lunes, 20 de septiembre de 2021

Mujeres y niñas en Afganistán



Por allá por los años noventa del pasado siglo, el escritor José Saramago dio una conferencia en la Casa-Museo César Manrique al Colectivo Andersen que aquel año realizaba un taller en Lanzarote.

El escritor inició su discurso y no nos contó un cuento. No, nos habló de los talibanes, de la guerra televisada, de una ocupación que pudimos ver desde el sillón de nuestras casas. De una Afganistan convertida en un infierno en el que podía prosperar todo tipo de extremismos. El escritor emanaba una enorme tristeza al observar aquellas personas de gran pobreza y las consecuencias que aquel hecho tendría para tantos niños y niñas inocentes, para las mujeres que se convierten en víctimas en todas las guerras. Fue un discurso en defensa de la infancia. Un discurso duro, muy duro aunque trató de suavizarlo con un mensaje histórico -filosófico.

Al llegar los talibanes en la década de 1990, obligaron a las mujeres a usar el burka que les cubría por completo su cuerpo, a salir acompañadas por un pariente de sexo masculino (muharam). No se les permitió trabajar fuera del hogar, impusieron su versión de las leyes islámicas, incluida la lapidación y la flagelación.

Restringieron la educación para las niñas mayores de diez años y se impusieron castigos terribles, incluso ejecuciones públicas. Como consecuencia de ello, según un informe de Oxfam publicado en 2011 sólo el 5% de las mujeres sabían leer y escribir y el año 2.000 el 54% de las niñas menores de 18 años estaban casadas.

Pero al entrar en el 2001 las tropas de EE.UU seguidas de un régimen internacional provoca la caída del régimen talibán y EE.UU promete apoyar la democracia. Entonces las mujeres volvieron a ocupar lugares en la vida pública, constituyendo una cuarta parte del Parlamento. El número de niñas en la educación primaria aumentó al 50%, aunque al final de la secundaria la cifra rondaba el 20%. La esperanza de vida de las mujeres aumentó de 57 a 66. No olvidemos que en el 2002 la mortalidad materna era de de 1.600 fallecidas por cada 100.000 nacimientos vivos según Unicef. En el 2020 ese terrible saldo era de 683 muertes, calcula la ONU.

Afganistán sigue siendo un país que nadie desde el siglo XIX, ha podido vencer del todo, y si no que se lo pregunten a los británicos. Es un Estado tribal con sus tradiciones y una política que depende de líneas desconocidas para la mirada occidental. Desgraciadamente, hoy la historia se ha vuelto a repetir y es tal la fragilidad que escuchamos a una madre decir:

-Prefiero que mis hijas mueran antes que caer en manos de los talibán.

Aunque las informaciones que recibimos parecen contradictorias, de hecho Boushra Almutawakel creadora del collage fotográfico: Madre, hija y muñeca creada en 2010. Una serie de imágenes muestran la transformación de una madre musulmana, su hija y una muñeca hasta la invisibilidad total. Boushra ha vivido en Yemen y en el extranjero, usa habitualmente el velo y afirma:

- Yo no estoy hablando por las mujeres afganas. Muchas de las mujeres que se cubren son médicas, políticas, abogadas o artistas. Y son fuertes. No porque se cubran su cara o su cuerpo se les cubre el intelecto. -Yo no estoy en contra del hiyab, pero la parte misógina, la extremista, eso de cubrir completamente a las mujeres, esconderlas. Usarlas como propiedad, no es parte del islam. Mi trabajo no es sobre el islam, es sobre el extremismo. Se trata de la misoginia pratriarcal, que no solo se encuentra en el mundo musulmán y árabe, está en todas partes.

Además Boushra Almutawatekel tiene sentimientos encontrados y afirma que el velo, el burka… puede representar la locura del mundo que va de la luz a la oscuridad por culpa de las guerras, el sectarismo político, los extremismos y la intolerancia.

