martes, 18 de julio de 2017

Un poema y un cuento, Mario Benedetti


Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.


El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehízo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado.

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.
Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas. Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: “Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable”.

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.     Mario Benedetti (Uruguay, 1920-2009)


Entresacada de Narrativa Breve. 

jueves, 13 de julio de 2017

FRIDA KHALO,  CIENTO DIEZ AÑOS DE SU NACIMIENTO , vídeo





https://www.youtube.com/watch?v=i7iq6WF5s0U

Ya sea que estuviera en París, New York o Coyoacán, Frida siempre vistió con el elaborado traje típico tehuano de las indias doncellas. Así como la realidad de su país la fueron modelando y definiendo, igualmente lo hizo su esposo, el muy conocido muralista, Diego Rivera. Si México era para Frida su verdadero progenitor, Rivera, 20 años mayor que ella representaba su "hijo grande"; ella solía llamarlo su pequeño bebe.

Frida conoció a Rivera cuando todavía era una estudiante en el colegio. Un tiempo después, 1929, se convirtió en la tercera esposa de Rivera, un hombre que, abiertamente fue diagnosticado por su médico incapaz para la monogamia. No falta el mencionar que, esta relación fue una unión poco convencional, problemática, sin embargo, apasionada que sobrevivió numerosas infidelidades por ambas partes, separaciones e incluso, un divorcio en 1939 y la consecuente reconciliación, celebrando un segundo matrimonio en 1940. El amor de esta pareja se sometió a duras pruebas pero, como se demuestra en las raíces de la pintura "El abrazo de amor", el amor de Frida por Diego fue tenaz. No obstante, el matrimonio no protegió a Frida de los sufrimientos y padecimientos que caracterizaron su juventud, cuando un horrible accidente en autobús dejó su cuerpo fracturado y debilitado por prácticamente el resto de su adultez. La incorregible actitud mujeriega de Diego, al colmo de relacionarse con la propia hermana menor de Frida, Cristina, sólo contribuían a aumentar su dolor. "Yo sufrí dos accidentes graves en mi vida", dijo una vez Frida, "uno en el que un autobús me tumbó al suelo… el otro accidente es Diego".

Fue un matrimonio que permaneció sin hijos y esto fue la fuente de muchas de las angustias de Frida, tanto como las infidelidades de Diego. Para Frida Diego era todo: "mi niño, mi amor, mi universo".

Como artistas, la pareja era muy productiva. Cada uno consideraba al otro como el mejor pintor y pintora de México. Frida se refería a Diego como el "arquitecto de la vida". Cada uno asumía con un profundo orgullo la creación del otro, a pesar de haber sido drásticamente diferentes en estilo y forma. 

El trabajo de Frida, algunas veces fantástico otras sangriento, ha sido definido como surrealista, al respecto una vez ella comentó que nunca había pensado en que ella era una surrealista "hasta que Andre Bretón vino a México y me lo dijo". ("El trabajo de Frida Kahlo es la mecha de una bomba" escribió de admiración Bretón). Sin embargo, Frida evadía todo tipo de etiquetas, Diego por su parte, la definía como realista. Su principal biógrafa, Hayden Herrera, parece coincidir con él cuando escribe que, incluso en sus más complejas y enigmáticas pinturas, "Lo que el agua me dio" por ejemplo, "Frida está "con los pies muy sobre la tierra" al representar imágenes reales de la forma más literal y directa". Como es el caso del arte típico mexicano, las pinturas de Frida "hechos y fantasías se entremezclan como si fueran inseparables e igualmente reales", agrega Herrera.

"No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero, lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser", Frida escribió una vez. Como mis temas han sido siempre mis sensaciones, mis estados de ánimo y las reacciones profundas que la vida ha producido en mí, yo lo he llevado objetivamente y plasmado en las figuras que hago de mi misma, que es lo más sincero y real que he podido hacer para expresar lo que yo he sentido dentro y fuera de mí misma".


Información entresacada de la vida y la época de Frida Khalo (Redes sociales) 

domingo, 9 de julio de 2017

AMOR KM. O.

El pasado mes de febrero, en la Bóveda del Albergue de Zaragoza, la literatura, la música y el arte se unieron en la celebración de un nuevo libro. Una Antología de relatos y poemas pertenecientes a la Colección Cupido. Un desafío más. Un libro titulado AMOR KM 0.

Por fin el secreto mejor guardado de esta nueva colección se desveló e hizo presencia el rigor por un lado y la brisa fresca por otra. Relatos relacionados con la ternura y el estremecimiento,  con esas miradas torpes y de reojo que nos hacen sentir mariposas en el estómago. Con abrazos eternos que parecen suspiros y con caminos pequeños que tratan de explicarnos lo inexplicable, de racionalizar lo irracional.


AMOR KM 0 es un libro de relatos y poemas en el que se respira amor y desamor, sensualidad. Retazos amorosos, mensajes de amor onlineEscenas eróticas que pasan y se repiten formando mil sombras de libidinosos duendes… Personajes que echan en falta su tacto, su aliento, su calor… que se quedan con lo congoja  de si volverán a verseO se queda desnuda en la cama, como un día sin horas

Personajes que transitan el resurgimiento de los cuerpos, que rozan la desnudez, el torbellino de las mentalidades y nos trasladan a historias de minucias familiares, sobresaltos, corrientes profundas…

Instantes que son fuego, piel abierta a la vida…  Miradas de ternura suma para alcanzar la belleza de la imperfecciónSueños que se cumplen a cualquier edad y bajo cualquier bóvedaHistorias que se esconden tras un valle y tratan de ser olvido.

Historias de jóvenes cincuentones, cuarentones, veinteañeros, de seres sin edad, que se plantean el sentido de la existencia, gozando o reiniciando una nueva relación o aventuras de energías y risas. Haciendo las paces con ellos mismos, y entendiendo que el amor como la vida tiene sus propias normas que genera desigualdad, lazos de dependencia, frustración, conflictos y a veces cargas de infelicidad.  

En AMOR KM 0, unos cincuenta autores rinden culto al imperio de los sentidos, a esas miradas diferentes, amorosas, perversas e inquietantes. Cabalgan a través de la poesía, la prosa, la fotografía y la ilustración para descubrir lo que sienten los cuerpos después de la pasión.  

