miércoles, 7 de diciembre de 2022

Por la isla que dibujé, la ópera prima de Olga J. Cabrera Negrín


Olga J Cabrera Negrín, es una poeta de vocación tardía. Una mujer que al jubilarse sintió la necesidad de darle un nuevo sentido a su vida. Se inscribe en un curso en la Universidad y experimenta con la fotografía, con la guitarra, con la lectura, hasta que un día el poeta, narrador y psicoanalista Juan Francisco González Díaz le invita a un evento poético y descubre el poema como comunicación estética, se refugia en él  y se incorpora al taller literario Espejo de Paciencia que dirige dicho poeta y psicoanalista. Comienza a escribir, a indagar en el misterio de la memoria y de los sueños para acceder a su pasado, desvelar los recuerdos como si fueran paisajes, fuentes de sentimientos, reflejo de emociones. Y nos presenta su ópera prima: Por la isla que dibujé



Un poemario dividido en dos partes: El camino y Párpados de mi voz. 

En  El Camino, la poeta se hace niña y dibuja con gran capacidad de captación los sueños, el paisaje insular, un paisaje de meditación y calma. Toda una invocación al origen, a los recuerdos, al pasado, que vuelca en la naturaleza y se manifiesta en forma de: pájaros, luna, lluvia, mariposas. Celebra el entorno idílico del mar con sabores salados y cálidos. Escuchamos los charcos, el respirar de los peces, los árboles y las estrellas. Nos enseña a entender su infancia con una poesía emotiva y símbolos infantiles como el verso el Caballo de madera en el poema Brindis:

Entre cayados de riachuelos / mis pies muerden los peces rojos. /Estrellas se lavan en el reflejo de la luna, / juegan con las ranas del estanque / y los árboles se cubren con tupidas flores. /A mi lado, bajo las ramas, un conejo / busca su madriguera. / Escondidos, / aguardamos /que amaine el temporal. Del poema No sé dónde buscar.

Capta bien la atmósfera del tiempo, el tiempo por el que pasamos, el dolor, la soledad, la esperanza; sentimiento dominante en la vida de los humanos y de tantos otros motivos de las circunstancias de las personas, como en el poema Mesa apartada (A un cuadro de Hopper) que, al fin de cuentas son el eje de este poemario.


Bajo el sombrero, los sentimientos peinan tirabuzones, / en su abrigo de paño se apretuja el desamor. / En una apartada mesa se sienta a tomar café, / lágrimas mojan su falda, el corazón gotea. / Con la taza en las manos baja su mirada, añoranzas bebe. / No controla la canción del viento, en notas de sollozos se aleja. / Peldaños de hojalata visten su hogar, recuerdos traen los jilgueros. / En ramas de pájaros disecados los olvidos caminan. / Iluminan proyectos las estrellas, que balancean la cuerda de su escritorio. / En la calle la pared cuenta, / a la vuelta de la esquina. /Lentamente/ comienza / a caminar…

Junto a esa razón central de los recuerdos de la infancia, Olga J Cabrera, es una mujer enamorada de la vida, que  echa una mirada al mundo de los afectos, la cotidianidad, los apegos, el amor, y los convierte en versos libres. En los que las palabras evocan  símbolos, metáforas, paralelismos. Se refugia en ellos como si fuese una membrana protectora, una segunda piel que la puede alejar de la incomunicación, el sufrimiento, la soledad. La lucha contra el tiempo. El deseo de afirmación frente a los abismos.  


En el poema Huesos, la poeta nos presenta con un vocabulario entrañable la metáfora al ocaso, dedicado a su abuela. Nos imbuye en un pasado rural, en el deseo de apresar el tiempo que huye  Escuchemos la voz de la poeta:

Con alpargatas de negrura, sortea las piedras. / El viento balancea su traje de aire, besa la tierra. / Busca yerba y en el delantal guarda guiños / para dar de comer a la vaca,

con las gallinas se acuesta en sábanas soleadas. / Por la ventana entra la claridad,

enciende lumbre para que sus hijos sorban el café. / Le gusta extasiarse en el crepitar de las llamas, / secretos se dibujan en las imágenes de pabilo largo.

