domingo, 18 de octubre de 2020

María Lulia Fernández, Mujer Destacada 2020 en Los LLanos de Aridane. La Palma


Actuamos como pensamos y con nuestras acciones hemos forjado el mundo que tenemos hoy, un mundo en el que las mujeres ya no estamos atadas como un Prometeo, somos cada vez más visibles, estamos presentes en los ámbitos de la ciencia, la cultura, la política, en la sociedad en general, y todo ello se ha conseguido gracias a la necesidad de establecer relaciones positivas y alianzas para eliminar la discriminación.

 Y esa toma de conciencia individual, ha generado en la mujer apoyos mutuos para lograr el empoderamiento, ha transformado nuestra forma de pensar, de sentir, de ver, comprender y actuar. Nos ha llevado a disfrutar la bondad de la vida, a estar y a  convertirnos en seres mejor preparadas y con una riqueza interior tal que reflejamos lo que somos en cada idea y en cada acto o trabajo por pequeño o grande que sea. Nos ha llevado a construir un mundo mejor. 

Y un mundo de solidaridad es lo que se ha propuesto en su vida María Lulia Fernández, La Mujer destacada este año 2020 por el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, a través de la concejalía de Igualdad y la concejal del área Elena País tras analizar las propuestas de los ciudadanos del Municipio enviadas a través de la web. 

María Lulia Fernández Rodríguez, nació en Fuerteventura, porque a su padre Augusto que era guardia civil lo destinaron allí y a los pocos años a Toledo donde murió. Su madre Lulia ya viuda, abatida por el destino, pensó en su Tierra, en los misterios y la belleza de su origen. Pensó en los pinares que fluyen y vuelan por la arena del volcán, en sus flores arraigadas a la tierra. Decidió volver a isla de La Palma. 

Y gracias a la protección y ayuda de familiares logró volver a Los Llanos de Aridane en donde María Lulia concibió sus primeros sueños. 

Una niña que, en seguida, aprendió a moverse por el mundo, una adolescente que ya poseía muchas virtudes, llegó a ser la Reina de las Fiestas de nuestra Patrona, la Virgen de Los Remedios. ¡Qué guapa estaba con su vestido largo, entre danzantes, músicos y dioses, en aquel escenario simbólico que recordaba el mundo grecolatino! Escenificó tan bien la situación que aquella noche algunos espectadores comenzaron a descubrir el significado de sus valores.   

Muy pronto, María Lulia mostró un gran amor por las cosas del pueblo, por la gente de Los Llanos. Se propuso ayudar a las amigas, a las vecinas, a la gente mayor. Se sentía feliz aquellos días en que buscaba un hueco para acompañar a doña Magdalena Carballo y leerle párrafos de libros, mientras la maestra con los ojos cerrados se llenaba del aroma de las palabras. También escritora y casada con Antonio Gómez Felipe. La Corporación Municipal le otorgó al odontólogo y naturalista por sus méritos el título de Hijo Predilecto y Medalla de Oro y más tarde el nombre de este precioso parque. Un parque tan imaginativo que nos recuerda a Gaudi.  

María Lulia, pertenece a esa especie de mujeres que podríamos calificar como románticas y soñadoras, pero en modo alguno fantasiosa sino con el impulso generoso de colaborar con las personas menos afortunadas, quizás, porque sabía que la vida es lo que se ve en los ojos de la gente. Y tomó  conciencia y se implicó en el mundo vecinal, organizó tertulias con amas de casa, sobre cómo administrar la economía, consejos de moda y belleza e incluso talleres de cocina. Convenció a un grupo de señoras para que realizaran el curso de Animadora Socio-Cultural y llegó a ser la Presidente de la Asociación de Amas de Casa en los Llanos, quizás intentando convertir a las madres de familia tradicionales en un recuerdo.

-La casa era una constante entrada y salida de mujeres del pueblo para sus reuniones, sus gestiones. Todos éramos hijos de todos. Nos criamos entre todos. -Recuerda su hijo Carlos. 




Al llegar la separación matrimonial, la cabeza le dio vueltas y revueltas pero tomó las riendas de su propio destino y siguió el viaje de la vida con sus hijos: Eduardo, Amelia, María José y Carlos. 

Y como era una Madraza se convirtió en un ejemplo de esas madres palmeras, de esas madres poderosas, entregadas que multiplican su amor, su fe, su existencia por su familia, con un gran espíritu de lucha, incluso en los tiempos complicados y difíciles de postguerra, donde la pobreza y la alegría no parecían incompatibles pero había tan pocos medios que era preciso echar mucho, mucho empuje a los proyectos. 

Un día mamá y la abuela -me añade Carlos. -Me prepararon la maleta y me llevaron al muelle para que me subiera al barco. Mamá, casi sujetándome de la mano, me obligó a tomar esa determinación, me obligo a ir a la Universidad de La Laguna, a pesar de que yo quería quedarme en La Palma para echar una mano en la Administración de Lotería que había heredado de la abuela. 

