martes, 21 de febrero de 2017

Entrevista a Rosario Valcárcel por Ángela Molina Calzadilla

Una poética al cuerpo masculino. 

 A partir de una poesía que da fe de la experiencia, con una carga sensual del placer, del gozo y del sufrimiento, de la fantasía y la conciencia, de lo efímero de la vida, la escritora esboza los cimientos de la poesía erótica femenina en Canarias.


La geografía del cuerpo masculino ha sido, hasta hace poco, potestad de los amantes de su mismo género. Y es tan extenso y fértil el paisaje que ofrece la sensualidad del hombre a los ojos de la mujer que lo desea, que lo goza, que lo sufre, o lo añora. Ese cuerpo de macho, los deseos que atiza, han sido prohibidos para las hembras que comparten su lecho, en el verbo, al menos. En ese aspecto, tienen tanto por decir las mujeres.



El nombre de Rosario Valcárcel es, en Canarias, sinónimo de poesía erótica femenina.  Tal vez no sea la única, pero es la pionera. Sin duda, no es tan solo una poeta erótica, pero es lo que la marca.  Es una mujer que reconoce: “Soy discípula de Afrodita”.  Y poco después afirma: “Pocos hombres sobrevivirán.”

Una mujer que proclama que vive “para el placer” y que apuesta, “si dios devuelve la inocencia a los arrepentidos” y se adentra en “la inutilidad de la vida.” A una mujer así, es preciso temer: una, que confiesa que “se entrega al diabólico tránsito” y que al amante le confiesa “tu recuerdo me da sed”. De una hembra que dice que “el deseo el el árbol más bello” y, asiente, “me gusta Castilla desolada”, es preciso huir.

En su poema
Al fin estrenamos las sábanas color carmesí, escribe:

Igual que a Diana te sorprendí en el baño,
Te reías, te mirabas, firme y erecto, la carne
Efímera nacía como tridente vencedor…

Cuánto ansío tu virilidad, juntar
Nuestros sentidos.

Como contrapartida, el poeta venezolano Víctor Valera Mora escribía:

Cómo camina una mujer que recién ha hecho el amor
En qué piensa una mujer que recién ha hecho el amor
Cómo ve el rostro de los demás
Y cómo los demás ven el rostro de ella
De qué color es la piel de una mujer que recién ha hecho el amor

Pero, ¿qué tienen que replicar las hembras? ¿Cómo camina un hombre a quien le han hecho el amor? ¿Cómo mueve los pies, dentro del lecho, un hombre que ha sido gozado? ¿Cómo gira la llave de la ducha? ¿Cómo respira un hombre que apenas hace poco ha sido trasegado? ¿Qué piensa un hombre que recién ha hecho el amor? ¿Le acaricia un pecho a la mujer amante? ¿Cierra los ojos y piensa en el orgasmo, en el trabajo, en los números de los negocios, en la amante de la alcoba clandestina, en la infinitud de las hembras?


El discurso erótico femenino, que en el caso de Rosario Valcárcel se llama Las Máscaras de Afrodita, (Ediciones IDEA, 2009, NACE, 2013), está escribiéndose ahora. Después de ser diosas, prostitutas sagradas, Astartès y Marías, de conquistar la ilusoria igualdad, de reconocerse otras, distintas, poderosas, las mujeres se esbozan, certeras, como amantes. Atreverse a caminar entre estos lodazales es empresa de locas, de aventureras, de poetas. Rosario Valcárcel es una de ellas.


1.- En su poema Después de la lluvia, el verso final afirma: “la eternidad sí está al alcance de los vivos”. ¿Cómo acceder a la eternidad? En su opinión, ¿es tarea del poeta, del artista? ¿Qué aportan los escritores a la sociedad actual?

Sabemos que nuestra vida y nuestro ser es mortal pero intentamos acceder a la eternidad verbalizando la experiencia del amor, la música, la belleza…quizás deseamos encontrar algo superior a lo simplemente humano. De todas formas creo que es tarea de todos, vivir“el regreso”, aliviar el sufrimiento humano de la Finitud.

Los escritores debemos aportar pensamiento, reflexión, deleite, y sobre todo coherencia y compromiso social. 

2.- ¿Qué conmueve a Rosario Valcárcel? La infancia, el erotismo, la inutilidad de la vida, parecen ser algunas de sus constantes poéticas. ¿Cómo es su proceso creativo, tanto en la poesía como en la narrativa? ¿En qué se diferencian?

La infancia me conmueve, creo que es un territorio del cual nunca debemos salir del todo.Por eso mi creación, casi siempre, parte de la evocación, de la memoria que tan necesaria es para ahuyentar el olvido. Me conmueve también ese cine sentimental de mi juventud en donde todo se imaginaba, se soñaba. Historias de amor tratadas con gran delicadeza. Abrazos seductores, besos que derrochan sex appeal. Un cine que emocionaba, que excitó mi adolescencia.

El proceso creativo surge si estás atento. A veces es una imagen de una película, una frase que escuchas. No sé, o simplemente estar en estado gamma (risas).

En la prosa el proceso es igual, lo que vez y escuchas, la vida misma, o simplemente un sueño. Creo que para ambas cosas se necesita, curiosidad, observación y leer, leer.

En definitiva, el proceso creativo se basa en trabajar, trabajar, borrar, escribir y volver a reescribir. Un día o una semana de trabajo y todo se puede reducir a unas frases o a una palabra en el caso de la poesía.

3.- Usted afirma que los artistas necesitan “contar sus secretos, sus emociones”. ¿Se inscribe dentro de la corriente de la poesía confesional?

Creo que todos necesitamos, en alguna medida, “confesarnos”, enfrentarnos a una visión del otro sobre ti, expresar las angustias que guarda la memoria. Eso nos humaniza.
 Mi poesía, más que confesional, yo la definiría como una poesía de la experiencia con una carga sensualdel placer, del gozo y del sufrimiento, de la fantasía y la conciencia, de lo efímero de la vida.