AMOR KM 0, es una declaración de amor a la vida y una exaltación del sexo como último refugio. 
Autores:

Charo Anadón, Estela Alcay, Joaquín M. Corbalán Indiana, Dersony, Sarilis Montoro, Paula Perella Sáez, Eduardo Comín Diarte, Merche Comín Diarte, Belén Gonzalvo Val, Begoña Fidalgo Domingo, Carlos Adé López, David Garcés Zalaya, Belén Gonzalvo, Ana Larraz Galé, María Pilar García Pueyo, María José Pellejero, María Otal, Teresa Buzo Salas, Rafael Egido, Ana Blasco Durán, Alfredo Lezáun Andreu, Bárbara Fernández Esteban, Mar Blanco, Cristina Aguas Marco, Natividad Gustrán,  Rosario Valcárcel, Rubén Nasville, Marta de la Aldea 

Ilustradores:
Dersony, Javier Tramullas, Lauranne Sorcière, Sepoz, Ramón Faro Cajal, Jesús Benedí, Belén Gonzalvo, Rosi Oliver, Ricardo Sanz Ibáñez, Carmen Yus, Ana Blasco Durán, Mar Blanco, Susana Forcada, Vany, Laura Virumbrales

Fotógrafos:
Vot, Maral Fotografía, Carlos Lalana, María Otal, Rafael Egido, Bárbara Fernández Esteban, Carmen Hernando, Silvia Peña Martínez 

Diseño y edición de portada:
Maral fotografía. Imágenes de portada y contraportada: Sepoz y Javier Tramullas

Frases de cabecera: María Belén Mateos Galán.  Selección de relatos y edición: David Garcés Zelaya, Zarracatalla.


Las Palmas de Gran Canaria, Julio, 2017 

miércoles, 5 de julio de 2017

CUENTO BREVE; UN CUERPO DE MUJER

Ryunosuke Akutagawa (Japón, 1892- 1927)

Una noche de verano un chino llamado Yang despertó de pronto a causa del insoportable calor. Tumbado boca abajo, la cabeza entre las manos, se había entregado a hilvanar fogosas fantasías cuando se percató de que había una pulga avanzando por el borde de la cama. En la penumbra de la habitación la vio arrastrar su diminuto lomo fulgurando como polvo de plata rumbo al hombro de su mujer que dormía a su lado. Desnuda, yacía profundamente dormida, y oyó que respiraba dulcemente, la cabeza y el cuerpo volteados hacia su lado.


Observando el avance indolente de la pulga, Yang reflexionó sobre la realidad de aquellas criaturas. Una pulga necesita una hora para llegar a un sitio que está a dos o tres pasos nuestros, aparte de que todo su espacio se reduce a una cama. “Muy tediosa sería mi vida de haber nacido pulga…”

Dominado por estos pensamientos, su conciencia se empezó a oscurecer lentamente y sin darse cuenta, acabó hundiéndose en el profundo abismo de un extraño trance que no era ni sueño ni realidad. Imperceptiblemente, justo cuando se sintió despierto, vio, asombrado, que en su alma había penetrado el cuerpo de la pulga que durante todo aquel tiempo avanzaba sin prisa por la cama, guiada por un acre olor a sudor. Aquello, en cambio, no era lo único que lo confundía, pese a ser una situación tan misteriosa que no conseguía salir de su asombro.

En el camino se alzaba una encumbrada montaña cuya forma más o menos redondeada aparecía suspendida de su cima como una estalactita, alzándose más allá de la vista y descendiendo hacia la cama donde se encontraba. La base medio redonda de la montaña, contigua a la cama, tenía el aspecto de una granada tan encendida que daba la impresión de contener fuego almacenado en su seno. Salvo esta base, el resto de la armoniosa montaña era blancuzco, compuesto de la masa nívea de una sustancia grasa, tierna y pulida. La vasta superficie de la montaña bañada en luz despedía un lustre ligeramente ambarino que se curvaba hacia el cielo como un arco de belleza exquisita, a la par que su ladera oscura refulgía como una nieve azulada bajo la luz de la luna.

Los ojos abiertos de par en par, Yang fijó la mirada atónita en aquella montaña de inusitada belleza. Pero cuál no sería su asombro al comprobar que la montaña era uno de los pechos de su mujer. Poniendo a un lado el amor, el odio y el deseo carnal, Yang contempló aquel pecho enorme que parecía una montaña de marfil. En el colmo de la admiración permaneció un largo rato petrificado y como aturdido ante aquella imagen irresistible, ajeno por completo al acre olor a sudor. No se había dado cuenta, hasta volverse una pulga, de la belleza aparente de su mujer. Tampoco se puede limitar un hombre de temperamento artístico a la belleza aparente de una mujer y contemplarla azorado como hizo la pulga.

“Nyotai”, 1917

Akutagawa es uno de los autores más problemáticos, inquietantes y discutidos del siglo XX, no sólo muy conocido en Japón, sino también en Occidente. Escribió más de cien relatos, además de ensayos críticos, crónicas de viajes y páginas de diario, mediante las cuales es posible reconstruir su compleja personalidad, tanto de hombre como de escritor. En su último año de universidad publicó su cuento más célebre, Rashomon (1915). Su frágil salud y sus nervios se resintieron muy pronto y comenzó a padecer crisis nerviosas, angustia y alucinaciones visuales y a atormentarse con el fantasma de la locura; desde ese momento su escritura adquirió un tono más desesperanzado e irónico, aunque sin abandonar los imperativos de claridad y lucidez que se había impuesto desde el principio; como escribió Borges, «la extravagancia y el horror están en sus páginas, pero no en el estilo, que siempre es límpido». Antes de suicidarse, a los 35 años de edad, dejó, a modo de explicación, una carta a un amigo titulada Apuntes para un viejo amigo, que termina con estas palabras: «Nosotros los humanos, siendo animales humanos, tenemos un miedo animal a la muerte, la así llamada vitalidad no es otra cosa que fuerza animal. Yo mismo soy uno de esos animales humanos. Mi sistema parece gradualmente haberse liberado de esa fuerza animal, teniendo en cuenta el poco interés que me queda por el alimento y las mujeres. El mundo en el que estoy ahora es uno de enfermedades nerviosas, lúcido y frío. La muerte voluntaria debe darnos paz, si no felicidad. Ahora que estoy listo, aunque suene paradójico, encuentro la naturaleza más hermosa que nunca. Yo he visto y entendido más que otros y, en esto tengo cierto grado de satisfacción, a pesar de todo el dolor que hasta aquí he soportado.»

M.D.R,    Entresacados de cuentos breves recomendados (Internet)


sábado, 1 de julio de 2017

62 ESCRITORAS CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA



Sí, perdone que no me calle, que alce la voz los 365 del año, porque son muchas las agresiones que seguimos sufriendo, porque son múltiples las formas de violencia que se llevan a cabo contra nuestros cuerpos y nuestras almas.

 “Perdone que no me calle” es un libro en el que 62 mujeres unidas manifiestan el palpitar de la violencia que se ejerce contra el pensamiento, contra  vidas menospreciadas, ninguneadas, desfavorecidas, arruinadas, desvalorizadas. La actitud real de sociedades en donde los códigos de comportamiento son una herramienta en contra niñas y niños, emigrantes, lesbianas, transexuales, bisexuales, intersexuales, contra las mujeres que ejercen la prostitución… ¡Contra las mujeres!

Un libro transparente que hace que nos preguntemos es: ¿Realidad o ficción? Un documento de la degradación de la conducta humana, de placeres degenerados…que puede servir como denuncia contra la indefensión física y cultural de quienes la padecen.