Todo parece contradictorio pero la situación más vulnerable de Afganistán son los colectivos de las mujeres y la infancia, aunque el nuevo gobierno declara que va a respetar los derechos de las afganas y permitir que trabajen en las administraciones públicas. Y aunque el mundo está atento a que no se produzca una regresión en sus derechos y prometen que seguirán de cerca los acontecimientos en la región, que escucharán sus voces y que las apoyaran.

Lo cierto es que una gran parte de las mujeres en Afganistán temen que los talibanes ejerzan la violencia contra ellas, temen que se les niegue el acceso al estudio, al trabajo, a reír a carcajadas, a que les nieguen hablar en voz alta en público, a cantar, a practicar deporte, a que las asistan en los centros sanitarios un hombre. Temen que vuelvan a negarles los derechos de las mujeres que son en definitiva los Derechos Humanos.

Fotografía encontradas en redes sociales

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

 

miércoles, 1 de septiembre de 2021

Poema de Pedro García Cabrera dedicado a José Enrique Marrero Regalado


                                           


 ALONDRA DE LOS DOS GATOS

 

El gato blanco asomóse

               a la luna del espejo,

               y vio surgir otro gato

               de la arena del silencio.

               Se acercaron al cristal

               despacio, como temiendo

               que su guillotina de aire

               fuera a partirlos por medio.

               Pisaban muy de puntillas

               y eran sus pasos tan lentos

               cual si calzasen babuchas

               de dormidos terciopelos.

               Frente a frente se miraron

               desde témpanos de hielo;

               atril del uno del otro,

               el uno del otro, asedio.

               Sugerían un paisaje

de bambúes somnolientos

esperando la embestida

de unas zarpas al acecho.

Quebrada línea en los bordes,

vetas de azogue en el centro,

marcaban sus grandes ojos

los manómetros del miedo.

Sus madejas de resortes

en un instante se abrieron

y los lomos enmarcaron

ágiles bielas de acero.

Solo sus albos bigotes

permanecían serenos.

Y eran los dos tan iguales

en nombre, color y gestos,

que el de adentro saltó fuera

y el de afuera cayó dentro.

Y ahora, yo ya no sé

cuál es el gato que tengo:

si es el que siempre he tenido

o el del fondo del espejo.

                               Pedro García Cabrera, 1951

 A José Enrique Marrero Regalado, artista y arquitecto granadillero, Tenerife, entendió la vida como una obra de arte,  de elegancia y del estilismo urbano. Se acercó a la masonería, institución de la que llegaría a ser miembro activo.

Enumero algunos de los proyectos de José Enrique Marrero Regaladao, que fueron  de gran relevancia desde el punto de vista arquitectónico; como El Palacio Insular, el Hogar Infantil de la Sagrada Familia (Casa Cuna), la Basílica de La Candelaria, el desaparecido Frontón de Las Palmas, o el Instituto de Higiene. Otros como el Colegio de Médicos, el Mercado de Nuestra Señora de África o  los grandes Cines Rex, Víctor o Baudet.  Se le encarga dos monumentos dedicados a la memoria de su buen amigo Don Santiago García Sanabria,  El Parador de Las Cañadas. Junto con Tomás Machado Méndez, redactan el proyecto de un edificio destinado a albergar el Instituto de Segunda Enseñanza de Santa Cruz de La Palma Y muchos más que podemos ver en cada una de las Islas Canarias.

En su diario relata una ingrata experiencia: Un día, por ignorancia lanzó  un perrito a un estanque y esperó a que se ahogara. Esa estampa le despertó tal remordimiento de conciencia que a lo largo de toda su vida cultivó un profundo amor por los animales. Llegó a tener en su casa más de una treintena de gatos, todos ellos siameses. Por tal motivo, el poeta gomero, Pedro García Cabera le dedica el poema  Alondra de los dos gatos

  Entresacado del libro de Emiliano Guillén Rodríguez a José Enrique Marrero Regalado. Un granadillero ilustre. (Ilustre Ayuntamiento de Granadilla de Abona, 2015)

 Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

martes, 24 de agosto de 2021

Curso desenfadado de oposiciones de auxiliar administrativo por Roberto Samper


 

Estudiar oposiciones es la tercera actividad más divertida que se puede emprender en una calurosa tarde de verano, solo superada por hacer cola en ventanilla de la administración para realizar un trámite burocrático o disfrutar del momento justo en que la cera arranca de raíz el vello púbico. Al menos así dice pensar Roberto Samper, que para darle un poco de interés a su estudio del temario de auxiliar administrativo de la AGE ha decidido compartir unos vídeos en los que de forma desenfadada repasa y trata de dar algunas claves y trucos mnemotécnicos para aliviar un poco la pesada carga que tiene que sostener hasta el examen que tendrá a finales de año.