4.- La escritora venezolana Victoria De Stefano, en reciente entrevista, asevera: “Cuando escribo no sé qué sexo tengo. Se me olvida. Soy mujer, no estoy cada cinco minutos recordando que lo soy, incluso creo que en aquel momento la interioridad de un escritor está sin género o con los dos géneros.”¿Usted qué opina? ¿Existe una literatura femenina?

Quizás tenga razón Victoria De Stefano. El hecho de que la literatura se siga clasificando por sexos, es porque, históricamente, ha existido una literatura femenina con unas características propias, aunque ese pensamiento cada día se difumina más.

Ahora bien yo me pregunto ¿Hay una literatura masculina? Porque yo he escrito sobre el erotismo de hombres y mujeres, lo que cambia es la reflexión. La mirada.

5.- Usted afirma que un poema erótico "debe despertar los sentidos, contener  pasión y ternura y, sobre todo, belleza". ¿Qué lecturas o relatos eróticos marcaron su inicio? ¿Cuáles escritoras y poetas ha leído que cree hayan influido en su obra? ¿Cómo empezó a escribir poesía erótica?

Mi primer contacto con el erotismo fue, como muchos niños de mi época, a través del cine, de fotografías de los libros de Arte, de las cosas que contaban mis amigas…

 Ahora bien las lecturas que marcaron el inicio y el deseo de escribir sobre esos temas surgió a raíz de leer aquellos libros de color rosa que comenzaron a publicarse a finales de los setenta, a la muerte de Franco, ellos formaron parte de una colección erótica llamada “Sonrisa Vertical”. Yo me aficioné a ellos.

En mis comienzos literarios escribí narrativa sensual, lo de la poesía fue más tarde, de hecho tengo publicado una trilogía de relatos eróticos: “Del amor y las pasiones”, “El séptimo cielo” y “Sexo, corazón y vida”. Entre los autores que influyeron en mí: Henry Miller, Anaïs Nïn, entre otros.

6.- Usted ha dicho quepara escribir erotismo se necesita mentes sin prejuicios ni temores dispuestas a exponer explícita los deleites sexuales". ¿Por qué escribe una mujer literatura erótica? ¿En qué se diferencia de un hombre que lo hace? ¿Ha sido copado y definido el discurso erótico por los hombres? ¿Qué tiene que aportar la mujer en este sentido? ¿Acaso hay un vacío en cuanto a elaborar una poética del cuerpo masculino?

Sí, en el mundo actual en que todos somos producto de nuestra cultura. En España la mujer lo ha tenido muy difícil, ha pasado por siglos de tabúes religiosos y morales, por la oscura etapa del franquismo, aunque por fin junto con los hombres hemos conseguido un sexo sin culpabilidad. Un sexo como fuente de placer rica y estimulante, un sexo donde  el deseo sea infinito.

Afortunadamente la mujer de hoy se impone como ser que reivindica su sexualidad y no como objeto deseado.La mujer de hoy, visible, explora y descubre su cuerpo, realiza juegos eróticos, se encuentra libre de la culpa, del pecado por lo que en literatura aporta un registro erótico repleto intimidad y ternura de una forma sutil que no es tan diferente a la literatura erótica escrita por hombres.

Y con respecto a la poética del cuerpo masculino, estoy convencida que mientras haya deseo y sueño no habrá vacío para elaborar una poética del cuerpo masculino. 

7.- ¿A qué se refiere cuando afirma que el poemario Las máscaras de Afrodita colmó  "sus ansias de levedad”…?

Me refiero a que el poemario “Las máscaras de Afrodita” colmó un vacío comunicativo, me permitió escapar, subir a las nubes, a ese lugar sin peso que llamamos levedad.



8.- En su libro La prostituta sagrada, su autora Nancy Qualls-Corbett transita por la historia de la sexualidad y el rol de la mujer a partir de culturas antiguas. Allí analiza el papel divino que se otorgaba al cuerpo femenino y  sus poderes de creación y curación. También Hans Peter Duerr, citado por Mithu M. Sanyal en su libro Vulva: la revelación del sexo invisible, escribe: “Originalmente la diosa daba a entender mediante la apertura de sus piernas que estaba dispuesta a regenerar a aquel que entrase en ella”. Así mismo, Octavio Paz  habla de “una sociedad que ha tenido que domar el sexo”. Y usted, sostiene “Ahora, afortunadamente, se vive y se siente de otra manera, porque en la sociedad actual todo es erotismo, empleándose en la publicidad, política, medios de comunicación, el cine…"
Sí, afortunadamente hoy el sexo se siente y se vive, es aventura y misterio, pero también es juego, es empatizar, sentir y al  mismo tiempo es un acto de complicidad y eso lo saben bien los medios de comunicación, la política, y sobre todo la publicidad que lo usa como generador de dinero.
9.- ¿Concibe usted el sexo como una vía mística? ¿No cree que a fuerza de insistir en el discurso erótico desde múltiples medios (literatura, publicidad, espectáculo) éste se ha vaciado de sentido? ¿Cómo abordar actualmente al tema erótico amoroso? ¿A qué se refiere cuando habla de erotismo sano?
De ninguna manera el discurso erótico actual se ha vaciado de sentido, todo lo contario, Cada vez más, la literatura se apropia del amor y del erotismo, tal vez porque los escritores se han despojado de sus prejuicios y expresan sus sentimientos más profundos, fusionando amor y sexo. La propia poesía ya es erotismo.
10.- ¿A cuáles escritores y poetas canarios lee? ¿A qué atribuye el hecho de que la poesía haya sido, si lo es, el género literario que por excelencia se ha cultivado en el archipiélago? ¿Quiénes, en su opinión,  le han seguido los pasos en la poesía erótica en Canarias?
A muchos, asisto a presentaciones de libros de autores canarios, me llevo el libro y no solo los leo, algunas veces incluso los presento o hago una reseña sobre el mismo.