Escuchemos las voces de las participantes de “Perdone que no me calle”

…El ataúd de S.O. pesaba lo mismo que pesa un ataúd de alguien que lleva cien años muerto… Acerina Cruz

Su cuerpo intacto escondía una autoestima apaleada que moría día, Belén Lorenzo Francisco

. Allí estaba el hombre que había dicho alguna vez que la amaba, que no podría vivir sin ella, que si alguna vez lo dejaba la mataría, que era para él o no era para nadie. Ella se reía. Le parecía un sueño… Elsa López

…Lo descubrió en el momento en que la cogió por el cuello en la estación de metro, solitario a aquellas horas…Gladys de Armas

… ¡Ay mi madre tirándose de los pelos con las piernas separadas como si me estuviera  pariendo muerta, más que muerta… M Candelaria Pérez Galván

Inmediatamente llamé a la policía, a ella no, por supuesto, la muy zorra… Elena Villamandos

Y si pego el oído al grito y el temblor al sonido de tus llaves… Ana Vidal Pérez de la Ossa

…cuando te marchas, te oigo decir que fue culpa mía. Que llevaba minifalda… Nadina Rivero Bethencourt

Hacía frío y decidí enterrarlo todo bajo un suéter de cuello alto gris… Mase

El hombre de mirada hiriente y huidiza no se detuvo, ni miró hacia atrás, pero dejó a su paso una estela que encendió en ella emociones  dormidas… Teca Barreiro

Él es tu pintor tu artista y tú su lienzo en blanco…  María Maite García Díaz

Se sentía la mujer más afortunada del mundo por haber encontrado a Francisco… Inma Flores

ya estás vieja y gorda como una foca, ya no sirves ni para limpiar… Juana María Ruíz Suárez

Tenía dos años cuando la sacaron de casa de sus padres… Rafaela RV

…Siempre gestos, palabras, golpes y errores; y siempre terrores… Iballa Rodríguez Herrera

…Por qué no La escuché… Cande Rodríguez

…Comprendió que le aguardaba el miedo, la despedida de la infancia, que pronto sería un desecho de carne y hueso. Pero no podía huir más que en él… Rosario Valcárcel

He pescado al vampiro que devoraba a su propia sangre, y le clavé la estaca en el corazón para romper el de mi madre… Maribel Díaz

Cuando él llegó y me preguntó que dónde había estado entre las once treinta y las doce y no supe que contestar… Purificación Santana

De un bolsillo de la muerta la policía sacó una foto de un niño, de pocos años… Berbel

Le repetiría cuánto la quería y ella contendría de nuevo las arcadas… M. del Carmen Martín Mendoza

El niño se agarraba con fuerzas a sus piernas temblorosas… Rosario Villalba de León

Sus catorce años se han alzado en ayuda de madre y sabe… Camila Rodríguez Aguiar

…Se refugió en la pintura y entre pinceles dibujó emociones… Yolanda Díaz.

La muerte es una grieta profunda, no hay salida… Andrea Abreu López

…¡Qué atrás quedan los días en que me llevabas a la mano con orgullo… Maruja Salgado

…¿Y ahora? ¿Qué hago yo sin ti, mamá? Judit Febles Benítez

Las manos de su hermana que cubrían sus infantiles pupilas… Erminda Pérez Gil

Me acuerdo de su olor a vino y a tabaco. De su aliento pegado a mi boca…Asunción Cívicos Juárez

Y el cuervo del suicidio te ronda incesante empujándote al abismo… Irma Ariola Medina C.

…Una agente en Igualdad de Género que había sido alumna mía nos derivó… Julia Gil

Ese día descubrió que toda su vida cabía en un pequeño bolso de viaje… Josefa Molina

Solo los más ladinos pudieron contemplar como desplegaba sus alas… Gloria de la Soledad López Perera

Mauro la encerró, despojándola de móvil y portátil, como castigo por no complacerle… Albertine Orleans.

Decías que si tuvieras valor la matarías y le destrozarías la cara a ella y a todas las mujeres…Inmaculada Díaz Suárez

…¿Por qué el mirlo le había traído veneno en su vuelo?... Virginia Hernández González

Mírame la piel tiene el color del fango, mírame la piel y dime su valor… Julia Toledo Gómez

…Aquella gota de agua, le había enseñado, o más bien recordado, quien era en realidad… Eva López.

Señora, no hay ninguna persona en la casa, sólo una hiena que dice ser su marido… Ana B. Navarro Morales.

…Aquella tierna princesa con la que dormitaba, de nuevo se había transformado en el lagarto que realmente era…  Claudia Ponce

…Llegó a mi país, enamorada de un hombre que le ofreció una vida de ensueño en Santa Cruz…Amalia Quiroz Pedrazas

De regreso al hogar nos despedimos fundiéndonos en un abrazo con la trabajadora social… Conchi Miranda Galván.

…Nadie debe tener derecho a contar cuentos de sapos convertidos en príncipes,  de espejos mágicos, de hadas madrinas con calabazas… Kalola Quintero González

Mí pecado siempre es el mismo: olvidar que sabe y vale mucho más que yo… Montserrat Cano

Canta con la voz ronca, áspera como la piedra en la que se sienta cada tarde delante de la bodega…Lucía Rosa González

…Resurgió de las cenizas en las que había sepultado un marido maltratador… Balbina Rivero Pimienta

…Y no supe qué decirle pensó que no estaba bien festejar la muerte de un hombre… Lola Suárez

Morirse fue lo único que recibí de mi cónyuge, después de que “accidentalmente” le mordiera tan peligrosa mascota… Nieves Rodríguez Rivero 

Tiene de todo, hasta un marido que la quiere… Elena Herrera.

Aprendió que sólo existía el amor distorsionado, manipulado y desvinculado… Mariana Rodríguez Rivero

Cuando despertó el dinosaurio, ella…. Maiki Martín Francisco

…Mi madre citaba a menudo a Mateo 7, 3-5. ¿Se pondrá bien?... Teresa Delgado Duque

Imposible olvidar aquella noche de música y luces en su discoteca… Rosa M. Ramos Chinea

Se quitó los tacones y deseo flotar, ser invisible, pero él estaba allí, en el salón, esperando, escrutándola… Elena de la Torre

Alardea de su hombría, de sus alegrías, de su mujer y sus hijas… Estela García López

Las ramas muertas son arrastradas río abajo. Muchas no lucharon por permanecer en el árbol… Graciliana Montelongo

Odiaba su cuerpo y odiaba a aquel hombre, se odiaba por pensar que era su culpa… Silvia Rodríguez

Llegó el momento de liberarse del viajo legado de sumisión… Mónica Buaiz

Aquella noche, un simple cuchillo de rebanar pan le bastó… Irene Fernández

…Cómplices, huyeron, como ratas del nido anegado, cuando comenzaron las pesquisas policías… María Gutierrez

En las habitaciones de la planta alta, ocupadas por mujeres rotas, Artemisa sana sus pieles quemadas por el ácido…Carmen de la Rosa

Ya solo falta Candelaria, madre soltera, expulsada de la empresa injustamente, por su maternidad… M. del Rosario Guimerá Ravina.

...¿Quién se atreverá contra el Mundo?.... dijo, esbozando una sonrisa… P.G.D.