Y en sus momentos de soledad, María Lulia reivindica el derecho de soñar, y sueña con la creación del Colegio Taburiente. Un colegio para niños con habilidades diferentes. Imaginó cómo podía cambiar sus vidas, imaginó otro mundo posible, e incansable imaginó una hermandad humana como cantaba John Lennon. Y tocó y abrió puertas y el sueño se cumplió. Pero le esperaban más sueños, más proyectos, como ser Miembro de la Asociación de vecinos Francisca de Gazmira en la que se realizaron junto con el apoyo del Casino y del Ayuntamiento de Los LLanos y del Cabildo de la isla, numerosos actos culturales. María Lulia llegó a ser también la Vicepresidenta de dicha Asociación. 



De pronto, se supone aún adolescente y sin poderse resistir, hace suyo el deporte por allá por los años 90. Colabora con la escuela de Fútbol Base en el baloncesto femenino y practica tenis con tal entusiasmo que participa en campeonatos en Valencia y Barcelona. Y en esa misma década ingresa en la Asociación de los Amigos de la Música del Valle de Aridane hasta nuestros días. Hoy sigue siendo la Secretaria. 

Y como los azares de la vida son muchos, a comienzos del siglo veintiuno tuvo que hacer un viaje a Tenerife y conoció a la Presidenta Provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer, Esther Tellado, y después de una larga conversación comprendió aquella frase de Camus en “El revés y el derecho”

- No hay amor por la vida sin desesperación por la vida.  

Entonces, se juró para sus adentros que desde ese día trabajaría y trabajaría hasta fundar la Junta insular de la isla de La Palma. Dos años más tarde se hizo realidad. Una asociación que es todo un desafío, un amor que es más que humanitario, un trabajo en el que todas/ os deben hacer sacrificios para cumplir el sueño.

Eficaz, hogareña, conciliadora, amiga de sus amigas y creativa a la hora de plantear la búsqueda de recursos para las actividades, como las cenas benéficas que en equipo con sus compañeras/ os, organizó en el Hotel Sol La Palma de Puerto Naos, en el que causalmente tuve el privilegio de ser invitada para conducir la gala en su novena edición. 

Derrochaba su talento abrumador a diestro y siniestro, tanto que cada mañana al llegar a la oficina hablaba y hablaba de posibles fuentes de financiación, de los futuros proyectos que imaginaba y lo hacía con tal entusiasmo y desasosiego que parecía empujada por una gran marea que avanzaba y avanzaba hacia nosotros, atrayéndonos y cautivándonos sin remedio.  

-¿Pero tú, anoche, no dormiste, Mary Lulia? –Le preguntaban las compañeras. 

Ella las miraba durante un momento, suspiraba y contestaba:

-Es que vengo con unas ideas, con unas ideas maravillosas, maravillosas. 

Ella sabía a dónde iba. Poseía la cualidad de proclamarse líder, imaginaba situaciones imprevisibles, evaluaba rápidamente una situación, encontraba las palabras, daba las indicaciones precisas y conseguía que la obedecieran, quizás porque poseía un don innato para hechizar a los demás y lograr que le hicieran caso o porque su corazón estaba preparado para la difícil aventura de la generosidad. 

Fue la Presidenta de la Junta Insular de La Palma desde el 2002 hasta el 2017 que se jubiló.

Gracias María Lulia.


jueves, 8 de octubre de 2020

Un poema de Louise Glück, Nobel de Literatura 2020

 


 El dilema de Telémaco 


Nunca me decido

sobre qué poner

en la tumba de mis padres. Sé

lo que él quiere: él quiere

amado, lo que ciertamente resulta

muy exacto, sobre todo

si contamos a todas esas

mujeres. Pero

eso dejaría a mi madre

en la intemperie. Ella me dice

que en realidad no le importa

lo más mínimo; ella prefiere

ser descrita

por sus logros. No tendría yo mucho

tacto si les recordara

que uno

no honra a sus muertos

perpetuando sus vanidades, sus

auto-proyecciones.

Mi propio criterio me recomienda

exactitud sin

palabrería; son

mis padres y, en consecuencia,

los visualizo juntos,

a veces me inclino por

marido y mujer, a veces por

fuerzas contrarias.

La poeta estadounidense Louise Glück (Nueva York, 77 años ) ha ganado el premio Nobel de Literatura 2020 por su “inconfundible voz poética, que, con una belleza austera, torna la existencia individual universal”. La neoyorquina sucede a los dos galardonados el año pasado, la polaca Olga Tokarczuk (por 2018, año en el que no se entregó) y el dramaturgo y escritor Peter Handke (2019). Gluck nació en la ciudad de Nueva York y creció en Long Island. Se licenció en 1961 por la George W. Hewlett High School en la ciudad de Hewlett, Nueva York. Posteriormente asistió al Sarah Lawrence College en Yonkers (Estado de Nueva York), y a la Universidad de Columbia. Ganó el Premio Pulitzer de poesía en 1993 por su poemario The Wild Iris (El Iris Salvaje). "Me he convertido en una anciana. / He acogido con agrado la oscuridad / que tanto temía”, escribía en Vita Nova (Pre-Textos, 2015), el mismo sello editorial que publicó, El iris salvaje.

·  La autora está considerada una de las poetas más dotadas de su generación por su “excepcional capacidad para hacer que la experiencia sea asumida como propia por un lector sorprendido ante la intensa percepción de unos poemas que iluminan acontecimientos absolutamente comunes”, como aseguraba el crítico Andrés Ortega en una reseña de Las siete edades (2011).