11.- ¿Qué libros prepara actualmente?
En fase de publicación un libro titulado “Cuentos gozosos”, compartido con el escritor Luis León Barreto.

Por favor, responda brevemente al siguiente cuestionario:

Un libro imprescindible: Muchos, pero destaco “Fortunata y Jacinta”, Benito Pérez Galdós
Un paisaje predilecto: La Playa de Las Canteras
Un libro que le gustaría haber escrito: Madame Bovary de  Flaubert
Una canción: Lola, de Los Brincos
Un lugar para morir: La isla de La Palma.
Un libro que no haya querido leer: No me suelen gustar los libros de Ciencia-Ficción
Una época en la que la hubiese gustado vivir: Creo que nací en una buena época a todos los niveles. En España se ha conseguido la liberación de la mujer, su presencia en la Sociedad. Y estamos en vías de la igualdad de derechos y las mismas posibilidades.
Una frase lapidaria, que haya dicho o escuchado: Vamos a construir un muro fronterizo entre EE UU y México.
Un aroma: El olor a mi casa de la infancia.
Un recuerdo de la infancia: Mi padre contando cuentos que él se inventaba.
Un ritual cotidiano: Leer todas las noches.
Un sueño: La paz en todos los rincones de este mundo.


A ras de versos (Inciso)

Poemas de Rosario Valcárcel, Las máscaras de Afrodita

YA SÈ DÒNDE ESTÀ MI PUNTO G:
En el bosque rojo donde me deseas.
Entre san Borondòn y el Edén,
En el fondo del mar, en la cima
Del Teide, en tu falo encendido,
En la puerta del Infierno.
Escondido en el nido de una urraca,
En los Jameos del Agua.
En tus ojos tristes, en tu voz cascada,
En tus manos dulces en tu piel morena.
En ese mágico lugar que compite con
La conciencia: en la mente.

Rosario  Valcárcel
Las máscaras de Afrodita


LA PURIFICACIÓN           
Grito para que la ablación sea solo un mal sueño

Cómo iba a imaginar que era la fiesta de mi Purificación
si era un ritual de regocijo, de danzas y cantos donde
                                   germinaba el pasado.
Tatuaron mi cuerpecito de amarga henna,
Invocaron al espíritu, batieron palmas.
                                   El aire me agarraba de la mano.
Celebraban la llegada de una media hechicera.
No podía entender el color de sus ojos centenarios
                                   o si era amiga o enemiga.
Cómo iba a imaginar que era la fiesta de mi Purificación
si inundaron el silencio de risas, tambores y timbales.
El  destino me  trajo chillidos de hiena,
olor a ataúdes.
Me abrió la entrepierna a la sombra de un dátil
y con una vieja hoja de afeitar cortó la raíz de mi deseo.
 Águilas y buitres revoloteaban
Enloquecidas al olor de la sangre, al  rumor que evoca
la muerte. 
Cerré los ojos eigual que un pájaro en una trampa,
                                   aleteé como una loca, grité, lloré.
Aguanta, aprieta los dientes o nunca encontrarás marido!
Castró mi sexo como a los burros del desierto,                  
colocó cerrojos a mis labios vivos.
Convirtió mi sonrisa inocente en una sonrisa macabra.
                                    Desgarró la carne de mi alma.
Cómo iba a imaginar que era la fiesta de mi ablación,
que a mis ocho años una de las peores cosas de mi vida
                                   había sucedido,

Del libro “Himno a la vida”


viernes, 17 de febrero de 2017

DOS POEMAS DE JOSÉ MANUEL BALBUENA CASTELLANO

MIRADOR

Mirador,
que sin ver oteas tanto,
fija sobre el mar la mirada
esperando que alguien venga
aunque aún no sabes quién.

Mirador,
eres un ser que se asoma
al fluir cotidiano de la vida,
que te recreas en nimiedades,
y también en amor y lisonjas,
y en muchas obras colosales,
que regalan honores y glorias.

Mirador,
que ya ni te acercas
al balcón de las miserias
alejando la vista angustiado,
porque no cuentas con medios
para un remedio adecuado.

Mirador,
donde unos ingenuos miran,
venidos de una tierra lejana,
en la que existe abundancia,
pero muestran gran tristeza
porque el sol pereza siente
       y ya  sus cuerpos no calienta…

Mirador,
alelado estás ante la noche
cubierta de luces y neones,
que iluminarán tus sueños
y tus pretéritos recuerdos...

ENTRE EGOISTAS, PITOS Y FLAIUTAS

Aunque esta ciudad me atrape
y me obligue a ser un residente,
aunque ella intenta fascinarme
con sus bellos cantos de sirena,
me atrae mucho más el campo
donde se disfruta del aire puro
y la vida es quizás más tranquila…

***

De la naturaleza yo me enamoré,
desde aquel dia que abrí los ojos
y mi destino a labrar se empezó,
que aunque digan que soy egoísta
compartir con otros yo no quiero,
que del mundanal ruido me aleja,
con su retahílas de fastos y boato,
que crean la soberbia y el orgullo.