Como muestra tienen aquí los primeros vídeos 01, pero lo mejor es que se suscriban a su canal de YouTube  y así puedan seguir de cerca cómo avanza hacia el aprobado o la pérdida total de la poca cordura que aún mantiene...






blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

jueves, 19 de agosto de 2021

Una historia corta de Janet Frame

 


Estaba tomando café en un lugar en el centro de Whanganui cuando se me acercó un hombre de mediana edad que insistió en que nos conocíamos. Se sentó frente a mí sin siquiera un cortés, ¿puedo sentarme aquí? y cuando negué conocerlo, sonrió:
'Por supuesto que sí. ¿Recuerdas a Maniototo ?
Se refería a una novela que había escrito. Me pregunté si tal vez me había escrito sobre el libro y tal vez había perdido la carta y no la había respondido.
Me temo que no soy muy bueno respondiendo cartas.
—¿No te acuerdas, entonces?
Dijo su nombre.
Lo repetí. Ciertamente le resultaba familiar. Entonces recordé:
'Quieres decir que lo eres. . .
'Por supuesto. No sé por qué los novelistas imaginan que en cuanto terminan con un personaje y el libro está escrito y publicado, ese personaje desaparece o muere. Alguna vez estuvo de moda citar “En los sueños comienzan las responsabilidades”.
'Oh, sí', dije. Todo el mundo citó esa frase de moda. Pero, ¿qué esperas que haga ahora que estás en Whanganui?
'Nada en absoluto. Fue por casualidad que te vi. ¿Pero no tienes curiosidad por saber qué he estado haciendo desde la última vez que pensaste y escribiste sobre mí?
Por supuesto que tengo curiosidad.
"Entonces déjame satisfacer tu curiosidad", dijo, "de una manera que sé que te conviene".
Lo miré inquisitivamente.
'Si. También te observé y te conocí, y supe que anhelabas escribir una de esas historias en las que el autor se encuentra con un narrador que luego se hace cargo, y día a día (en un largo viaje en tren, o en una temporada de varios días como invitado en una casa - admito que en la era moderna hay menos oportunidades para una narración prolongada - tal vez incluso durante un paseo por Milford Track o unas vacaciones de Navidad en la playa - oh bueno, como pueda surgir), se cuenta la historia, se resuelve el misterio, con lo cual el autor y el narrador se separan y lo más probable es que ninguno se vuelve a ver hasta que, por casualidad, se repite un incidente similar de encuentro, donde una vez más el autor, curioso por saber de eventos desde la última reunión, propicios para la narración, escucha una vez más: en un tren, alrededor de un fuego,en el solárium de una tarde con vistas a la playa, ¿quizás ese sea el escenario que elegiría? No hay forma de escapar de una historia, ya sabes. . .
Estuve de acuerdo. El tiempo transcurría entre Navidad y Año Nuevo, con Victoria Street un desperdicio de oropel y regalos navideños no comprados acumulando polvo y repelente de insectos en los escaparates. No tenía en mente un viaje en tren, ni había planeado caminar por Milford Track, ni las tormentas me cortaron, ni tuve un bach junto al mar donde podría sentarme en la terraza por la noche, mirando hacia la bahía. y escuchar al narrador.
¿Quizás le gustaría venir a mi casa el fin de semana? Sugerí. Tengo una habitación libre. ¿Y quizás una noche podamos ir al pabellón de la playa de Castlecliff y sentarnos a contemplar el mar mientras continúas la historia? Es lo más cercano que tengo a ese viaje en tren a través de las estepas o incluso a través del desierto de Australia Central o incluso al viaje de catorce horas entre Auckland y Wellington.
Aceptó mi invitación. Él sabía tan bien como yo, cómo había soñado con escribir el tipo de historia que él describía, la historia con el tratamiento y el tema clásico, la pieza escenográfica, como un baile o un movimiento musical.
Sin embargo, existía una dificultad. Aunque recordaba su nombre, no tenía idea de su carácter y acciones.Por lo tanto, le di mi dirección, sugiriendo que llegara alrededor de las cinco y media de la tarde (viernes), y todo estaría listo para su estadía. Luego terminé mi café y me apresuré a la parada de autobús en Ridgway Street justo a tiempo para tomar un autobús de Castlecliff en la ruta Alma Road o A, y media hora después estaba en casa donde mi primera acción fue encontrar una copia de Maniototo. y b buscarlo, de modo que más tarde, cuando llamó a la puerta, yo al menos supiera algo sobre él.
 