Los dos últimos años han sido turbulentos en Estocolmo. En 2018, la Academia sueca —envuelta en un escándalo sexual y de filtraciones de los nombres de los premiados que desembocó en la dimisión de varios de sus miembros—, optó por no fallar el galardón y emprender un proceso de reflexión y cambios. El año pasado, la concesión del galardón a Handke, un autor que había estado en muchas quinielas pero que parecía imposible que ganara por su apoyo al líder Serbio Slodoban Milosevic durante la guerra de Yugoslavia, desató de nuevo las tormentas.

·     Todos estos antecedentes hacían pensar a muchos que en 2020 el galardón recaería en una persona de reconocido prestigio y que no suscitara polémica. Aunque en el otoño de 2020 no ha habido ocasión de esparcir rumores o especular sobre quien lo ganará en los pasillos de la Feria de Fráncfort, suspendida por la pandemia, las apuestas, cábalas y rumores no han desaparecido en absoluto. En la casa de apuestas Ladbrokes la escritora Maryse Condé (Guadalupe, 83 años) encabezaba la lista de favoritos seguida muy de cerca por Liudmila Ulítskaya (Rusia, 77 años). Pero han vuelto a fallar.

A día de hoy, se han entregado 113 premios Nobel en esta categoría y once de ellos han ido a parar a manos de escritores en lengua española. De este más de centenar de premios, únicamente 16 han sido para mujeres. La edad media de los ganadores se sitúa en 65 años, siendo Ruyard Kipling el más joven (41 años) y Doris Lessing la mayor (88 años).

Entre los recientes ganadores del Premio Nobel de Literatura se encuentran, además de los dos anteriores citados, Kazuo Ishiguro (2017, Reino Unido), Bob Dylan (2016, Estados Unidos), Svetlana Aleksiévich (2015, Bielorrusia), Patrick Modiano (2014, Francia), Alice Munro (2013, Canadá), Mo Yan (2012, China), Tomas Tranströmer (2011, Suecia) o Mario Vargas Llosa (2010, Perú).

Información y fotografía entresacada de las redes. El país.com

martes, 29 de septiembre de 2020

2 POEMAS DE PINO BETANCOR (1928-2003)


 

De Las dulces viejas cosas

LA FALDA

Esa falda de tela desvaída,
tantas veces lavada, usada, poseída,
se ciñe a mi cintura
tan impalpablemente,

que casi ni la siento resbalar

suavemente, rozando mis caderas.
Y esa blusa gastada
de la que tú te ríes
cuando me la ves puesta,
ofrece su caricia más íntima

a mis senos, ahora no tan altivos,
como ella, no tan nuevos.
Ay, las cosas gastadas
por el tiempo y la vida,
se han hecho tan amigas

de mi cuerpo,
que cuando estoy cansada
nada me reconforta
como su suave tacto,
tan cálido y sereno.

El gran armario guarda
las ropas más preciadas.
Oscuros terciopelos,
suaves sedas de Italia.
Los hermosos vestidos
conque te gusta verme.

Pero ahora estamos solos
en la dulce penumbra
de la tarde que cae.
Perdóname que elija

entre el placer de verme
hermosa ante tus ojos,
esta humilde alegría
de verme como soy.

 

 

 

De Las oscuras violetas

 

PRIMER SUEÑO

Si pudiera volver al primer sueño,
a la primera espuma, al primer hálito,
redescubrir la luz con ojos nuevos,
acariciar la flor con nuevas manos.

La hierba primitiva, siglos verdes,
espacios verdes por mi piel rodando.
Los pájaros de entonces, los de siempre,
con sus alas de luz en lo más alto.

Sentir la sangre golpear de nuevo
en el pequeño pulso acelerado,
y hablar con un lenguaje puro y fresco.
Y reinventar palabras, risas, cantos…

Si pudiera volver al primer sueño,
tú serías de nuevo el primer llanto.

 

SE HA DICHO SOBRE ELLA…

Por el conjunto de su obra poética puede afirmarse con seguridad que Pino Betancor es una de las voces femeninas más importantes de nuestras letras en la segunda mitad del siglo XX, y que, vista en su conjunto y a través del tiempo, su palabra osciló entre sus dos núcleos temáticos más persistentes: el amor y la preocupación social, el contenido romántico y su compromiso y solidaridad con el tiempo que le tocó vivir, facetas sin dudas de un mismo instinto de comunión con todo que fueron hilándose en sus versos con un perfecto manejo de la rima, del ritmo y la cadencia. Alicia Llarena. Prólogo a La Memoria encendida.