Como profesor impartió clases en La Solana de Telde, Jinámar, Huelva, El Paso (La Palma), Tamaraceite y Las Palmas de Gran Canaria, donde ejerció en primaria y secundaria en el Colegio Canarias, así como en los colegios Castilla, Baleares, Adán del Castillo, Valencia y Navarra. En 1972 se integró en Editorial Prensa Canaria, primero en la redacción de La Provincia, donde trabajó durante 30 años, y dos más en el desaparecido Diario de Las Palmas. Antes de 1970 fue corresponsal de La Provincia en la isla de La Palma. A lo largo de su experiencia periodística pasó por diversas secciones de La Provincia: sociedad, cultura, medioambiente, educación, economía, etc. y se especializó en temas turísticos de los que hizo información general, reportajes, series de entrevistas, etc. Creó, en colaboración con el periodista Paco Díaz, las primeras páginas dedicadas al Turismo en Gran Canaria y en Canarias. Así mismo realizó reportajes sobre otras islas del Archipiélago, y también de viajes efectuados a Estados Unidos, diversos países de Europa (Alemania, el Benelux, Escandinavia, Finlandia, Islandia, Italia, Austria, Suiza, Inglaterra, la antigua Checoslovaquia, Francia, Portugal, así como Marruecos, Senegal, Gambia, etc. es autor de numerosos artículos periodísticos de opinión sobre asuntos diversos, especialmente a través de su columna El Periscopio, que escribía en La Provincia y después en Diario de Las Palmas, emisoras de radio y revistas especializadas.

facebook/rosariovalcarcel

miércoles, 15 de febrero de 2017

LA ÚLTIMA TARDE, Luis Rivero Afonso

Dedicado a Rosario Valcárcel

Imperioso, se llamaba. 560 kilos, negro azabache y bien dotado en pitones. Se sabía fuerte, buen mozo y con un porte extraordinario. Había sido criado en los campos cordobeses, cerca de la sierra. Buena comida, buenos cuidados, hembras: las que quiso; y gozando de la libertad que se siente corriendo y trotando por campos verdes entre olivos y encinas.

La tarde no barruntaba nada bueno. Desde una hora antes de salir al ruedo, ya sentía cierta inquietud nerviosa. Sin saber bien lo que pasaba, le invadía una suerte de premonición de lo que estaba por venir. Cuando abrieron las puertas del chiquero y se lanzó al ruedo, tras los primeros pases con el capote de lidia, intentó serenar sus nervios embistiendo contra las tablas del burladero. Mostrando toda su fiereza y entrega.


La lidia era vibrante y vistosa. Imperioso desprendía bravura, buenas maneras y señorío. Percibía el entusiasmo del público por su actuación y le hacía sentir orgulloso, lo que le dama más fuerza y coraje todavía. Le provocaba algo parecido entre el respeto y la admiración, ver a aquel joven de esbelta figura que desafiante se postraba delante suya, y que no corría como los demás. Vestido de colores luminosos que le encandilaban al sol. Imperioso miraba de vez en cuando de reojo para ver si todavía conservaba la cinta de colores que le habían clavado en el morrillo, antes de salir al ruedo. Como un niño haciendo gala de zapatos nuevos, se diría que presumía con la enseña de su ganadería colgada para la ocasión. Y cuando veía los flecos dorados del traje de luces del torero, él parecía hacer ademán orgulloso de mostrar también su envés adornado con la divisa.

No había tomado del todo conciencia que de verdad estaba en el coso, hasta que le clavaron el primer par del tercio de banderillas. Empapado en sudor, sentía el sabor de la sangre, cálida y agridulce, que se entremezclaba con aquel babeo que no podía contener cuando se excitaba demasiado. Era una sensación extraña, sentir su propia sangre surgir a borbotones en contacto con su piel húmeda y sudorosa.

Serían las cinco de la tarde cuando –a la señal del alguacil– sonó la cornetilla desde el palco anunciando el último tercio de la lidia. El diestro cambió de muleta y empuñó el acero. Se dispuso a llevar al toro a su terreno, cerca de las tablas, para así rematar la faena. El torero, muleta y estoque en mano, se colocó delante suya. El espada estaba ante él, firme y desafiante. Justo en medio de sus pitones, a escaso metro y algo de distancia. Lo tenía en el punto de mira, pero aquel hombre también le miraba fijamente a los ojos. Fue entonces cuando vio aquella vara de acero puntiagudo y resplandeciente. No sentía miedo, pero sí desconcierto. El gentío ya no vitoreaba ni gritaba, sólo se oía un murmullo de fondo desde el tendido. El joven diestro extendió la espada que portaba en la derecha y le señaló por encima de su cabeza, mientras con la izquierda, blandía suavemente la muleta. La lidia le había dejado exhausto. Seguía sudando y ya casi no sentía la sangre que manaba de las heridas en caliente todavía. Aquel hombre le seguía mirando fijamente. Y ahora balanceaba su cuerpo, apoyado sobre un pie y sobre la punta del otro, con la rodilla ligeramente doblada. El murmullo de fondo se fue apagando poco a poco y casi se hizo el silencio en toda la plaza. No se atrevía a ni a parpadear. Nadie se lo había explicado antes, pero presentía que el final estaba cerca. No le quitaba ojo de encima al torero ni por un segundo. Guardaba la distancia y esperaba jadeante. Se sentía cansado y su respiración era entrecortada. Entonces, alguien desde el burladero, a sus espaldas, gritó: ¡Entrando a matar, maestro!

El diestro, blandiendo la muleta y reclinando el cuerpo hacia delante, se le echó encima. Él acometió con decisión y sin pensarlo en un arranque brusco sobre el bulto. Humillando la cabeza, largó una cornada al aire tratando de llevarse por delante a su agresor. El matador, aguantando la envestida con la muleta sobre su cara, se apartó ágil al tiempo que le asestaba la estocada con certera puntería. Imperioso sintió como un chasquido y un dolor punzante en la espalda que le recorrió la espina dorsal hasta la médula. Toda la plaza estalló en una gran ovación. Sintió mareo y ganas de vomitar. Le venían arcadas de sangre. Se tambaleó. Trató de guardar el tipo con gallardía. Así le habían enseñado. No se acongojó. Hipnotizado por los vuelos de la muleta, y ya casi sometido a la voluntad del torero, intentó perseguir a algunos de los mozos de la cuadrilla que invadieron el ruedo. Pero las fuerzas ya no le acompañaban.