 

En la segunda parte, Párpados de mi voz.

 Olga J Cabrera, se convierte en mujer y el leitmotiv de sus poemas son las relaciones presididas por el amor y el deseo. La soledad y la incomunicación, el vacío. Nos ofrece un mundo de sombras y luces, de una memoria que vive el propio desorden de la desmemoria, en el aturdimiento de sus recuerdos. 

Y ella no recuerda no recuerda qué es el amanecer. / Sumergidos, / llenan sus miradas, / mariposas revolotean bajo la falda. / Trepan por las ramas, voluntades enredan, / con zapatillas de tela transitan caminos gastados. / Exhaustos de amasar historias de azúcar / emborronan la escena, cuando las horas cantan redobles /las sombras /despintan las paredes blancas. /En la claridad de la luna los silencios se abrazan, / lejos del país del hojaldre / las cerraduras se vuelven invisibles.

Hay un cultivo de las emociones, de cierta ingenuidad, a través de los deseos que cobran vida, que conviven con la entrega como reflejo de nuestro mundo y de nuestra capacidad de vivirlo, como en el Poema Hojas de acacias:

Ansiosas las bocas se encuentran/ de la forma que te gusta que nos besamos, / nos amamos,/

Para la poeta, la noche y los sueños son testigos de los latidos de la vida, de los apetitos, a sabiendas de que todo amor es, en definitiva, pérdida, dolor en el placer, deseo imposible de querer volver a su infancia, quizás porque sabe que no hay reino sin infancia.

Olga J Cabrera cargada de ese mundo de recuerdos, medita, sueña, escribe y deja constancia en La isla que dibujé, lo mucho que le concierne el ser humano.

 

Rosario Valcárcel, poeta, narradora

           Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com 

 

 

 

 

lunes, 28 de noviembre de 2022

Taller literario “Espejo de Paciencia. Juan Francisco González Díaz


Dice el cubano,  Reiniel Pérez, Premio Loewe 2022
“La poesía es un grito, callamos para escribirla”.

Conocimos a Juan Francisco González Díaz bastante tiempo antes de la creación del Taller Espejo de Paciencia. Luis y yo lo encontramos una mañana en una reunión informativa para escritores, convocada por la antigua Asociación Canaria de Escritores (ACAE), en la que León Barreto, en aquel momento, era el Presidente. Él se acercó a nosotros y se presentó con esa particular forma de hablar que tienen los cubanos. Y como si nuestro encuentro hubiese sido un augurio del destino, pronto nos hicimos amigos. 

Dos años más tarde, el 28 de enero del 2010, Juan Francisco y Elva Ramírez Brandon, fundan en Las Palmas de Gran Canaria El Centro Canario Estudios Caribeños -El Atlántico-, asociación cultural sin ánimo de lucro radicada en Las Palmas de Gran Canaria, tiene como objetivos propiciar el conocimiento y promoción de las culturas americanas y de los vínculos y entresijos entre América y Canarias. Realizan los Estatutos junto con personas relacionadas con la cultura.

Y crean un Taller Literario en recuerdo a la fecha de nacimiento de José Martí, uno de los grandes escritores cubanos, hijo de valenciano y canaria. Apellidaron al Taller Espejo de Paciencia como reconocimiento a la obra literaria escrita por otro canario Silvestre de Balboa, en 1608.

 


El Taller mantiene su trabajo de escritura creativa hasta principios del 2018 y después de un descanso, regresa a nuestra tierra y reinicia sus actividades a mediados del 2021, con su fundador el coordinador Juan Francisco González Díaz. Hombre polifacético, autor de poemarios, narrador y editor con varios libros publicados, tanto en Cuba, España como en EEUU.

El sello editorial cuadernos La Gueldera, del Centro Canario Estudios Caribeños –El Atlántico- editó trece libros de poesía, uno de narrativa y otro de arte.Y yo tuve la suerte de prologar el poemario de Juan Francisco Una mujer es. Poemas, versos cargados de símbolos, de sentimientos que colman, salvan, abrasan, desvelan misterios. Secretos en donde el sujeto poético convoca con frecuencia la imagen femenina, una imagen que se va perfilando a lo largo de la obra.