“Perdone que no me calle” es una cuidada edición del Centro de la Cultura Popular Canaria, recopilada por María Gutierrez, con preciosas ilustraciones en el interior de Candelaria Luque y diseño de cubierta de Borja Blas Díaz Díaz.  Un libro sin ánimo de lucro publicado por el mecanismo de micromecenazgo.  

face/Rosario Valcárcel 

jueves, 29 de junio de 2017

JOAQUIN SABINA, PRINCESA


https://www.youtube.com/watch?v=PmOsNNzYU8Y

Entre la cirrosis y la sobredosis
Andas siempre muñeca
Con tu sucia camisa
Y en lugar de sonrisa
Una especie de mueca
Cómo no imaginarte
Cómo no recordarte hace apenas dos años
Cuando eras la princesa de la boca de fresa
Cuando tení­as aún esa forma de hacerte daño
Ahora es demasiado tarde princesa
Búscate otro perro que te ladre princesa
Maldito sea el gurú
Que levantó entre tú y yo un silencio oscuro
Del que ya sólo sales para decirme
"Vale, déjame veinte duros"
Ya no te tengo miedo, nena
Pero no puedo seguirte en tu viaje
Cuántas veces hubiera dado la vida entera
Porque tú me pidieras llevarte el equipaje
Ahora es demasiado tarde princesa
Búscate otro perro que te ladre princesa
Tú que sembraste en todas
Las islas de la moda las flores de tu gracia
Cómo no ibas a verte
Envuelta en una muerte con asalto a farmacia
Con qué ley condenarte
Si somos juez y parte todos de tus andanzas
Sigue con tus movidas, reina,
Pero no pidas que me pase la vida pagándote
Fianzas
Ahora es demasiado tarde princesa
Búscate otro perro que te ladre princesa    ÁlbumJuez y parte
Género: Rock en español


Aunque Joaquín Sabina canta a los macarras, las prostitutas, las princesas, a los viejos y los borrachos, en general y en particular a las calles, a Madrid... sus letras son un género literario por sí mismas. A muchos les encanta, otros opinan que  su poética es mediocre, plana. O será como el propio Sabina confiesa que él: “escribe siempre la misma canción"

Pero yo estoy convencida que a pesar de su voz rota, en el bar o en un escenario,  maneja bien el relato, maneja bien la frustración, la derrota. Dicen que musicalmente es cercano a Bob Dylan aunque Sabina se atreve de vez en cuando con un rap o una ranchera. Todo un talento.



lunes, 26 de junio de 2017

EL ESPEJO CHINO Cuento anónimo


espejo chino, cuento breve, cuento popular



Un campesino chino se fue a la ciudad para vender la cosecha de arroz y su mujer le pidió que no se olvidase de traerle un peine.

Después de vender su arroz en la ciudad, el campesino se reunió con unos compañeros, y bebieron y lo celebraron largamente. Después, un poco confuso, en el momento de regresar, se acordó de que su mujer le había pedido algo, pero ¿qué era? No lo podía recordar. Entonces compró en una tienda para mujeres lo primero que le llamó la atención: un espejo. Y regresó al pueblo.
Entregó el regalo a su mujer y se marchó a trabajar sus campos. La mujer se miró en el espejo y comenzó a llorar desconsoladamente. La madre le preguntó la razón de aquellas lágrimas.
La mujer le dio el espejo y le dijo:
-Mi marido ha traído a otra mujer, joven y hermosa.
La madre cogió el espejo, lo miró y le dijo a su hija:
-No tienes de qué preocuparte, es una vieja.

viernes, 23 de junio de 2017

75 AÑOS DESPUES, EXPOSICIÓN COLECTIVA DE PINTURA A MIGUEL HERNÁNDEZ EN EL CICCA (LAS PALMAS G.C)


A Miguel Hernández

Me supo a tu nombre
la tierra que palpé,
por la que descalzo anduve
con las alpargatas al cuello;
las cañas, las del río,
barrotes me imaginé
llenándome de congoja;
asfixiándome, al pensarte,
fiel reflejo, indomable,     

de un campo de cebollas
que plañeron por ti.
Segoviana guitarra
que rompe a llorar
al escuchar recitar
un poema a la higuera.
Escudriñando mis entrañas
llegaron a mí tus lamentos,
junto a tristes golondrinas
e imágenes de espanto.
¿A ti qué te hicieron jilguero?
¿Por qué te amputaron tus alas?
Eres, Miguel, el rayo que no cesa,
el que me alumbra el camino,
el que señala el sendero.
Es la higuera de tu huerto
la que a mí me transmitió
el talante de tus versos.
Entre la arena y la piedra,
esa oda a Vicentazo,
por la ayuda que prestó...
¡cuánto me emocionó!
El último rincón, tosiendo,
me señalaste, yuntero,
antes de partir, treintañero,
a un campo de amapolas
de enrojecidos colores.
¡Tú juventud sí murió!
¡Tú verbo no feneció!
Tú, poquito poeta no eras…
ya lo apreció Juan Ramón.
Pocos poetas consiguen
conquistar los corazones
de todo el que les leyó.
          Juan Francisco Santana Dominguez 

En la trinchera del perdedor

Tú, pastor en peñascales, que transitabas senderos
de arcilla con boñiga de cabras
y aliento del pueblo: deja que los pájaros
muertos derramen sobre mi lecho
el regalo de tu arrullo.

Tú ­–campesino que festejabas el manar
de las ubres, las deidades de los álamos,
las estaciones, los cadáveres que se detenían
a respirar– no dejes que mi vida se nutra
del llanto que nadie pueda oír. 

Marido en la trinchera del perdedor,
me dijiste: tengo miedo
de confidentes que tiranizan las entrañas,
enmudecen la palabra, arrebatan la vida.
Pelotón de fusilamiento, ellos, los verdugos.


No temas, compañero del alma, compañero,
te despediré de la araña que hila
el tiempo, del sol y de los trigos,
de la amarga cebolla que alimentó
sueños de justicia y amanecer de libertad.
   
Y en la penumbra, yo, Josefina te dejaré
rozar mi vestido, disfrutar los escalofríos
y los miedos de aquel primer amor,
aliviar el fuego estéril de la vida,
compañero del alma, compañero.        
 Rosario Valcárcel


Elegía a García Lorca, primera. (fragmento)

Atraviesa la muerte con herrumbrosas lanzas,
y en traje de cañón, las parameras
donde cultiva el hombre raíces y esperanzas,
y llueve sal, y esparce calaveras.

Verdura de las eras,
¿qué tiempo prevalece la alegría?
El sol pudre la sangre, la cubre de asechanzas
y hace brotar la sombra más sombría.
El dolor y su manto
vienen una vez más a nuestro encuentro.
Y una vez más al callejón del llanto
lluviosamente entro.´                                  

Siempre me veo dentro
de esta sombra de acíbar revocada,
amasado con ojos y bordones,
que un candil de agonía tiene puesto a la entrada
y un rabioso collar de corazones.