 Janet Frame, de nombre completo Janet Paterson Frame Clutha (28 de agosto de 1924, Dunedin - 29 de enero de 2004) fue una novelista, escritora de cuentos y poeta neozelandesa. Desde muy joven, tuvo una conciencia aguda y dolorosa por el lenguaje. Entre los 19 y 27 años su vida transcurrió de un manicomio tras otro, tras sus muros ella se sentía protegida,  escapando por poco de ser sometida a una lobotomía, modo agresivo de tratar su presunta esquizofrenia. El premio que ganó le evitó esa irreversible experiencia. Su primer libro fue la colección de cuentos The Lagoon (1951). Su novela Owls Do Cry (1957) combina la poesía y la prosa reflexionando acerca de sus investigaciones sobre los límites entre la cordura y la locura.

En conjunto, Frame escribió cinco libros de relatos y doce novelas, varias de las cuales se basan en leyendas maoríes. Incluyen los títulos Scented Gardens for the Blind (1963) y The Carpathians (1988). El segundo de sus tres volúmenes de memorias, An Angel at My Table (1984), fue llevado a la pantalla grande por Jane Campion y premiada en Venecia. Hoy se conoce el conjunto biográfico por ese nombre: Un ángel en mi mesa.

Se considera que Frame es la segunda escritora en importancia, tras Katherine Mansfield, de su país. Ha sido candidata al Nobel, ha merecido diversos premios (como el Commonwealth de literatura). Fue miembro de la Academia Americana de las Artes y las Letras.

Publicado oir ves primera en Janet Frame en sus propias palabras (Pewnguin Books 2011)

blog-rosariovalcarcel.blogspot.com




domingo, 15 de agosto de 2021

15 de Agosto Día de La Candelaria, una Virgen Negra, como las de Los Templarios. Por José Antonio Cabrera. ASSOPRESS

 


Hasta no hace mucho tiempo, era bastante frecuente encontrarse con una Virgen Negra, en cualquier lugar de culto ancestral, actualmente debe de haber unas 70 en toda España y La Candelaria es la más famosa de Canarias. Si se las mira bien no son iguales a las tallas de otras Vírgenes, tienen algo distinto, algo misterioso y desconocido, que no cuadra con la imagen que tenemos de la Virgen María… pero ¿Qué es?

Si solo nos fijáramos en el color, no pasarían de una mera curiosidad más, pero para comprender el motivo de estos iconos de origen bizantino, tenemos que ir más allá y remontarnos en la historia y más en concreto a la Edad Media.

Hasta el siglo XI el culto a la Madre de Dios era bastante secundario, centrándose más en la figura de su hijo Jesucristo y la devoción salvadora de los Santos. Pero de la noche a la mañana, entre los siglos XI y XIII, se produce un aumento desproporcionado de la Devoción Mariana, coincidiendo con la época de las Cruzadas y el apogeo de la Orden del Temple.

La figura central de la Orden Templaría, Bernardo de Claraval, decide cristianizar los lugares de culto antiguo y para ello sustituye cualquier icono pagano, por imágenes traídas de Oriente. Para justificar la aparición continua de Vírgenes Negras, decide rodearlas de un halo de milagros continuo y como en aquella época las noticias corrían muy lentas entre regiones, hace que cada milagro parezca único.