La obra de Pino Betancor es el diario de un jardín que, a puerta cerrada en ocasiones y en el primor del cielo abierto en otras, ofreció la viveza de su amor, el candor de su deseo y la pena y la frustración de los años más dolorosos de su existencia. Daniel María. Prólogo a sus Obras completas.


de CONSTELACIÓN DE ESCRITORAS CANARIAS

domingo, 19 de julio de 2020

Los eternos mitos Lilith, venus de la contracepción


Eduardo Sanguinetti, filósofo y poeta.
Por Eduardo Sanguinetti 

Cuando los cabalistas hablan de Adán y Eva, se refieren a dos trinidades. La primera masculina -la eternidad masculina- la clásica trinidad de padre, hijo y espíritu... y la segunda femenina -el eterno femenino- que corresponde a las facultades que la trinidad despliega: providencia, voluntad y destino.
Los eternos mitos de cultura y naturaleza se circunscriben a este sexteto, incluso en las más recientes discusiones: Mujer, paisaje y animal: hijo, padre y espíritu... tres soles y tres lunas después, el destino se tornará fatalidad, la voluntad abulia, la providencia inanidad, en una nueva inversión simbólica cuyo resultado sigue siendo la atribución demoníaca de la mujer: un nuevo seis y un nuevo sexo: Lilith, la otra mujer de Adán, la seductora, devoradora, a quién se le denomina la "la ramera, la falsa, la perversa e incluso la negra".

Los ángeles -en el Libro de Enoc- se hicieron demonios tras bajar a la tierra para gozar con mujeres: la mujer fue no sólo el contagio -el virus patógeno-, sino además la enfermedad -el espíritu maligno- . Lilith, por su parte no fue expulsada del paraíso, sino que, -como recuerda R. Graves- tras abandonar a Adán, huyó hacia el cielo, donde convivió con el diablo, engendrando una estirpe de demonios. Con su cuerpo de serpiente, atestigua los vínculos ancestrales entre la mujer y el demonio. Un sol y tres lunas después, dos trinidades sexuales, dos ternarios, o mejor un ternario duplicado e invertido para desarrollar el celibato de la eternidad.

La apuesta de Lilith demoníaca es por la vida y la muerte, contra la eternidad. Lilith es también la sagrada luchadora de la igualdad y mártir de la contracepción... el impulso de libertad y conciencia de límite.

En plena explosión industrial y demográfica, en la incipiente lucha de la emancipación de la mujer, los autores del siglo XIX se interesaron por la pareja María-Eva. Pero es necesario añadir a Lilith, para completar una nueva trinidad: reproducción sin sexo, sexo y reproducción, sexo sin reproducción. Una trinidad que transfiere la naturaleza de Eva hacia dos imágenes invertidas: la pureza de María (MariaanMariMarianneMirteaMirraMar) y la hibridez de Lilith.

El demonismo es un momento altamente evolucionado del culto a la eternidad. Paradójicamente, el demonismo está más relacionado con una explosión reproductora sin sexos, la imagen invertida de Lilith, en esa eternidad célibe y fértil de María.
Las llamadas venus de la fertilidad, desde Lespugue a Wilddendorf, están más cercanas a Lilith que a María. Lilith es la diosa aziliense de la contracepción, la apuesta por la conciencia frente a la producción.

Cada cultura primitiva, como ha explicado Marvin Harris, basa su supervivencia en un férreo control demográfico, para lo cual debe especialmente regular el número de la población femenina. Ello explicaría ancestrales modos de discriminación. Pero esta razón, ecológica en origen, se traslada en la cultura occidental (hebraico-judeo-greco-cristiana) a un simple principio, a un dogma, legitimado en mitos que han olvidado su origen ecológico. Y cuando existen ya otros medios para atender a esa razón ecológica de control, se continúa recurriendo a innecesarias formas más o menos brutales o sofisticadas de discriminación.

Como ensimismamiento, inversión y desvanecimiento de lo demoníaco, pero también como hiperrealización de lo divino, el demonismo convive con la discriminación de la diferencia y con la superfertilidad. Resulta curioso que la presión demográfica se encuentre también entre las causas fundamentales de las desorbitadas necesidades productivas de los sistemas económicos, y también que, de las diferencias entre las curvas de población de las distintas razas y continentes, resuciten las sospechas y las guerras raciales, como viene ocurriendo en Estados Unidos y Europa.

De poco sirve repartir DIUs a un pueblo cuyos ritos de control han sido desacreditados en nombre de la cultura humanitaria que paradójicamente ha explotado todo control demográfico. Al final, devienen dos problemas conectados: la falta de rentabilidad de un sistema que no permite la regeneración de los recursos por una presión demográfica y la estimulación de esa presión, provocada por el pánico ante los desequilibrios de crecimiento entre las llamadas por los escribas del imperio: las terceras razas (o razas del Mundo Tercero) y las primeras (o razas del Mundo Civilizado).
Lilith es una venus de la contracepción, el testimonio del control demográfico junto a la emancipación. Pero el demonismo no es exactamente el imperio de Lilith, sino su ensimismamiento hasta su aniquilación, su conversión en divinidad, su perversión: Es un celibato ultrareproductor de la eternidad, una reproducción contra los sexos. Aquí se expresa postergando el conflicto, proyectándolo hacia el futuro, delineando la muerte futura que nos salve de la crisis de la eternidad célibe. El demonismo es Lilith invertida, transfigurada en Eva y María, invertida y convertida en culto, en simulacro. La Cicciolina de Jeff Koons, su romance "Made in Heaven", es la culminación de esa confusión, de esa inversión simbólica en la superficie.

(*)Filósofo y poeta.

sábado, 11 de julio de 2020

Un poema de Agustina Ayala Cabrera, (1916 -1984)


Mujeres

Un campo de azucenas nuestro camino,
que compartir ansiamos con otros seres,
y en el pecho una fuente solo de amores,
que a golpe de la herida desborde abierta.