Llorar dentro de un pozo,
en la misma raíz desconsolada
del agua, del sollozo, del corazón quisiera: donde nadie me viera la voz ni la mirada,
ni restos de mis lágrimas me viera.

Entro despacio, se me cae la frente
despacio, el corazón se me desgarra
despacio, y despaciosa y negramente
vuelvo a llorar al pie de una guitarra…





El pasado día 8 de junio el curador de arte Diego Casimiro celebró el 75 aniversario de la muerte del poeta dramaturgo Miguel Hernández con una exposición de pintura en la que participaron 30 pintores nacionales e internacionales.

Al acto asistieron el director de la Fundación CICCA, Fernando Fernández, pintores, escritores, gente del mundo social y cultural disfrutaron del evento. El día la inauguración los poetas Juan Francisco Santana y Rosario Valcárcel,  recitaron dos poemas de su propia autoría dedicados a Miguel Hernández.
 A continuación Osvaldo Cipriani, fotógrafo, actor, animador cultural, escenifica y declama el poema de la Elegía 1ª a García Lorca.

Y no faltó la buena música, la voz de la soprano Alma Anduix y el pianista Rayco Falcón que interpretaron un concierto de música barroca.

La exposición permanecerá abierta hasta el día 26 de julio en el Centro Cultural CICCA de Las Palmas de Gran Canaria, calle Alameda de colón, num 1.

Muchas felicidades a Diego Casimiro y a todos los que lo han hecho posible esta magnífica exposición. 

facebook/rosariovalcarcel






lunes, 19 de junio de 2017

MUERE LA ESCRITORA CANARIA, JULIA GIL

Después de una semana sin ordenador y sin móvil, casi fuera del mundo. Al llegar de nuevo a casa, me he enterado de la triste noticia. Una gran mujer, madre, abuela, profesora, escritora: Julia Gil, ha muerto.

Durante un tiempo Julia, vive una larga enfermedad, vive la cercanía de la muerte, esperando su terrible condena sin esperanza de indulto. Vive una muerte que se ensaña con ella, el último trance de un destino cruel, de un destino que cada día la estrecha con más fuerza, la abraza, e igual que una serpiente pitón, la ahoga, la ahoga.


Pero Julia era una mujer fuerte que sobrevivía con voz serena, que concebía la vida como un viaje, como una larga travesía por los vaivenes de la literatura, por las tinieblas de la paz y de la solidaridad, porque ella estaba segura de viajar en la dirección correcta y quizás para sentirse más viva comienza a publicar, y aunque lo hace tardíamente, escribe y escribe, quizás como una especie de liberación terapéutica.

O simplemente con ese deseo de reencontrarse con la verdad o con los paisajes que conoce, como el libro de poemas “Ciudad de espumas” Un libro en donde descubrí  la cercanía de la poeta, en donde sentí que caía bajo su magia, que me acercaba a sus emociones. Noté fluir esa corriente que ella crea entre el narrador y el lector.

Y sentí la emoción que lo sostiene y lo alimenta, el canto a las cosas pequeñas, los olores,  los sonidos que se quedan en el camino. Ese refugio al que todos terminamos volviendo, a la memoria.

Sebastián de la Nuez que prologó “Ciudad de espumas” señala “tienen las poesías de Julia Gil elementos narrativos y descriptivos integrados en un monólogo interior que apresa la intimidad y la complejidad de la vida (…)

Y es cierto porque Julia se inserta en las historias de los pueblos, concretamente en éste poemario se mete de lleno en la ciudad del Puerto de la Cruz y al igual que los juglares nos cuenta cosas sobre la realidad insular, los errores urbanísticos, la belleza y la destrucción del paisaje.

         Así lo vemos en el poema titulado “PLATANERAS”

Desde mi cueva todavía puedo/ sobrevolar un campo de plataneras /   -con palmeras y una hermosa araucaria- / flanqueado cada vez por más dúplex.

Ese refugio al que todos volvemos, ese refugio que es el manantial interior,  los sueños y las experiencias entrañables, como en el libro “Once trapecios al trasluz” en el que Julia Gil nos regala un conjunto de relatos, cargados de ternura y de sentimientos, siempre nuevos y siempre hermosos, y como suele ocurrir con muchos relatos infantiles –que son, en principio, cuentos para niños- los de ella van destinados a cualquier edad. La llegada de su nieta le ha hecho descubrir de nuevo el mundo, un mundo que en sus palabras parece no tener fin.

  …La niña va caminando por la hierba y encuentra a su abuela recostada en el tronco de una higuera con su traje blanco. Se abrazan y le ofrece a su nieta el olor de los manzanos y el roce de las hojas de los sauces, mientras la brisa esparce sus melenas…

Nos envuelve, quizás sin proponerlo en el mundo real, en el de las luchas diarias, los problemas familiares, los niños, los animales domésticos y la naturaleza. Contados en esa frágil frontera donde lo cotidiano se funde con lo maravilloso hasta rodearnos en un entorno biográfico como el último libro titulado “Simbiosis con Bruno” que presentó en la Feria del libro de Santa Cruz de Tenerife, 2017 y que lo dedica a uno de sus nietos.

Julia Gil nació en Santa Cruz de Tenerife. Estudió Filología Románica en la Universidad de La Laguna. En 1999 vio la luz su primer libro de poemas: Tiempo de pasión. Tiempo de destrucción. Otros de sus poemarios son Grabados en mi infancia (2000); Vuelo, posada, remanso (2003), De olvidos y de existencias (2004) y Ciudad de Espumas (2007). Con Ediciones Idea publicó la novela Como tú eres así (2006), el libro de relatos Once trapecios al trasluz (2010) y los poemarios Ruta de las setas (2009)

Casada con el profesor universitario José Luis Escohotado, Julia Gil tuvo cuatro hijos y cinco nietos.

A partir de los años ochenta no escamoteó un solo esfuerzo en ayudar y colaborar  activamente con colectivos pacifistas y de solidaridad, en esas zonas que amurallan vidas de hombres y mujeres, especialmente en  pueblos centroamericanos, infundiendo la esperanza de que quizás algún día podremos vivir en un mundo mejor.

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

miércoles, 7 de junio de 2017

DESCUBREN EN MARRUECOS LOS FÓSILES DE LOS PRIMEROS “HOMO SAPIENS”

Los hallazgos datan de hace unos 300.000 años y representan la evidencia fósil más antigua y seguramente datada de la especie humana

Un equipo de investigación internacional dirigido por Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Leipzig, Alemania, y Abdelouahed Ben-Ncer, del Instituto Nacional de Arqueología y Patrimonio (INSAP), en Rabat, Marruecos, han descubierto huesos fósiles de ‘Homo sapiens’ con herramientas de piedra y huesos de animales en Jebel Irhoud, Marruecos.

Los hallazgos datan de hace unos 300.000 años y representan la evidencia fósil más antigua y seguramente datada de la especie humana, según los autores, ya que es una fecha 100.000 años antes que los anteriores fósiles de ‘Homo sapiens’ más antiguos. Los descubrimientos --detallados en dos artículos que se publican en la edición de este jueves de la revista ‘Nature’-- revelan una compleja historia evolutiva de la humanidad que probablemente involucró a todo el continente africano.