Rápidamente se producen hechos increíbles y comienzan a surgir figuras Marianas en cualquier sitio insospechado: campanarios, cuevas, muros, huecos de árboles, o desenterramientos increíbles en donde aparece una Virgen, que fue enterrada para evitar ser destruida por los musulmanes.

Parece una misión inocente de recristianización, pero Bernardo y los Templarios iban más allá. No es casual el lugar donde aparecen de continuo estas Vírgenes Negras. Siempre en santuarios antiguos, donde las fuerzas telúricas de la tierra son fuertes. Los templarios al contacto con sectas y sociedades secretas en el Oriente, tuvieron acceso a un montón de información que se creía perdida en Occidente, como por ejemplo los puntos o cruces telúricos de la tierra.

Desde la antigüedad el ser humano ha sentido que algunos lugares eran distintos a los demás y eran más accesibles con lo transcendente. Los prehistóricos que hallaban esos lugares y los señalaba con piedras, menhires o megalitos, o los situaban en húmedas cuevas, sabían del poder del lugar, pero no el por qué. La tierra que habitamos no es un ser muerto e inerte, sino que esta rodeado de pulsaciones y movimientos electromagnéticos, como una compleja red de nervios que se entrecruzan continuamente. Por allí circulan las fuerzas telúricas de la tierra y en los cruces de estas avenidas la concentración es más fuerte. Por ello esos puntos están hollados de Santuarios y Cuevas Santas. Destacan sobre todo los lugares que tienen fuentes. Los templarios tuvieron acceso a estos conocimientos ancestrales y para marcar estos Santuarios, colocaron las Vírgenes Negras.

Estos iconos, a imagen y semejanza del Agia Theotokos, o Santa Madre de Dios de Constantinopla, proliferaron entre el siglo XI y el XVI. Incluso se dice que fueron tallados por San Lucas, revistiéndolos de esta manera de un halo de brillante santidad. El rasgo predominante es que no es una figura grácil, sino mayestática, pétrea, pero que no es igual una a otra, pues existen diferentes clases. Primeramente existe la Kiriotissa o Trono de la Sabiduría en donde la Virgen, reflejo de la Sofía, sirve de mero soporte al niño Dios. Luego esta la Odegitria, la que señala el camino a la Salvación, en donde vemos al Niño con un huevo en la mano que representa al Huevo Primigenio de la Creación. Otra forma es el Theotokos, o Virgen Madre que sostiene al Niño que bendice a la humanidad. Y finalmente la más curiosa de todas, la Galactrofusa o Virgen que da de mamar a Jesús. La leche que derrama en la boca del bebé, no es leche normal sino que significa la sabiduría, para que todos los humanos puedan llegar al verdadero Conocimiento.

Ya hemos visto cuando fueron halladas, como fueron talladas, pero nos falta saber el por qué son negras. Esencialmente por dos motivos: a) porque en la sabiduría oriental el color negro es uno de los símbolos de la sapiencia, y que en los idiomas del Oriente, negro y sabio tienen la misma raíz lingüística, como ejemplo decir que en la India, la diosa Kali es negra, ya que el comienzo Kala significa negro; y no nos olvidemos del pueblo gitano que sabemos que proviene de Oriente y que veneran en Francia a otra Virgen, no canonizada, llamada Sara La Negra; y b) el negro es el color alegórico de la esposa de Dios, en el críptico Libro de Salomón El Cantar de los Cantares: «Negra soy, pero hermosa, hijas de Jerusalén…».

Interesante Historia de las Vírgenes Negras, que nos retrotrae a un mundo ya perdido, en el que el ser humano estaba más cercano a la naturaleza y que los Templarios en su afán de llegar a la Sinárquica, (que ejerce el poder real tras la apariencia de un gobierno de otro tipo), intentaron volver a ello, fusionando los cultos de la Diosa Madre ancestrales, con los cultos Solares Cristianos.

blog-rosariovalcarcel.blogspot.com


 

miércoles, 11 de agosto de 2021