Gota a gota gastarnos, como el perfume,
 aromando las vidas que nos consagren,
cual se gastan los cirios de las ofrendas
silenciosos y ardientes en cada lágrima.

Y al caer de la tarde, con un suspiro
Sublimadas las sales del llanto oculto,
desplegar cual mensaje de un arco-iris
la donación suprema de una sonrisa!

Que es duro, que es difícil… que es imposible
que hay algo en lo más hondo que se resuelve.
No olvidemos lo santo de este destino
Con que Dios nos regala : ¡Somos mujeres!
                                               De pronósticos, Abril 1946



Nació en Arrecife de Lanzarote y murió en Madrid. Estudió Magisterio y completó sus estudios de Filosofía y Letras en Madrid. Fue profesora de Lengua y Gramática del Instituto de San Isidro.
En Arrecife, una vez conseguido el título de maestra, fundó una librería en la calle Canalejas, La Librería de doña Agustina, donde se compraba todo el material escolar para los estudiantes de bachillerato (no había otra)
En Madrid comenzó a escribir poemas y el primero que se publicó fue en el año 1937. Escribió también cuentos cortos que no fueron publicados.
Un poema suyo Canto a los hijos, lo escribió en Arrecife y  se publica en el periódico La Falange el 27 de julio de 1939.
Fue colaboradora de la revista  Mujeres en la Isla en los números   7 y 17, así como en Pronóstico. El año en que muere, 1984 se publica su libro Herida en el costado.
Agustín de la Hoz que fue alumno suyo, escribió sobre Agustina en Lancelot y en el Diario de Las Palmas.

Información: Antología de 100 escritoras Canarias, María del Carmen Reina Jiménez
Foto Portada del Libro, Colección Mercurio (44) 

lunes, 6 de julio de 2020

Adolfo Martín Quesada, una persona polifacética

Adolfo Martín  es maquillador profesional, estudió Truhko Make Up en Madrid. Comenzó con firmas como Yves Saint Laurent y Dior, pero desde entonces ha trabajado para Armani Fragances & Beauty. Durante dieciséis años ha tenido la oportunidad de desarrollar propuestas beauty, de convertir a las mujeres en Afroditas y a los hombres en Adonis, de conocer en Paris a figuras de la moda y la cosmética como Giorgio Armani, de emocionarnos a través de las ondas de la radio o a través de la pantalla de televisión.

Pero además nuestro creador, desde la más tierna infancia, sentía la vida, jugaba delante de un espejo y como un secreto entre el espejo y él, se imaginaba que presentaba programas en la televisión, que retrasmitía las Campanadas de Fin de Año o una gala del Carnaval.

Y así es como yo lo recuerdo, fantasioso, vital. Porque tuve la suerte de ser su profesora de Lengua española e inglesa por allá por los años noventa. Poseía desde la adolescencia, sueños y deseos, habilidades creativas para la música y las relaciones personales, gozaba con el hervor de los sentimientos y tenía sensibilidad al mismo tiempo que esa rebeldía tan necesaria contra las estremecedoras injusticias. Poco a poco comprendió las leyes que gobiernan el universo y, quizás con el apoyo de la familia, perfeccionó su propio arte de vivir, sobre todo de su padre al que evoca con calidez:



-Mi padre es mi columna vertebral, es como los actores secundarios, siempre en una segundo plano pero, en muchas ocasiones, es más importante su labor que la del actor principal. 

Adolfo aprende muy pronto a transitar por territorios públicos, a crecer y a realizar su faceta de comunicador, de comentarista del mundo del corazón en programas de televisión como 'La Marea' de Canal9 presentado por Carlos Castilla. Colabora en un magazine junto a la actriz Isabel Prinz, 'De tarde en tarde' junto a Manuel Artiles en la Tele Canaria y en 'Cerca de ti' con Roberto Herrera.
Años más tarde, entusiasmado con la palabra fue redactor de la revista social Top Canarias del periódico La Provincia y la revista C7 del Canarias7. Y durante cinco años ininterrumpidos concilia lo popular con lo humano, lo ennoblece. Escribe crónica social, reportajes y entrevistas de portada a artistas como Rosa Kraus, Mónica Naranjo, Gloria Estefan, Sergio Dalma, Lolita y un sin fin de profesionales del sector del deporte, la interpretación, el teatro, gente de la cultura.

Y manifiesta:

-Me apasiona la televisión y en ella me siento muy cómodo, tanto que doy lo mejor de mí mismo. Es el mejor medio de emocionar al mayor número de seres. La pantalla es el mundo.

