta no escamoteó un solo esfuerzo en ayudar y colaborar  activamente con colectivos pacifistas y de solidaridad, en esas zonas que amurallan vidas de hombres y mujeres, especialmente en  pueblos centroamericanos, infundiendo la esperanza de que quizás algún día podremos vivir en un mundo mejor.

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

miércoles, 7 de junio de 2017

DESCUBREN EN MARRUECOS LOS FÓSILES DE LOS PRIMEROS “HOMO SAPIENS”

Los hallazgos datan de hace unos 300.000 años y representan la evidencia fósil más antigua y seguramente datada de la especie humana

Un equipo de investigación internacional dirigido por Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Leipzig, Alemania, y Abdelouahed Ben-Ncer, del Instituto Nacional de Arqueología y Patrimonio (INSAP), en Rabat, Marruecos, han descubierto huesos fósiles de ‘Homo sapiens’ con herramientas de piedra y huesos de animales en Jebel Irhoud, Marruecos.

Los hallazgos datan de hace unos 300.000 años y representan la evidencia fósil más antigua y seguramente datada de la especie humana, según los autores, ya que es una fecha 100.000 años antes que los anteriores fósiles de ‘Homo sapiens’ más antiguos. Los descubrimientos --detallados en dos artículos que se publican en la edición de este jueves de la revista ‘Nature’-- revelan una compleja historia evolutiva de la humanidad que probablemente involucró a todo el continente africano.

Tanto los datos genéticos de los seres humanos actuales como los restos fósiles apuntan a un origen africano del ‘Homo sapiens’. Anteriormente, los fósiles de esta especie más antiguos y con datación segura eran conocidos del sitio de Omo Kibish, en Etiopía, fechado en hace 195.000 años. En Herto, también en Etiopía, un fósil ‘Homo sapiens’ está fechado hace 160.000 años.

Hasta ahora, la mayoría de los investigadores creían que todos los seres humanos que vivían hoy descendían de una población que vivía en Africa Oriental hace unos 200.000 años. “Solíamos pensar que había una cuna de la humanidad hace 200.000 años en el este de Africa, pero nuestros nuevos datos revelan que el ‘Homo sapiens’ se extendió por todo el continente africano hace unos 300.000 años. Mucho antes de la dispersión fuera de Africa del ‘Homo sapiens’, hubo dispersión dentro de Africa”, dice el paleoantropólogo Jean-Jacques Hublin.

El sitio marroquí de Jebel Irhoud ha sido bien conocido desde la década de 1960 por sus fósiles humanos y por sus artefactos de la Edad Media de la Edad de Piedra. Sin embargo, la interpretación de los homínidos de Irhoud ha sido complicada por las persistentes incertidumbres que rodean su edad geológica. El nuevo proyecto de excavación, que comenzó en 2004, dio lugar al descubrimiento in situ de nuevos fósiles de ‘Homo sapiens’, aumentando su número de seis a 22.

Estos hallazgos confirman la importancia de Jebel Irhoud como el sitio más antiguo y más rico de homínidos de la Edad Media de la Edad de Piedra en Africa, una etapa temprana de nuestra especie. Los restos fósiles de Jebel Irhoud comprenden cráneos, dientes y huesos largos de al menos cinco individuos. Para proporcionar una cronología precisa de estos hallazgos, los investigadores utilizaron el método de datación por termoluminiscencia sobre pedernales calentados encontrados en los mismos depósitos. Estos pedernales eran de aproximadamente hace 300.000 años y, por lo tanto, empujan hacia atrás los orígenes de nuestra especie en 100.000 años.

“Los sitios bien datados de esta época son excepcionalmente raros en África, pero tuvimos la suerte de que muchos de los artefactos de pedernal de Jebel Irhoud habían sido calentados en el pasado”, dice el experto en geocronología Daniel Richter, del Instituto Max Planck en Leipzig (Alemania). “Esto nos permitió aplicar métodos de datación de termoluminiscencia sobre los artefactos de pedernal y establecer una cronología consistente para los nuevos fósiles de homínidos y las capas sobre ellos”, explica Richter.