Tanto los datos genéticos de los seres humanos actuales como los restos fósiles apuntan a un origen africano del ‘Homo sapiens’. Anteriormente, los fósiles de esta especie más antiguos y con datación segura eran conocidos del sitio de Omo Kibish, en Etiopía, fechado en hace 195.000 años. En Herto, también en Etiopía, un fósil ‘Homo sapiens’ está fechado hace 160.000 años.

Hasta ahora, la mayoría de los investigadores creían que todos los seres humanos que vivían hoy descendían de una población que vivía en Africa Oriental hace unos 200.000 años. “Solíamos pensar que había una cuna de la humanidad hace 200.000 años en el este de Africa, pero nuestros nuevos datos revelan que el ‘Homo sapiens’ se extendió por todo el continente africano hace unos 300.000 años. Mucho antes de la dispersión fuera de Africa del ‘Homo sapiens’, hubo dispersión dentro de Africa”, dice el paleoantropólogo Jean-Jacques Hublin.

El sitio marroquí de Jebel Irhoud ha sido bien conocido desde la década de 1960 por sus fósiles humanos y por sus artefactos de la Edad Media de la Edad de Piedra. Sin embargo, la interpretación de los homínidos de Irhoud ha sido complicada por las persistentes incertidumbres que rodean su edad geológica. El nuevo proyecto de excavación, que comenzó en 2004, dio lugar al descubrimiento in situ de nuevos fósiles de ‘Homo sapiens’, aumentando su número de seis a 22.

Estos hallazgos confirman la importancia de Jebel Irhoud como el sitio más antiguo y más rico de homínidos de la Edad Media de la Edad de Piedra en Africa, una etapa temprana de nuestra especie. Los restos fósiles de Jebel Irhoud comprenden cráneos, dientes y huesos largos de al menos cinco individuos. Para proporcionar una cronología precisa de estos hallazgos, los investigadores utilizaron el método de datación por termoluminiscencia sobre pedernales calentados encontrados en los mismos depósitos. Estos pedernales eran de aproximadamente hace 300.000 años y, por lo tanto, empujan hacia atrás los orígenes de nuestra especie en 100.000 años.

“Los sitios bien datados de esta época son excepcionalmente raros en África, pero tuvimos la suerte de que muchos de los artefactos de pedernal de Jebel Irhoud habían sido calentados en el pasado”, dice el experto en geocronología Daniel Richter, del Instituto Max Planck en Leipzig (Alemania). “Esto nos permitió aplicar métodos de datación de termoluminiscencia sobre los artefactos de pedernal y establecer una cronología consistente para los nuevos fósiles de homínidos y las capas sobre ellos”, explica Richter.

LA MORFOLOGIA FACIAL HUMANA, DESDE EL INICIO

Además, el equipo pudo recalcular una edad directa de la mandíbula Jebel Irhoud 3 encontrada en los años 60, que había sido previamente fechada en hace 160.000 años atrás por un método especial de datación por resonancia de spin de electrones. Utilizando nuevas medidas de radioactividad de los sedimentos de Jebel Irhoud y como resultado de mejoras metodológicas, la nueva edad calculada de este fósil está de acuerdo con las edades termoluminiscentes y mucho más antiguas de lo que se había realizado anteriormente. “Utilizamos métodos de datación de vanguardia y adoptamos los enfoques más conservadores para determinar con precisión la edad de Irhoud”, añade Richter.

El cráneo de los seres humanos modernos que viven hoy se caracteriza por una combinación de rasgos que nos distinguen de nuestros parientes fósiles y antepasados: una cara pequeña y una caja del cráneo globular. Los fósiles de Jebel Irhoud exhiben un rostro y dientes de apariencia moderna y una coraza grande, pero de apariencia más arcaica. Hublin y su equipo utilizaron exploraciones micro tomográficas computarizadas de última generación y análisis de forma estadística basados en cientos de medidas 3D para mostrar que la forma facial de los fósiles de Jebel Irhoud es casi indistinguible de la de los seres humanos modernos que viven hoy.

Sin embargo, en contraste con su morfología facial moderna, la cría de Jebel Irhoud conserva una forma arcaica algo alargada de la cintura. “La forma interna de la caja del cráneo refleja la forma del cerebro”, explica el paleontólogo Philipp Gunz, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig. “Nuestros hallazgos sugieren que la moderna morfología facial humana se estableció desde el principio en la historia de nuestra especie y que la forma cerebral y posiblemente el cerebro, que se desarrolló dentro del linaje del ‘Homo sapiens”, dice Philipp Gunz.

Las comparaciones de ADN antiguo extraído de ‘Neanderthales’ y denisovanos al ADN de los seres humanos actuales revelaron diferencias en los genes que afectan al cerebro y el sistema nervioso. La morfología y la edad de los fósiles de Jebel Irhoud también corroboran la interpretación de un enigmático cráneo parcial de Florisbad, al sur Africa, como uno de los primeros representantes del ‘Homo sapiens’.

Los primeros fósiles ‘Homo sapiens’ se encuentran en todo el continente africano: Jebel Irhoud, Marruecos (300.000 años), Florisbad, Sudáfrica (260.000 años) y Omo Kibish, Etiopía (195.000 años), lo que indica una compleja historia evolutiva de nuestra especie, posiblemente involucrando a todo el continente africano. “Se ha descuidado el norte de Africa en los debates sobre el origen de nuestra especie. Los espectaculares descubrimientos de Jebel Irhoud demuestran las conexiones estrechas del Magreb con el resto del continente africano en el momento de la emergencia del ‘Homo sapiens”, dice Abdelouahed Ben-Ncer. Los fósiles se encontraron en depósitos que contenían huesos de animales que mostraban evidencia de haber sido cazados, siendo las gacelas la especie más frecuente.

Las herramientas de piedra asociadas con estos fósiles pertenecen a la Edad Media de Piedra y los artefactos de Jebel Irhoud muestran el uso de técnicas de Levallois y las formas puntiagudas son las más comunes. La mayoría de las herramientas de piedra se hicieron de sílex de alta calidad importados en el sitio. Las hachas de mano, una herramienta comúnmente encontrada en sitios antiguos, no están presentes en Jebel Irhoud.

Los conjuntos de artefactos de la Edad Media de Piedra, como el que se recuperó de Jebel Irhoud, se encuentran en toda África en este momento y probablemente hablan de una adaptación que permitiera que el ‘Homo sapiens’ se dispersara a través del continente.

“Los artefactos de piedra de Jebel Irhoud parecen muy similares a los de depósitos de edad similar en el este de Africa y en el sur de Africa --dice el arqueólogo del Instituto Max Planck, Shannon McPherron--. Es probable que las innovaciones tecnológicas de la Edad Media de Piedra en África estén relacionadas con la aparición del ‘Homo sapiens”.