Por fracciones de segundo, le vinieron como relámpagos a su pensamiento los momentos felices pasados en la dehesa, desde su crianza hasta la edad adulta. Después, le asaltaron muchos de los rumores y leyendas que había escuchado desde entonces. Tenía que morir con dignidad, no podía lamentarse. Fue entrenado como un gladiador, para matar o morir, y estas dos tareas las había de desempeñar con idéntica entereza. Miraba al torero como el condenado que mira a su verdugo, con el controvertido sentimiento de culparle y exculparle al mismo tiempo. Culparle, por ser ejecutor de su muerte. Exculparle, por haber hecho bien su trabajo.

Un sudor frío recorrió todo su cuerpo. Se le nubló la vista y presintió como un resplandor en su cerebro. No entendía bien porque la gente no dejaba de aplaudir. Los mozos le azuzaban con los capotes de lidia. El torero, en un gesto de piedad que le ennoblecía, les reprendió y gritó que se alejaran. Le flaquearon las piernas y sintió necesidad de echarse al suelo. Primero, reclinó las patas delanteras y después, se dejó caer en peso sobre las traseras. Ahora sí que sentía unas ganas incontenibles de vomitar. La saliva caía sobre la arena entremezclada con la sangre que emanaba de la herida donde le habían asestado la estocada. Pensó entonces que su epitafio sería unos renglones en una crónica taurina de un periódico provincial. Lo podía imaginar: “El bravo Imperioso, el tercero de la tarde, un toro fiero, de acometida resuelta y constante. Desplegó fuerza y bravura; y murió como un bizarro de certera estocada del diestro, que se lució a su costa”. Sintió por un momento unos latidos de emoción. Y se acordó también de aquello que tantas veces había escuchado de un veterano indultado:

“Cuán efímera es la gloria en el ruedo”. Reclinó su cabeza sobre la arena para descansar y abandonarse a la muerte, cuando le vino a la memoria lo que una vez había oído en el corral: “A los toros bravos les cortaban los testículos cuando morían”. Convertirse en una suerte de tótem de aquel torero, ciertamente no le parecía infame. Pero en un último gesto de estima y pundonor, propio de un valiente, trató de proteger sus genitales cerrando las piernas; mientras el último hálito se escapaba perdiendo su mirada en el infinito, con los ojos entre abiertos.

 Cuento de mi libro "La campana de cristal"

sábado, 11 de febrero de 2017

NO ESTAMOS A SALVO EN LA TIERRA, TERREMOTOS

La primera vez que tomé conciencia de un terremoto fue el de Agadir, un pueblo costero a trescientos kilómetros de Marrakech. Ocurrió en el año 1960 del siglo pasado. Hubo más de diez mil muertos y desde lugares lejanos enviaron ayudas sanitarias, alimentos… Realizaron tareas de desescombro, enterraron muertos, buscaron partículas de vida.



Me impresionó aquel escenario de desolación, olor a muerte y destrucción. Millares de seres sepultados bajo piedras y piedras, tragados por las ruinas, entre el rumor infernal de buitres y operarios, que sorprendidos al encontrar a una niña después de ocho días, gritaban:

 -¡Está viva, está viva! 

Lo recuerdo como una vieja película en blanco y negro, aunque por desgracia después del terremoto de Agadir, han seguido más de un centenar de extrema dureza: el de Valdivia y Chile el mismo año, una década después Perú sufre una sacudida, se lleva sesenta mil almas. Managua, Guatemala, Pekín, El Salvador, India, Japón, Turquía. En el siglo XXI, de nuevo Irán, Pakistán, China Haití, Chile…Y ahora, sometidos al capricho de los dioses, la Tierra se ensaña en las zonas montañosas de Italia con cuatro terremotos y un alud de nieve sepulta un hotel con seres humanos.


No puedo entenderlo, siempre he pensado que el planeta Tierra es el lugar más seguro, que el peligro está en el cielo que, hostil nos envía huracanes, tifones, rayos, truenos, tornados… Quizás estoy influenciada por el Antiguo Testamento cuando por culpa de nuestros pecados, de la maldad humana, nos penaban reduciéndonos a la nada con granizos, plagas de langostas, fuegos...

Estaba equivocada en la Tierra tampoco estamos a salvo, porque ella igual que en una guerra psicológica librada por la naturaleza, usa su poder destructivo al modo de la película “El fin de los tiempos” (2008), basada en la crisis ambiental y escrita y dirigida por M. Night Shyamalan en la que árboles y plantas dejan de actuar como “pulmones” y comienzan a “envenenar” a la sociedad, a amenazar las actividades humanas, el equilibrio natural de la Tierra.

Y a pesar de todo algunos científicos y políticos siguen sin creer en el cambio climático, hasta el poderoso Donald Trump, ha dicho que el calentamiento global es un cuento chino. Menos mal que 195 países si llegaron a un acuerdo en la Cumbre de París para reivindicar un compromiso y enmendar el calentamiento global, ese impacto que comenzó hace casi doscientos años con la revolución industrial. 

Un cambio climático que ha puesto en vilo las costas, los mares con la contaminación del petróleo, los bosques, las montañas, los campos con fertilizantes y pesticidas, el agua potable, el Ártico que se derrite... En resumidas cuentas, el planeta se desmorona, por lo que necesitamos la complicidad de todos nosotros, de las organizaciones que protegen el medio ambiente, de las nuevas generaciones, que conscientes, han convertido la ecología en una religión por la naturaleza, han conseguido infundirnos la esperanza de poder vivir a salvo en la Tierra. ¡Ojalá lo consigan!   