LA MORFOLOGIA FACIAL HUMANA, DESDE EL INICIO

Además, el equipo pudo recalcular una edad directa de la mandíbula Jebel Irhoud 3 encontrada en los años 60, que había sido previamente fechada en hace 160.000 años atrás por un método especial de datación por resonancia de spin de electrones. Utilizando nuevas medidas de radioactividad de los sedimentos de Jebel Irhoud y como resultado de mejoras metodológicas, la nueva edad calculada de este fósil está de acuerdo con las edades termoluminiscentes y mucho más antiguas de lo que se había realizado anteriormente. “Utilizamos métodos de datación de vanguardia y adoptamos los enfoques más conservadores para determinar con precisión la edad de Irhoud”, añade Richter.

El cráneo de los seres humanos modernos que viven hoy se caracteriza por una combinación de rasgos que nos distinguen de nuestros parientes fósiles y antepasados: una cara pequeña y una caja del cráneo globular. Los fósiles de Jebel Irhoud exhiben un rostro y dientes de apariencia moderna y una coraza grande, pero de apariencia más arcaica. Hublin y su equipo utilizaron exploraciones micro tomográficas computarizadas de última generación y análisis de forma estadística basados en cientos de medidas 3D para mostrar que la forma facial de los fósiles de Jebel Irhoud es casi indistinguible de la de los seres humanos modernos que viven hoy.

Sin embargo, en contraste con su morfología facial moderna, la cría de Jebel Irhoud conserva una forma arcaica algo alargada de la cintura. “La forma interna de la caja del cráneo refleja la forma del cerebro”, explica el paleontólogo Philipp Gunz, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig. “Nuestros hallazgos sugieren que la moderna morfología facial humana se estableció desde el principio en la historia de nuestra especie y que la forma cerebral y posiblemente el cerebro, que se desarrolló dentro del linaje del ‘Homo sapiens”, dice Philipp Gunz.

Las comparaciones de ADN antiguo extraído de ‘Neanderthales’ y denisovanos al ADN de los seres humanos actuales revelaron diferencias en los genes que afectan al cerebro y el sistema nervioso. La morfología y la edad de los fósiles de Jebel Irhoud también corroboran la interpretación de un enigmático cráneo parcial de Florisbad, al sur Africa, como uno de los primeros representantes del ‘Homo sapiens’.

Los primeros fósiles ‘Homo sapiens’ se encuentran en todo el continente africano: Jebel Irhoud, Marruecos (300.000 años), Florisbad, Sudáfrica (260.000 años) y Omo Kibish, Etiopía (195.000 años), lo que indica una compleja historia evolutiva de nuestra especie, posiblemente involucrando a todo el continente africano. “Se ha descuidado el norte de Africa en los debates sobre el origen de nuestra especie. Los espectaculares descubrimientos de Jebel Irhoud demuestran las conexiones estrechas del Magreb con el resto del continente africano en el momento de la emergencia del ‘Homo sapiens”, dice Abdelouahed Ben-Ncer. Los fósiles se encontraron en depósitos que contenían huesos de animales que mostraban evidencia de haber sido cazados, siendo las gacelas la especie más frecuente.

Las herramientas de piedra asociadas con estos fósiles pertenecen a la Edad Media de Piedra y los artefactos de Jebel Irhoud muestran el uso de técnicas de Levallois y las formas puntiagudas son las más comunes. La mayoría de las herramientas de piedra se hicieron de sílex de alta calidad importados en el sitio. Las hachas de mano, una herramienta comúnmente encontrada en sitios antiguos, no están presentes en Jebel Irhoud.

Los conjuntos de artefactos de la Edad Media de Piedra, como el que se recuperó de Jebel Irhoud, se encuentran en toda África en este momento y probablemente hablan de una adaptación que permitiera que el ‘Homo sapiens’ se dispersara a través del continente.

“Los artefactos de piedra de Jebel Irhoud parecen muy similares a los de depósitos de edad similar en el este de Africa y en el sur de Africa --dice el arqueólogo del Instituto Max Planck, Shannon McPherron--. Es probable que las innovaciones tecnológicas de la Edad Media de Piedra en África estén relacionadas con la aparición del ‘Homo sapiens”.

Los nuevos hallazgos de Jebel Irhoud elucidan la evolución del ‘Homo sapiens’ y muestran que nuestra especie evolucionó mucho antes de lo que se pensaba anteriormente. La dispersión del ‘Homo sapiens’ en toda África alrededor de 300.000 años es el resultado de cambios tanto en la biología como en el comportamiento.

artículo tomado de La razón.es 

domingo, 4 de junio de 2017

JUAN GOYTISOLO HA MUERTO HOY, 4 DE JUNIO 2017, EN MARRAKECH

Alguna noche

Alguna noche -las fogatas eran
de dolor o de júbilo-
la casa te veía desertar.
                                                                     
Te abrías a una vida
distinta, a un mundo
alegre como los ojos de un dios:
voces mayores, fuegos de artificio,
inacabable noche de San Juan
en tu estancia vacía...