 Dijo León Felipe que los poetas no tienen biografía sino destino. No sé si será cierto, pero lo que sí sé, es que gracias a la causalidad y a la publicidad de nuestro presunto apogeo, Juan Francisco se establece en nuestra isla y promueve y gestiona el proceso de aprendizaje de la poesía, de las lecturas que, él vive como refugio, escape placer.

 A través de estos años el Taller Espejo de Paciencia realiza numerosas actividades como el homenaje al 14 de febrero, día del amor. En ese momento crearon el certamen Poesía Canaria 2013. Junto con el Centro Canario Estudios Caribeños –El Atlántico-, en colaboración con la Nueva Asociación Canaria para la Edición, NACE y el Área Cultural Diego Casimiro. Adjudicándole al erotismo un papel relevante. Aquel día entregaron como premio un galardón, una pequeña escultura al primer premio. Un precioso eros realizado en cerámica, por una gran mujer, la pintora-escultora Elva Ramírez Brandón.

 Y con motivo de primer festival Atlántico de poesía De Canarias al mundo, Juan Francisco y el curador de arte Diego Casimiro, organizan un homenaje al poeta, pintor y donaron a la Casa Museo León y Castillo de Telde dos retratos del cubano José Martí y del filipino José Rizal realizados por la pintora Isabel Echevarría. Ese día, Juan Francisco, leyó el poema de José Martí titulado Yugo y estrella, y la también narradora y poeta Rosario Valcárcel leyó “Mi último adiós” de José Rizal.

Presenta González Díaz un Homenaje a Néstor, Poemas al Mar, otro proyecto del curador mencionado anteriormente, esta vez en el marco del Segundo Festival Atlántico de Poesía Las Palmas de Gran Canaria, de “Canarias al mundo” Una muestra extraordinaria de paisajes creados por 36 artistas. La interpretación de una realidad precisa, fantástica y simbolista, trabajadas en diferentes medios de expresión, con técnicas mixtas: acrílico, óleo, collage. Hubo algunos proyectos más, como el que tuvo lugar en La Casa de Colón. El Segundo Festival Internacional de Poesía, Grito de mujer  en contra de la violencia. Participaron 23 poetas y 26 pintoras.

Decía Marguerite Yourcenar lo mejor para las turbulencias del espíritu es aprender. Y en el taller Espejo de Paciencia aprendes la construcción de conocimiento compartido, el diálogo de saberes, la interacción y creación colectiva entre lectores inquietos, poetas o amateur. Aprendes poesía clásica, poesía del corazón, poesía universal y sobre todo el Taller aspira a crear grupos de lectores. No en vano la lectura es una de las conquistas que hay que alcanzar..

En el taller el grupo experimenta una experiencia colectiva, experimenta lo que es jugar con el lenguaje, a perfeccionar esos poemas que todos hemos escritos en nuestra adolescencia, a expresarnos a través de la palabra que puede ser un sentimiento o un estado que percibes con total libertad. Pretende el taller que entre todos aprendamos a distinguir lo superfluo de lo esencial, a construir imágenes sobre la base de cuantas sugerencias aporte el grupo. Entonces sentimos que nuestra mente se vuelve poesía, verso, estrofa, rima.

Los Talleres Dulce María de Loynaz y Espejo de Paciencia propician encuentros presenciales con autores, ampliando el conocimiento de las letras españolas y latinoamericanas. Recuerdo que fui invitada compartir reflexiones y preguntas con grupo de gente interesada en escucharme. Me encantó escucharles.

Ahora, le voy a dejar paso a José Manuel “El patilla”  Porque no podemos olvidar que a lo largo de la historia poesía y música han sido dos artes que han confluido, en una o en otra dirección – a veces se le pone música a un poema y otras se inventa una letra para una melodía- Siempre celebrando la literatura.

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

 


martes, 22 de noviembre de 2022

CUERPO DE AUSENCIAS, Carmen Paloma Martínez

 

CUERPO DE AUSENCIAS, Carmen Paloma Martínez

             Los zapatos nuevos / De mi hermana quedaron sin estrenar/ Eran los zapatos para una niña muerta…/ Desde entonces –sin saberlo- / Me acompaña la más terrible soledad.                                                                                                                                                 

Al leer estos versos de Carmen Paloma me he sentido embargada por la belleza de los recuerdos, de la memoria como fuente de sentimiento que regresa y desprende soledad. Por esa soledad que la mayoría de nosotros consideramos el mayor enemigo de los seres humanos, y para evitar ese horror lo silenciamos, lo eliminamos como algo desagradable y absurdo.