Imágenes tomadas de las redes Internet: Terremoto de Agadir en el siglo pasado, y el reciente de Italia

miércoles, 8 de febrero de 2017

UN POEMA DE MARIA CASTRO, ESPAÑOL-INGLES






María Castro Domínguez, poeta de padres canarios, nació en Londres aunque desde hace varios años vive en las Palmas de Gran Canaria. Sus poesías han aparecido en numerosas antologías y revistas literarias internacionales.  Algunas  son The Argotist, London Grip Message in a Bottle, StepAway (Reino Unido), Bareknuckle Poet (Australia), Apogee, Blaze Vox (USA). Dos de sus poemas están en el archivo de la bibloteca national de Australia. También ha publicado cuentos cortos en Out of the Gutter,Friday Flash Fiction y Flash Ficton Magazine (USA). Es autora de dos libros de poemas, “A cuatro manos” escrito en español con Jacobo Valcárcel y “A face in the crowd”,-Una mirada entre la multitud- una colección de poemas en inglés, su lengua nativa, con la que acaba de ganar el prestigioso premio de poesía Erbacce 2016.

Fotos tomadas el día de la presetación del librto "Una mirada en tre la multitud" en la librería Canaima. Partipantes del acto:
Esther Muñóz and Marta Fernández moving art with verses from A face in the crowd photography Gustavo Martin

sábado, 4 de febrero de 2017

Una canción titulada Traicionera, Sebastian Yatra




Sebastian Yatra, Nació en la ciudad de Medellín, Colombia pero luego se mudó con su familia en la ciudad de Cartagena a los 5 años se radicó en la ciudad de Miami en Estados Unidos, donde realizó sus estudios académicos, y realizó también estudios artísticos, a los 12 años tuvo el acercamiento definitivo a la música, y empezó a cantar y escribir sus primeras canciones, años más adelante tomó clases de piano y guitarra, y perfeccionó su técnica vocal. Durante su adolescencia tomo una difícil decisión, frente a la profesión que quería ejercer, que tenía entre sus opciones el fútbol y la música, por lo que al final decidió dedicar su vida al arte, y ser futbolista de hobby.

A menudo ha recibido comparaciones con su ahora nuevo rival Camilo Echeverri , ya que ambos son las sensaciones de la música juvenil en Colombia, conocidos como los principales exponentes del Teen Pop  del país.Según el artista sus principales influencias musicales son la agrupación mexicana Reik, y el cantante argentino Noel Schajris.  Además ha declarado su admiración por Juanes y Shakira . 
Y según el propio artista, se ha influenciado en los sonidos del Rock  Anglo.  Sin haber lanzado su álbum debut, el cantante ha conseguido éxito no solo en Colombia que es su país natal, sino también en Venezuela y Ecuador, y al parecer en el país de su radicación Estados Unidos  ha conseguido un buen reconocimiento con su primer sencillo.


Foto e información tomadas de las redes sociales. 

martes, 31 de enero de 2017

TIEMPOS APÓCRIFOS, HELIO AYALA DÍAZ

Lo primero que me llama la atención del libro de Helio Ayala es el título. Un título que significa oculto y hasta me atrevo a decir espiritual, aunque el autor le da el sentido de tiempos extraños, de cambios y de pérdidas.


A mí me  ha recordado a esos sueños solitarios, que guardamos celosamente en aquel diario, escrito de adolescente y que cerramos con doble llave.  

Y quizás eso es lo que ha hecho nuestro poeta, asaltar las mazmorras de sus escritos, abrir las puertas cerradas una tras otra y otra para sacar a la luz ese proyecto de libro de poemas que durante mucho tiempo vertió en unos folios. Un libro con una estructura diferente, ya que comienza por las conclusiones como dice el prologuista Juan Francisco González- Díaz, "lo empieza por un supuesto final que denomina":  

Epílogos de la revelación:

En las que deja entrar la poesía, salir sus emociones, simbolizar la experiencia autobiográfica, la experiencia de una inquietud, de algún conflicto que traduce en metáforas, en evocación. En una evocación que disipa de una forma serena, sin animosidad ni enfrentamientos, sin poner el mundo en pie, como sería en la poesía social. Y escuchamos la voz del poeta:

Pérdidas, ganancias/ A los tours operadores del provecho ajeno. / A los que hacen su agosto todo el año. / A los que siguen inflando sus alforjas / con el pan de otros. / A los ignorantes y a los arquitectos. / A los ladrones de sueños. / A los guardianes de lo suyo. / A los miserables con chaqueta / que nos saltan al cuello. / Todo lo dejarán aquí. / Desnudos se irán. /

En la segunda parte: “Libro de las lamentaciones”:

Nos presenta poemas con un punto común, con una nostalgia tan conocida que no podemos evitar sentirnos parte de ella, parte de esas imágenes suyas, cercanas, casi espontáneas tanto que parece que su corazón abraza por sorpresa lo habitual, la añoranza de la Infancia, de esa infancia amplia que nos pertenece a todos.

Se despelleja la infancia, / a mordiscos. / Olas que salan los días /baten la mortaja / de los sueños. / La playa,  / no está / ni el rebumbio. / Nos deja septiembre / sin aromas, / sin mareas, / sin membrillos. /

Por último nos llega: Prólogo de las intuiciones

Y vemos cómo su escritura se sitúa en escenarios oníricos, cómo invoca las deidades del sueño, la muerte, lo oscuro pero también la luz. Y lo hace con un aura envuelta en sentimientos y en tiempo:

Alójame/ Alójame en los sueños que no tengo / Despídeme de los que apenas saludé. / Tal vez llegue la muerte sonriéndonos. / Mientras tanto / déjame al cobijo / de las tardes que nos dimos /

Helio Ayala Díaz nace en Las Palmas de Gran Canaria, es licenciado en Teología y profesor de Enseñanza Secundaria. Publica en el 2013 “Brevedades” (NACE), libro de relatos y microrrelatos, “Arena entre los pies” 2015 en Cuadernos La Gueldera. Centro Canario de Estudios Caribeños –El Atlántico- Participa en libros colectivos y en el Taller Literario “Espejo de Paciencia”.