El tiempo se agrandaba en los rincones,
se detenía en torno al corazón,
mientras el estruendo proseguía,
lejos, lejos, quién sabe si real.

Después, todo más claro:
los sonidos pequeños, el crujido de un mueble
la lluvia en el desván.

Nueva vida a las cosas, el alba aparecía,
y tú llegabas, amorosamente.




Como la piel de un fruto, suave...

Como la piel de un fruto, suave
a la amenaza de los dientes,
iluminada, alegre casi,
ibas camino de la muerte.

La vida estaba en todas partes:
en tu cabello, sobre el césped,
sobre la tierra que añorabas,
sobre los chopos,  por tu frente...

Todo pasó, tal un verano,
sobre tu carne pura y breve.
Como la piel de un fruto, ¡eras
tan olorosa y atrayente!

Así...
Algunas veces llego
presuroso, rodeo
tus rodillas, toco
tu pelo. ¡Ay Dios, quisiera
decirte tantas cosas!
Te compraré un pañuelo,
seré buen chico, haremos
un viaje....No sé,
no sé lo que me pasa.
Quiero morir así,
así en tus brazos.

 Juan Goytisolo nació en Barcelona en 1931 en el seno de una familia de la burguesía de origen vasco-catalán. Su madre murió en un bombardeo en la guerra civil española y el padre se posicionó a favor del franquismo. Esta infancia difícil quizás influyó en el nacimiento de la vocación literaria en los tres hermanos varones; Juan, José Agustín y Luis, aunque cada uno de ellos eligió formas distintas y muy personales de creación.
En 1956 Juan se marchó a vivir a París, donde se casó con Monique Lange, a la que había conocido en la editorial Gallimard, de la que era asesor literario. Monique era una gran amiga de Jean Genet, el cual influirá notablemente en Juan Goytisolo.
A pesar de haber nacido en Barcelona, se ha considerado una especie de apátrida, tal como se define él mismo en sus novelas autobiográficas, aunque desde 1996 reside habitualmente en Marrakesh. En Coto vedado el escritor va alternando los pasajes de su biografía, por orden cronológico, desde un punto de vista de escritura tradicional, con largos párrafos creativos, donde experimenta con nuevas formas expresivas.

Juan Goytisolo es el escritor más camaleónico, interesante y comprometido con el mundo contemporáneo, de la España actual.

Juan Goytisolo forma parte del Parlamento Internacional de Escritores y es presidente del jurado de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO. En junio de 2001 fue nombrado miembro honorario de la Unión de Escritores de Marruecos (UEM) "en reconocimiento a sus posturas en favor de Marruecos y de su cultura".

Ha sido distinguido con el Premio Cervantes 2014.

4 DE JUNIO, 2017

sábado, 3 de junio de 2017

"NO ES PARA TODOS, EL AMOR"


El amor, golpe seco y duro.
Me ha dolido...vaya si me ha dolido... estaba vivo aún.

No se domestica ni satisface, el amor
No hay piedad alguna, en el amor.
Para caídos y débiles, no es... el amor.
Del amor no se habla... silencio, latidos y jadeos... en el amor.
No es para todos.

El amor no precisa de nosotros... de nada, ni de nadie...
Sobran sábanas de satén...
Nada suave. Nada suave o dulce para beber...
Salvo el jugo de la pasión envuelta en llamas: pasión atemporal, acribillada por el milagro del recuerdo...
El amor, lección inútil de vida y muerte... el amor no es para todos.
Hemos nacido, nunca para aprender el amor... no es para todos... nacidos para aprender nunca... el amor
Y vendrá por tú alma... el amor... amor sin años.

Hay un letrero sobre la puerta
Dice: no hay salida
Cenizas y humo no pueden competir
Ni siquiera el averno toma su calor... el amor no es para todos.
No importa lo que dice... el letrero sobre la puerta de salida...
No se puede sobrevivir allí, no hay manera...

Así que hoy me quedaré a jugar con su fuego sobre la tierra
Hoy me quedaré y jugaré con su fuego sobre su cuerpo...
Su fuego sobre mi cuerpo...

No es para todos, el amor.
EDUARDO SANGUINETTI, FILÓSOFO
 Y POETA ARGENTINO