Ahora, Adolfo Martín colabora con Radio Las Palmas en un programa llamado “Estando contigo” Se emite todos los viernes de 21:00 a 22:00 horas en directo. Y al preguntarle si su programa lleva un sello cultural, afirma:

- Todo lo que hago lleva un sueño cultural, me gusta, la consumo y por lo tanto es imprescindible en cualquier programa que presente. Para mí la cultura es cine, teatro, música, literatura; lo es todo.
El pasado viernes, 26 de junio, el presentador y escritor Boris Izaguirre junto con la presentadora del programa Espejo Público Susana Griso y todo el equipo de este espacio televisivo visitaron Gran Canaria para promocionar su imagen de destino seguro, después del fin del Estado de Alarma.  Adolfo lo conoce desde el año 2.000 y aprovecha para hablar con él a través de las ondas. Lo ha entrevistado para la televisión y la  prensa escrita y ha compartido firma de libros, una copa en una fiesta, buen feeling. Me revela:  

- Boris me parece una persona muy inteligente, soy fan de su literatura. Creo que ha sabido explotar su faceta como tertuliano - showman y su personaje ha gustado mucho en la sociedad española.
Y nuestra conversación nos lleva al El Día del Orgullo que se ha conmemorado estos días con el tema: Sororidad y feminismo ¡Mujeres lesbianas, trans y bisexuales en acción! ¡Por las más vulnerables! Y aunque este año,  ha planeado por todos los rincones con una luz más opaca, Adolfo recuerda con serena nostalgia:

Cuando hablo del colectivo LGTBI+ me viene a la memoria las fotografías e imágenes en blanco y negro de aquel 28 de junio de 1969 con los disturbios de Stonewall; ahí fue cuando comenzó una gran lucha por los derechos y libertades de personas, que como yo, sentimos y amamos diferentes que la mayoría. Las mujeres son un tanto invisibles en el colectivo LGTBI+ y deben tener la misma visibilidad y aceptación, que nosotros los gays.

Atento al dolor y a la belleza, manifiesta todo su apoyo a las iniciativas llevadas a cabo en cada territorio, a la lucha por la libertad y la visibilidad, y añade:

-Estoy cansado de las etiquetas de hombre, mujer y si... ¿simplemente somos personas? Creo que la lucha por nuestros derechos sería más global.

Adolfo es un ser romántico admira a Cleopatra, a Meryl Streep y escucha a Beethoven, Pancho Céspedes, Pablo López, Diana Krall tanto los días tristes como los alegres, le gusta la pintura de Frida Kahlo y el trabajo del escultor canario Manolo González, lee a Boris Izaguirre y disfruta con la poesía de Walt Whitman. Ama la Naturaleza y le gustaría vivir en Nueva York y visitar India.

Adolfo Martín Quesada es un ser que indaga en los deseos que laten sin haberse cumplido, un hombre que nos hace partícipe de sus pasiones, exalta el goce de los cuerpos y cree en el amor. Y le gustaría que cuando llegue su invierno morir al lado del hombre que ame. Pero todavía hoy es verano.

Rosario Valcárcel es escritora
Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com


lunes, 22 de junio de 2020

Un poema de Inocencia Aldana Lorenzo (1897-1981)


A Pronósticos

¿Es cierto que te repudian por no tener gran tamaño?
Triste estoy, pobre de mí; ¡Qué pena! ¡Qué desengaño!
A ti periódico niño que aún das tus pasitos mal,
y necesitas los mimos y el sustento maternal
a ti que encantas a muchos con tu juvenil gracejo,
y que tienes ocurrencias que parecen de hombre viejo.

¿Quiénes son los que te niegan con su apoyo el alimento?
Quienes son los que no aplauden tu acertado nacimiento?

Con noble y gran sentimiento, que es aliento de mujer,
mujeres: todas unidas ayudémosle a crecer.
Como a un niño, que en mantillas con cariño lo envolvéis,
cada cual en su fajita, un “Pronóstico” pondréis.

Tú a tu hermano. Tú a tu hijo. Tú a tu novio transmarino.
Les sabrán más las noticias, que una copa de “BON VINO”

¿Puede haber algo mejor, más ameno, más sabroso,
que este semanario chico con sus “plumas” de Coloso?

Hay que evitar el que exclame con sorna algún descreído;
¡Se murió? No era “pa” el mundo, aquel niño tan sabido.



 Inocencia Aldana Lorenzo nació en Teguise (Lanzarote), donde su padre, Agustín Aldana fue secretario de dicho Ayuntamiento. Su interés por la literatura la transmitió a todos sus hijos, pero fue inocencia la que tomó   y demostró más interés a lo largo de su vida.
Desde muy joven comenzó a escribir cuentos y poesías. Colaboró en el semanario  Pronósticos y en Atena, con el seudónimo de Doña Clarines.
La obra, tanto de Inocencia, como la del recordado doctor y filántropo José Molina Orosa, se encuentra en la publicación de Nazario de León y Perdomo Acercamiento poético.
La casa familiar en Arrecife reunía a lo más selecto de la sociedad de entonces; reuniones en las que se recitaban poemas propios o de otros poetas.
Cuando el periódico Pronósticos anunció su próximo cierre, doña Inocencia publicó en primera página un poema donde reivindicaba y exigía su continuidad, poema que siguió firmando bajo el seudónimo de Doña Clarines.


Información: Antología de 100 escritoras Canarias, María del Carmen Reina Jiménez 
Foto de las redes sociales, Inocencia Aldana

miércoles, 3 de junio de 2020

La casa de Madera, poemario de Kiuder Yero Torres




TODA SOLEDAD
Es cómplice
Hiere hasta secar la última palabra.
Nos quedan manchas
la casa de madera es un imperio
en los mitos de la noche.
La vida es frágil como una daga.
Puedo olvidar cada golpe  cada rostro
las razones todas.