Publica “Poemas apócrifos” en septiembre del 2016 y lo hace con su particular estado de ánimo, con naturalidad, utilizando los versos para transmitirnos el amor por el mundo, el reflejo de una conciencia de la vida diaria, la poesía de lo cotidiano. De esa poesía que nos dice el poeta Manuel Díaz Martínez: “Celebro que los artistas no vuelvan la espalda a la cotidianidad de la vida, que es donde está lo que somos, donde quizás descubrimos lo que quisiéramos ser y donde nos encuentra lo que nos trasciende.”

Una poesía que Helio Ayala envuelve en un aurea de desencanto y escepticismo, en poemas tristes o filosóficos que nos rodean y nos afectan, que nos duelen, en poemas que se me antoja que quizás intenta detener alguna emoción que quiere recordar o quiere olvidar.  

domingo, 29 de enero de 2017

TRUMP "MALEDETTO"

Por: Eduardo Sanguinetti, Filósofo
Donald Trump, “el aceitoso”, ha derrotado en elecciones a Hillary Clinton, CNN, NBC, Hollywood… ¿Qué ha ocurrido?, un hombre en pugna contra el establishment, contra la globalización y los medios corporativos de prensa que no cesan de publicar notas pueriles acerca de este “presidente maledetto”.
Hasta el conocido de Mujica, el multimillonario, especulador financiero, fumigador, cannabis for export, de origen húngaro George Soros (en húngaro: Soros György y nacido como Schwartz Gyôorgy), partidario de Hillary Clinton, la “curiosa”, parece ha hecho trato con 56 de las empresas de la Marcha de las Mujeres, realizada al día siguiente de la ceremonia presidencial, cuando Donald Trump fue ungido como 45º presidente de Estados Unidos de Norte América.
Multitudinaria manifestación, sin dudas, pero en absoluto espontánea. La sponsoreada Marcha de las Mujeres contra el nuevo presidente ha sido una movilización feminista, que clamaba por los derechos de las minorías y los débiles, excepción hecha de los más indefensos e inocentes: los niños en el vientre materno. Significativamente, las organizadoras no permitieron a las pro-vida participar de la Marcha. Se puede protestar contra Trump, y se puede ser feminista, pero con la condición de que no se defienda la vida del nasciturus.
Desde nuestra Latinoamérica mestiza no dejaron de oírse los lamentos y pedido de “socorro”, de presidentes, expresidentes, funcionarios, intelectuales de la más rancia izquierda neoliberal, modelos de pasarela, actrices “todo terreno”, actorcitos, en fin, toda la fauna parásita que conforma la élite vernácula de “celebrities” latinoamericana, tan alejada de los reales y concretos problemas que aquejan a los pueblos del continente, colonizado y siguiendo tendencias ajenas a nuestras tradiciones y culturas.
Nadie que conoce a Estados Unidos, ignora que Trump llevaría a cabo todas las promesas de campaña, como la atroz construcción del muro que separará a su país de Latinoamérica, sumado a un giro brutal en los acuerdos comerciales y nuevos pactos con naciones del planeta.
Latinoamericanos, ha llegado nuestra hora, dejar de hablar de Trump y enfrentar este tiempo, donde no somos bienvenidos en EEUU, nosotros, ni nuestro idioma, ni nuestras tradiciones, ya de por si degradadas hace tiempo. ¿No deseábamos dejar de ser colonizados? Bien, el primer paso debería ser poner en funcionamiento los disfuncionales Organismos en estado de letargo, compuestos por naciones de nuestra región, con miras de conformar los Estados Unidos de Sur América, la tan proclamada “Patria Grande”.
América Latina no es ni fue jamás una nación constituida basada en la unión de las naciones que la conforman, fundamentados en fines y principios socialistas.
Hago la salvedad de que el único que lo ha manifestado y legitimado en acto, hasta su muerte, fue el glorioso Ernesto Che Guevara, referente ineludible del hombre que con valor, capacidad y coraje, supo ser muy claro en la exposición de sus ideas socialistas.
Sin dar lugar a dudas, afirmo que ningún movimiento o partido político que aspire a representar a su pueblo puede negarse a esta afirmación que hago desde la convicción y el hartazgo de tanto simulacro puesto en acto en nuestra historia, que está siendo eliminada día a día, por gobiernos simuladores y mentirosos y sobre todo hoy, ante la irrupción de una revolución que se ha instalado en el mundo, ¿o no se está produciendo con Trump y sus medidas concretas y reales un giro de 180º en la relación de naciones?
La fragmentación y balcanización de América Latina es la esencial y puntual razón, un prerrequisito, para que el imperialismo siga existiendo en estas tierras, devastando nuestras tradiciones, nuestras culturas en franca desaparición e imponiendo su política de vasallaje y esclavitud, implementada por las multinacionales de tendencia neoliberal, que pareciera tienen sitio de honor en nuestros territorios y nuestras comunidades.
En consecuencia, quien se niega a considerar el problema de la división y fragmentación de nuestra América Latina, en naciones divorciadas y a veces enfrentadas, engaña a su pueblo, muchas veces ya cansado de tanta farsa y temeroso de los poderes.
Los mandatarios de las naciones que componen esta América Latina tan castigada y bastardeada, deben llevar a cabo, hoy más que nunca, el prodigio de conformar una sola nación, por cuya constitución debemos luchar con una dialéctica clara y sin dobleces, pues quien no lo haga desde su puesto de mandatario, estará colaborando para perpetuar la presencia de la peste neoliberal… hoy representada por un presidente de neto perfil fascistoide, en su discurso, y sus actos de gobierno inmediatos va cristalizándolo, sin pausa ni espera.
Un drama puede estar gestándose. El conflicto de la diferencia que ya instalado, hoy se potencia, en generaciones que se acusan mutuamente, se está dando a nivel planetario, no podemos dejar de tomar posición conciliadora pues la atrozmente afamada “Grieta” es una realidad atroz, que ataca todos los principios de relación.
El poder omnívoro y genocida produce la fisura, el desmembramiento, la ruptura, devenidos en confrontaciones, con “amargas victorias”, donde sigue habiendo esclavos, derrotados y muertos. La principal causa de mortandad en el mundo sigue siendo el hambre, cobra más vidas que el sida, la tuberculosis y la malaria juntas. ¿Algo ha modificado su rumbo?, ¿la humanidad ha podido salir de su estado presocial? Las tendencias filosóficas, los pensamientos de geniales hombres que han vivido en este mundo, son sólo vagos recuerdos de un pasado que pareciera nunca ha tenido lugar.
La prensa es deshonesta, según Trump. No me resulta novedoso, basta leer cualquier pasquín para darse cuenta de qué manera se manipula con la verdad de los hechos, de qué manera se construye una reputación, como también se la destruye, lanzando una noticia falsa… me refiero desde un romance inventado de modelo en leve ascenso con empresario ricachón, intentando cotizar en mundillo farandulezco de Nirvana siliconado, hasta un affaire político que jamás tuvo lugar, o a un presidente que le suman dones inexistentes, siempre viene bien inventar la figura de un héroe y si es construido en las usinas de la inteligencia mucho mejor, tienen un funcional por siempre. Este juego de espejos lacanianos, donde ya nadie sabe quién mira a quién, ha dado espacio a un futuro demasiado difuso y apocalíptico de manera muy concreta.
Los “grandes principios” que han tenidos su sitial de honor en el pasado, se han vuelto moneda falaz y maleable en un mundo donde los valores humanísticos se derrumban sin alternativa posible.