Los nuevos hallazgos de Jebel Irhoud elucidan la evolución del ‘Homo sapiens’ y muestran que nuestra especie evolucionó mucho antes de lo que se pensaba anteriormente. La dispersión del ‘Homo sapiens’ en toda África alrededor de 300.000 años es el resultado de cambios tanto en la biología como en el comportamiento.

artículo tomado de La razón.es 

domingo, 4 de junio de 2017

JUAN GOYTISOLO HA MUERTO HOY, 4 DE JUNIO 2017, EN MARRAKECH

Alguna noche

Alguna noche -las fogatas eran
de dolor o de júbilo-
la casa te veía desertar.
                                                                     
Te abrías a una vida
distinta, a un mundo
alegre como los ojos de un dios:
voces mayores, fuegos de artificio,
inacabable noche de San Juan
en tu estancia vacía...

El tiempo se agrandaba en los rincones,
se detenía en torno al corazón,
mientras el estruendo proseguía,
lejos, lejos, quién sabe si real.

Después, todo más claro:
los sonidos pequeños, el crujido de un mueble
la lluvia en el desván.

Nueva vida a las cosas, el alba aparecía,
y tú llegabas, amorosamente.




Como la piel de un fruto, suave...

Como la piel de un fruto, suave
a la amenaza de los dientes,
iluminada, alegre casi,
ibas camino de la muerte.

La vida estaba en todas partes:
en tu cabello, sobre el césped,
sobre la tierra que añorabas,
sobre los chopos,  por tu frente...

Todo pasó, tal un verano,
sobre tu carne pura y breve.
Como la piel de un fruto, ¡eras
tan olorosa y atrayente!

Así...
Algunas veces llego
presuroso, rodeo
tus rodillas, toco
tu pelo. ¡Ay Dios, quisiera
decirte tantas cosas!
Te compraré un pañuelo,
seré buen chico, haremos
un viaje....No sé,
no sé lo que me pasa.
Quiero morir así,
así en tus brazos.

 Juan Goytisolo nació en Barcelona en 1931 en el seno de una familia de la burguesía de origen vasco-catalán. Su madre murió en un bombardeo en la guerra civil española y el padre se posicionó a favor del franquismo. Esta infancia difícil quizás influyó en el nacimiento de la vocación literaria en los tres hermanos varones; Juan, José Agustín y Luis, aunque cada uno de ellos eligió formas distintas y muy personales de creación.
En 1956 Juan se marchó a vivir a París, donde se casó con Monique Lange, a la que había conocido en la editorial Gallimard, de la que era asesor literario. Monique era una gran amiga de Jean Genet, el cual influirá notablemente en Juan Goytisolo.
A pesar de haber nacido en Barcelona, se ha considerado una especie de apátrida, tal como se define él mismo en sus novelas autobiográficas, aunque desde 1996 reside habitualmente en Marrakesh. En Coto vedado el escritor va alternando los pasajes de su biografía, por orden cronológico, desde un punto de vista de escritura tradicional, con largos párrafos creativos, donde experimenta con nuevas formas expresivas.

Juan Goytisolo es el escritor más camaleónico, interesante y comprometido con el mundo contemporáneo, de la España actual.

Juan Goytisolo forma parte del Parlamento Internacional de Escritores y es presidente del jurado de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO. En junio de 2001 fue nombrado miembro honorario de la Unión de Escritores de Marruecos (UEM) "en reconocimiento a sus posturas en favor de Marruecos y de su cultura".

Ha sido distinguido con el Premio Cervantes 2014.

4 DE JUNIO, 2017

sábado, 3 de junio de 2017

"NO ES PARA TODOS, EL AMOR"


El amor, golpe seco y duro.
Me ha dolido...vaya si me ha dolido... estaba vivo aún.

No se domestica ni satisface, el amor
No hay piedad alguna, en el amor.
Para caídos y débiles, no es... el amor.
Del amor no se habla... silencio, latidos y jadeos... en el amor.
No es para todos.

El amor no precisa de nosotros... de nada, ni de nadie...
Sobran sábanas de satén...
Nada suave. Nada suave o dulce para beber...
Salvo el jugo de la pasión envuelta en llamas: pasión atemporal, acribillada por el milagro del recuerdo...
El amor, lección inútil de vida y muerte... el amor no es para todos.
Hemos nacido, nunca para aprender el amor... no es para todos... nacidos para aprender nunca... el amor
Y vendrá por tú alma... el amor... amor sin años.

Hay un letrero sobre la puerta
Dice: no hay salida
Cenizas y humo no pueden competir
Ni siquiera el averno toma su calor... el amor no es para todos.
No importa lo que dice... el letrero sobre la puerta de salida...
No se puede sobrevivir allí, no hay manera...

Así que hoy me quedaré a jugar con su fuego sobre la tierra
Hoy me quedaré y jugaré con su fuego sobre su cuerpo...
Su fuego sobre mi cuerpo...

No es para todos, el amor.
EDUARDO SANGUINETTI, FILÓSOFO
 Y POETA ARGENTINO

martes, 30 de mayo de 2017

PEDRO LEZCANO, POETA COMPROMETIDO

Oda a la muchacha de la paz

Yo vi mi luz primera en unos ojos
serenos de muchacha.
Y si nacer es ver la luz primera,
mujer, tú eres mi patria.
Aprendí desde entonces
que mi patria era hembra y era ancha
y que en su vientre, henchido de futuro,
estaba la esperanza.
Cuando digo mujer digo sus hijos
y digo el agua clara que los baña
y digo el horizonte al que se asoma
cuando espera mi vuelta en la ventana.
Cuando digo mujer digo mujeres
en todas las ventanas asomadas
sobre las anchas tierras
que junto al hombre labran.
Dulce muchacha América,
dulce señora África,
dulce mujer Europa,
dulce novia Canarias.
Mi patria es cualquier sitio
donde la paz se asoma a la ventana.
Y no donde los hombres y los buitres
viven de la carroña y la guadaña,
donde los carniceros de la guerra
venden a bajo precio las entrañas.
¡Hay que matar la muerte,
ganar a la violencia la batalla!
Por la muchacha universal que espera:  su corazón es un tambor que llama.
Compatriotas del amor, unámonos
en el himno de amor de su palabra,
bajo el mando estrellado de sus ojos,
tras la bandera limpia de su falda.



Consejo de paz
A Fernando Sagaseta

1
Muchachos que soñáis con las proezas
y las glorias marciales.
Bajaos del corcel, tirad la espada;
los héroes ya no existen o están en cualquier parte.
Llegará la hora cero de ser héroes
cualquier día cruzando cualquier calle.

2
Contables misteriosos
cerrarán un balance.
Decretarán la nada entre los hombres
misteriosos contables.
Cuando en los hondos sótanos,
valientes y cobardes
recen al Alto Mando
por un soplo de aire.
No los oirá ni Dios, que está más cerca;
no los oirá ya nadie.

3
Negación de los nombres.
Negación de las frases.
Si no sois primavera, espuma o viento,
Fuerzas de Tierra, Mar y Aire;
si el vendaval no sois ni la semilla,
ni la lluvia que nace de los mares,
usurpadores sois de las palabras
nobles y elementales.