En los parques sopla una brizna de sed
                                   Arde algún verso.
Hoy no llego al mar
vivo una cárcel de palabra.
Toco el sol de la madera por salvar
los árboles ayunan
y es inútil otra máscara
                                   otra ciudad.

El libro La Casa de Madera nos conduce al paraje poético de la soledad, del hombre y del silencio, de las noches y la incertidumbre. De la figura humana rendido ante la naturaleza y el tiempo.

Una poesía que navega entre imágenes, simbolismos y metáforas y no solo se limita a transferir información, sino que se vale de ellas para explicar los procesos del pensamiento siempre con un lenguaje imaginario, pero teniendo presente la memoria, quizás porque quiere ofrecernos la verdad de la vida.

El poemario La Casa de Madera, parte de la experiencia de lo cotidiano, de las relaciones del ser humano para difundir lo inenarrable. El texto está dividido en dos apartados: El Hombre Solo y Puertas al Viento.  


El escritor y profesor, cubano Roberto Manzano, prologuista del libro afirma que Kiuder nos ofrece una lírica que entra y sale del mundo físico de sus textos, de la trabazón del verbo, en medio del forcejeo del alma, que busca los ejes del silencio, la estría viva del sonido.

MÁSCARAS
Necesito vuelvas a mirarme
Y descubras nuevas cicatrices.
La verdad puede lanzarme con furia
Contra el muro donde reposan las máscaras.

Necesito robes mis manos
Y cruces esta calle
Que olvidó la eternidad.

PUENTES
Mi vida es un puente vencido
Por la necesidad de cruzar.                 
La Casa de Madera, Kiuder Yero Torres

Kiuder, nos muestra en La Casa de Madera su intuición para hacer una reflexión sobre el sentido poético, desde la duda y la intimidad con la capacidad de impulsar un espacio interno y profundo. 


Kiuder Yero Torres nació en Santiago de Cuba, es poeta y promotor cultural. Autor de varios libros publicados por Ediciones La Luz, Ediciones Holguín y Ediciones Bayamo y Ediciones Bayamo. Ha colaborado con varias publicaciones periódicas y antologías cubanas y del extranjero. Ha obtenido varios premios literarios en Cuba y el extranjero. 

Organiza Kiuder Yero Torres, junto a su esposa Yuricel Moreno Zaldívar el evento poético de las Romerías de Mayo, evento conocido internacionalmente como Encuentro de Poetas en Cuba “La isla en versos” en la que Luis y yo tuvimos la suerte de participar en la Sexta Edición.


Rosario Valcárcel es escritora.
Blog-rosario valcarcel.blogspot.com



lunes, 25 de mayo de 2020

Alberto R Valcárcel, un palmero en Holanda. Con vídeo

Compositor y obra: Claude Debussy -Clair de Lune
Guitarrista: Alberto Rodríguez Valcárcel



Con frecuencia tenemos la sensación de que la casualidad o la causalidad diseña nuestro destino, que todo va más allá de la sincronicidad, que nada ocurre por azar o que simplemente el mundo es un secreto por descubrir.

-Quería empezar a tocar el piano- me confesó Alberto Rodríguez Valcárcel-, pero no quedaban plazas en la Escuela Insular de Música de La Palma, por lo que acabé en guitarra.

Lo cierto es que desde niño escuchó a su padre José Alberto Rodríguez Camacho, tocar la guitarra en su casa, en conciertos en la isla de La Palma y fuera de ella. Interpretaba desde el Barroco a la música Latinoamericana del siglo XX. Amaba con todo su corazón a compositores como Bellinati y el argentino E. Martín. Autores que inspiraron y representaron para el joven Alberto la opor­tunidad de disfrutar las quimeras de la adolescencia, tanto que se pregunta:

-¿Qué habría sido de mí sin esos sentimientos que han crecido conmigo y, que nunca me han abandonado? ¿Qué habría sido de mí sin la magia ni la influencia directa que me legó mi padre?


¿Acaso aquella melodía me enviaba señales? Sabemos que la música es un misterio, pero un día, poco a poco se empiezan a unir las piezas del rompecabezas y, la guitarra le permitió exteriorizar sus emociones en esa etapa de timidez, inseguridades y miedos por la que pasamos en nuestra infancia. Y comienza sus estudios musicales en la Escuela Insular con Alfonso Ortiz de Guinea Pereda. Más tarde se matricula en una ingeniería (hoy, no sería capaz de imaginar su vida en ese campo), e hizo la prueba de acceso al Conservatorio de Gran Canaria.

Logra entrar en el Conservatorio y estudia durante cuatro años el Grado Superior. De pronto gana una beca de excelencia, a través de la Fundación Mapfre Guanarteme, para sus estudios de Postgrado en la universidad de Fontys en Tilburg, Holanda con los maestros Marlon Titre y Johan Fostier. Ese hecho le cambió el enfoque que daba al arte. Se sintió como si hubiese ascendido al estadio más alto de su vida. Lo transportó a un mundo desconocido, a un mundo totalmente nuevo en el que ha recibido clases de maestros de la talla de David Martínez Joaquín Clerch, Iliana Matos o Leo Brower entre otros. A un lugar en el que trabaja y vive desde hace cuatro años, y desde dónde, a través de conversaciones telefónicas, me confiesa:

-La beca de Mapfre para estudios de Postgrado fue un rayo de luz caído del cielo para todos nosotros. Aún no me creo que haya sido posible. 
 