jueves, 26 de enero de 2017

Músico maliense, Toumani Diabaté en Cantelowes live at El Real Alcazar Récital Vídeo


https://www.youtube.com/watch?v=hnTDuahaXwg


Toumani Diabaté es un músico maliense  nacido el 10 de agosto de 1965  intérprete de kora cuya música ha logrado reconocimiento internacional. Como instrumentista es muy versátil, y no sólo ejecuta piezas de música tradicional maliense, sino que ha participado en proyectos interculturales con músicos de flamenco, blues, jazz   y otros estilos internacionales.

Procede de una antigua familia de instrumentistas de kora. Su padre,  Sidiki Diabeté,  grabó el primer disco de kora de la historia en 1970.

Ha colaborado en proyectos con el grupo español de nuevo flamenco Ketama  (Songhai I y Songhai II), con el bluesman Taj Mahal, la artista islandesa Björk , con el trombonista  de jazz Roswell Rudd  y con el guitarrista maliense Ali Farka Touré.
También pueden escucharlo con Ballake Sissoko:  


Ballaké Sissoko 1999 Récital  de kora YouTube

https://www.youtube.com/watch?v=rY-bZTWfNaw


Información y foto, Internet, youtube

lunes, 23 de enero de 2017

EDAD DE REBELDÍA, FRANCISCO MORALES DOMÍNGUEZ



Bueno Javier, ahora a recuperarte. Tienes una competencia dura y simplemente tienes que prepararte- dijo Begoña.

-Tienes razón. Me subes la moral. Deberías estudiar Filosofía –le dijo Begoña.

Eso será Roberto. Luego les comerá el coco a los chiquillos en el instituto, pero ellos se divertirán viendo jugar a Javier y soñarán con meter los mismos goles que él -auguró ella.

-Dicen que quien piensa en la prosperidad la vive –comentó Roberto.

-¿Y el que piensa en el amor también lo vive? Preguntó Marta.

“Edad de Rebeldía” es una historia escrita en primera persona, en la que página a página, diálogo a diálogo nos va descubriendo la personalidad de cada uno de los protagonistas. Una novela dinámica que nos permite engancharnos con los personajes, con el universo de unos jóvenes en esa “Edad de rebeldía”.

Transcurre el relato en la isla de Tenerife, en Santa Cruz, y recrea la visión de una generación, de un tiempo de proceso científico y tecnológico en los años noventa. Presenta también los conflictos generacionales, la Universidad, las aventuras adolescentes marcadas por las presiones familiares y los amigos.

Francisco Morales Domínguez (Santa Cruz de Tenerife, 1971) es novelista y guionista cinematográfico además de poeta. Deja sus estudios de empresariales en la Universidad de La Laguna para dedicarse principalmente al cine. Ha realizado media docena de cortometrajes. Escribe relatos, cuentos y poemas, más información en su blog: Francisco-morales -dominguez.blogspot

Y en la “Edad de rebeldía” se ha dejado arrastrar por los recuerdos, por la fascinación que quizás siente por esos años de su juventud y de sus comienzos…

El pasado 4 de noviembre, “Escritura entre las nubes” publica una novela juvenil que se presentó en la Casa Articulada de Santa Cruz de Tenerife, “Edad de rebeldía” que lleva en su portada una preciosa ilustración de Jean-Pierre Mongard Estragués. Y debo añadir que el 5% del importe de las ventas será donado a la ONG Cruz Roja Española en su sede de Tenerife. Y nos dice la reseña del libro:

Los personajes de esta novela son Roberto, Marta y Begoña acaban de comenzar COU en un instituto del barrio Cruz del Señor, mientras otros compañeros comienzan a coquetear con las drogas, Roberto sueña con estudiar Filosofía u otra carrera humanística que le permita formarse como persona en la universidad. Sin embargo, como ocurre algunas veces, su padre se empeña en que se licencie en Empresariales o Económicas. Esto provoca la huida de Roberto de su casa, quien tiene que afrontar las responsabilidades de la vida y para ello busca trabajo y continúa los estudios gracias a Marta. Muy pronto entra también en sus vidas Javier, un joven futbolista y oficial de panadero.

Felicito a Francisco Morales Domínguez por su última obra “Edad de rebeldía” que no es una imitación de la vida real, sino la reproducción de la vida de unos adolescentes que han sabido conectar unos con otros. Voces que siempre son fieles a sí misma.


Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com