4
Homicidas sin culpa se disfrazan
del color de la tierra y de los árboles,
con floridos ramajes en las frentes,
como en las bacanales...
Pero no son alegres las canciones
que inspira el mosto de la sangre.

5
Muchachos soñadores de epopeyas,
escuchadme:
El pecho es el lugar que se designa
para el balazo de los mártires.
El pecho, nave heroica
donde retumba el corazón amante,
donde el plomo penetra limpiamente
como en templo de sangre...
Pero sucia de barro y excremento,
cae la estatua de Marte.
Vuestras definiciones,
vuestras sabias verdades,
la inteligencia es pus sobre las frentes
de miles de cadáveres.
Y en la tierra abonada por la muerte
sólo he visto crecer la flor del hambre.

Muchachos soñadores,
bajaos de corcel, tirad el sable.
Cuando las botas pisen los olivos
y su símbolo aplasten,
coged su savia espesa, echadla al mar,
y veréis cómo aplaca tempestades.

Poema de la maleta

Ya tengo la maleta,
una maleta grande, de madera:
la que mi abuelo se llevó a La Habana,
mi padre a Venezuela.
La tengo preparada: cuatro fotos,
una escudilla blanca, una batea,
un libro de Galdós y una camisa
casi nueva.
La tengo ya cerrada y rodeándola
un hilo de pitera.
Ha servido de todo. Como banco
de viajar en cubierta,
y como mesa y, si me apuran mucho,
como ataúd me han de enterrar en ella.
Yo no sé dónde voy a echar raíces.
Ya las eché en la aldea.
Dejé el arado y el cuchillo grande,
las cuatro fanegadas de la vieja.
- La hostelería es buena, me dijeron.
Y cogí la bandeja.-
Si señor, no señor, lo que usted mande,
servida está la mesa.
Yo por vivir entre los míos hago
lo que sea.
Vi a las mujeres pálidas del norte
arrebatarse como hogueras
y llevarse las caras como platos
de mojo con morena,
tanto que aquí no dejan ni rubor
para tener vergüenza.
Vi vender nuestras costas en negocios
que no hay quién los entienda:
vendía un alemán, compraba un sueco,
¡y lo que se vendía era mi tierra!
Pero no importa, me quedé plantado.
Aquí nací, de aquí nadie me echa.
(Hasta que el otro día lo he sabido,
y he hecho de nuevo la maleta.)
He sabido que pronto van a venir de afuera
técnicos de alambrar los horizontes,
de encadenar la arena,
de hacer nidos de muerte en nuestras fincas,
de emponzoñar el aire y la marea,
de cambiar nuestros timples por tambores,
las isas por arengas,
las palabras de amor por ultimátums,
por tumbas las acequias.
Si se instalan los técnicos del odio
sobre nuestras laderas,
los niños africanos, desvelados
bajo la lona de sus tiendas,
mirarán con horror las siete islas,
no como siete estrellas,
sino como las siete plagas bíblicas,
las siete calaveras
desde donde su muerte, y nuestra muerte,
indefectiblemente se proyectan.
Yo por mi parte cojo la maleta.
La maleta que el viejo
se llevó a las Américas
en un barquillo de dos proas,
¡Qué valientes barquillas atuneras!
Tienen dos proas, una a cada lado,
para que nunca retrocedan.
Vayan a donde vayan siempre avanzan.
¿Quién dijo popa? ¡Avante a toda vela!
Y yo.voy a marcharme, reculando.
Voy a dejar que crezca
sobre esta tierra mía
toda la mala hierba.
Voy a volver la espalda al forastero
que vendrá con sus máquinas de guerra
para ensuciar de herrumbre las auroras,
de miedo las conciencias.
Pensándolo mejor, voy a sacar de la vieja maleta
el libro, la escudilla, la camisa,
la batea, voy a pintar y a barnizar de nuevo
su gastada madera,
voy a quitarle el hilo y a ponerle
la cerradura nueva.
Y con ella vacíame acercaré a la Isleta,
y al primer forastero de la muerte
que llegue a pisar tierra
se la regalo, para siempre suya,
y que la use y nunca la devuelva.
¡No quiero más maletas en la historia de la insular miseria!
Ellos, ellos, que cojan ellos la maleta.
Los invasores de la paz canaria
que cojan la maleta.
Los que venden la tierra que no es suya
que cojan la maleta.
Los que ponen la muerte en el futuro
que cojan la maleta¡
Que cojan la maleta,
que cojan para siempre la maleta!

Las Islas Canarias han sido tradicionalmente tierra de poetas, populares y “cultos”. Esa diferencia entre lo popular y lo culto no estaba tan clara para Pedro Lezcano Montalvo, poeta, ajedrecista y político español (1920-2002), quien quiso ser poeta del pueblo desde el más alto conocimiento de la literatura. Afirmaba Carlos Pinto Grote, a quien consideraba su hermano, que era uno de los mejores poetas españoles de su tiempo.

En sus años universitarios en la capital de España, frecuenta a los garcilasianos. Escribe cuentos, teatro. Traba amistad con los garcilasianos, con José García Nieto, con Cela, Vicente Alexaindre y otros intelectuales de la posguerra.  

Influenciado inicialmente por los poetas del 27, especialmente por  Miguel Hernández, admirador de los vates isleños Saulo Torón, Tomás Morales y Alonso Quesada  -a los que considera padres espirituales de una obra poética nacida en las Islas pero con vocación universal-, alterna desde sus primeros poemarios publicados la poesía popular con la de contenido social y humanístico, sin despreciar la lírica más existencialista y amorosa. El propio Dámaso Alonso sería uno de sus críticos literarios más entusiastas cada vez que un poemario suyo salía a la calle.

De su obra en prosa hay que destacar La ruleta del Sur (1956), Desconfianza (1945), Diario de una mosca (1994) y Cuentos sin geografía y otras narraciones (1968). De su obra poética quizás sean La Maleta (1982) y Consejo de Paz las más conocidas, pero también hay que mencionar libros como Cinco Poemas (1944), Romancero canario (1946), Paloma o herramienta (1989) y Romance del tiempo (1950).

Pedro estuvo comprometido con la sociedad, es decir, con la visión universal que reclama mundos en libertad y exige el imperativo de la justicia social. Es uno de los cinco poetas que compusieron Antología cercada (1947), obra crítica  que convierte al ser humano –y a los poetas- en su protagonista principal, denuncia contra los cercos que aprisionan en la España franquista y cuya reedición (2012) debemos al Cabildo grancanario (gobernaba el PP).

Pedro Lezcano obtuvo el Premio Canarias de Literatura. Siempre trató de que en su obra estuvieran incorporadas todas las voces, por eso su poesía se acabó convirtiendo en un canto universal a Canarias.


Nota: Por el poema, de nombre "consejo de paz", Pedro Lezcano y Salvador Sagaseta, el periodista que había aludido al mismo en la página literaria dirigida por él en el Diario de Las Palmas, fueron sometidos a un consejo de guerra. Pedro fue condenado a arresto domiciliario y Salvador Sagaseta fue castigado con la cárcel.