El pasado agosto viajó a Granada con su madre, Nieves Valcárcel Carmona y su tío Josito Cabrera. Y que mejor lugar para comprar una guitarra de la que se dice que su origen es árabe. Una escapada para visitar el taller del Maestro Paco Santiago, el regalo que le dejó su padre y, por supuesto su madre. Una escapada para disfrutar del paisaje del poeta García Lorca, de los rincones de luz entre los entramados de geranios, un viaje para seguir creyendo en los sueños. Toma la guitarra, realiza acordes, punteos, rasgueo y, después en silencio se abraza a ella, la hace suya y le asaltan tantos recuerdos, tantos agradecimientos.

- Al llegar a los Países Bajos, comprobé que el país ha hecho una “compra” de talentos. En la mayoría de los grandes conservatorios, los maestros/as son extranjeros, pues Holanda hace una gran inversión en cultura, concediendo sueldos dignos y flexibilidad horaria a los profesores. Les permite compaginar actividad lectiva con la de intérpretes, algo que por las leyes de competencia españolas es imposible de concebir.

Y amplia:

-En España, los programas de postgrado existen, pero son escasos, y no todos los que se imparten dan una titulación válida y una formación completa y, a veces, parecen cursos de larga duración más que Masters en sí. Además de lo excesivamente costoso con respecto a países como Alemania, Holanda o Bélgica. Por lo que nos fuerza a muchos de nosotros a continuar nuestra formación en el extranjero, lo cual es una experiencia increíble y apasionante una vez vivida, pero para muchos es algo que no nos podemos permitir.

No obstante, el futuro de un guitarrista no es fácil en una España de desconcierto y de oscilaciones ideológicas y culturales. Los guitarristas deben afinar en la elección del repertorio y en la habilidad para tocar la selección con convicción.

Y en ese camino, Alberto transmite belleza, crea una sensación de cercanía con el público. Busca alternativas fuera de su instrumento, se acerca a otro repertorio (de momento pianístico), tanto para conocerlo, como para mostrar las capacidades de su propio instrumento a la hora de interpretar obras de Chopín, Debussy o Albeniz... mediante arreglos propios o de otros guitarristas.

Y le pide al Universo sabiduria para lograr la melodía a través de cromatismos y armónicos, le pide  ejecutar su música con tal expresividad que emocione al público.Y con esa responsabilidad no deja de inspirarse en dos grandes del piano, como Kissin o Trifonov que, además de su virtuosismo, exponen una musicalidad y un fraseo que escapa a la comprensión humana.

Alberto R. Valcárcel, humano y sencillo, riguroso en su trabajo y sensible, le pide al Universo que no dé más sorpresas, con eso se conforma.

Rosario Valcárcel es escritora

 Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

domingo, 24 de mayo de 2020

El canario Fernando Delgado gana el Premio de Crítica Literaria en Poesía


El escritor Fernando Delgado. 

El escritor logra este galardón por "sus elaborados y poderosos versos, con un ritmo grandioso" en su libro 'La mar desnuda'

El escritor canario Fernando Delgado se ha hecho con el prestigioso Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2020 en la modalidad de Poesía por su libro La mar desnuda. Le acompañan como galardonados los escritores Isabel Burdiel, Elisa Ferrer y los hermanos Josep Lluís y Rodolf Sirera en las modalidades de Ensayo y Crítica, Poesía, Narrativa y Literatura Dramática, respectivamente. El jurado de Poesía destacó la "notable calidad" de los siete poemarios candidatos en esta edición y recordó al poeta valenciano recientemente fallecido Alfonso López Gradolí y a todos los escritores desaparecidos a lo largo del último año.
Fernando Delgado, habitual colaborador de los diarios del grupo Prensa Ibérica, al que pertenecen LA PROVINCIA/DIARIO DE LAS PALMAS, ha sido galardonado por un libro cuya temática contiene amplias resonancias canarias.
El premio de 2020 en esta modalidad ha recaído en el conocido autor tinerfeño, aunque el jurado también ha valorado las propuestas Llegar a casa de José Iniesta y El dueño del fracaso de Ramón Bascuñana. La mar desnuda, según el jurado, representa "la madurez de un escritor muy completo y diverso a la vez, y que en este caso nos muestra toda su destreza y maestría a través de unos elaborados y poderosos versos, con un ritmo grandioso y una sonora musicalidad". "El poeta ha sabido aunar en este libro la máxima exigencia en la experimentación con el absoluto rigor y la contención expresiva", han añadido.
La entrega de los galardones se realizará, como es habitual, el último sábado de septiembre, siempre y cuando las condiciones sanitarias generadas por la Covid-19 lo permitan. Los Premios están organizados por la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios (Clave) y son auspiciados y están patrocinados por el Ayuntamiento de Rocafort, con el apoyo de la Generalitat.
Mientras, el Premio 2020 de Literatura Dramática ha recaído en la obra de los hermanos Sirera, Dinamarca, una novela editada por Bromera en 2019.