Pero la poeta ni lo silencia, ni lo oculta, por el contrario ha querido dar voz a una mujer, quizás su madre, representando a tantas y tantas mujeres de aquella época, y para ello derrumba sus  muros interiores, el corazón árido. Se separa del resto del mundo, entra en su cuerpo y plasma e interioriza la soledad y la impotencia desde esta metáfora que titula Cuerpo de Ausencias. Un poemario donde afloran poemas de argumentos personales y originales en cuanto a ritmo, musicalidad y profundidad.


Estoy tan sola / que puedo olfatear la noche/ Pulsar/ sus erizadas y azules crestas / Desplomarme en su infinidad/  Los goznes del portón callan/  Los grillos han enmudecido / Y –la nausea- nuevamente /Al abrir los ojos cada mañana.

Frente al intimismo de un yo que se desvela en confidencias en los poemas iníciales, dando paso a la nostalgia, a una vida de errancias repleta de maletas que van y vienen.

Mi infancia / Era esa caja de metal debajo de la cama familiar / Allí donde dormía mi única muñeca  mi tesoro/  También hogar de inmundas cucarachas. / La pobreza de la post guerra /Granizo de los huesos/ Mis piernecitas como hilos y cuatro aceitunas de cena / La Escualidez… 



Podría decirse que Carmen Paloma Martínez, es una poeta de la experiencia por lo que se aleja del confesionalismo romántico para aproximarse al supuesto, a esa poesía que podríamos encuadrar en la poesía de la vida, por cuanto es un muestrario de situaciones asumidas, soñadas, exploradas o ficcionadas. Nos presenta un personaje que padece episodios de carga a su malherido cuerpo, hecho añicos, roturas, heridas internas, cicatrices avaladas por la poeta, ordenando y desordenando la palabra en constante búsqueda, con la consciencia de quien lo escribe ha de padecer nuevas soledades.

La casa permanece oscura, es la casa que te envuelve como si hurgara en tus entrañas. Sombra entre las sombras, solo queda asumir lo deshabitado, el vacío. La imagen de todo lo que es oscuro en nuestro interior. El crucifijo de la adolescencia. La memoria que se desangra. Y nadie desea mirarse al espejo que nos devuelve nostalgia, infelicidad, laceraciones de viejas heridas. Sueños coagulados. La herida de nacer y su propio grito. Las palabras mutiladas.


A veces/ hubiera querido que me abortaran la cabeza / -solo la cabeza - / y dejaran vivo mi cuerpo  -solo el cuerpo

Un escritor es la consecuencia de muchas voces, de muchas almas, dice León Barreto. Y en Carmen Paloma se escuchan cuando nos habla de vértigos y de simas, de la fugacidad del tiempo y del abandono de los dioses, de los precipicios y el cansancio, de las almas obstinadas y del combate mortal de las palabras, de los hechizos sensuales, de los corazones que dejan de latir.

Natural de Madrid, ha vivido en Andalucía y otras ciudades españolas. Residió en La Habana durante catorce años Y fue tan decisiva esa estancia en la isla que desde hace unos años prepara un libro titulado Cuentos de La Habana, una recopilación en forma de experiencias personales vividas durante su estancia en Cuba.


 Por aquí desfilan los clásicos, desde César Vallejo a Virginia Woolf, Alejandra Pizarnik, Emily Dickinson, Rimbaud, Quevedo, Heráclito de Éfeso o Ida Vitale. Los tránsitos de la vida, que a veces hay que sorber deprisa, y en otras ocasiones se transforman en etapas de sigilos y olvidos. Y de preguntas como las que nos hace Murakami:

- ¿Quién diablos puede distinguir el mar de lo que se refleja? ¿Puedes tú distinguir entre la lluvia que cae y la soledad?

            Solo o puede decir que en Cuerpo de Ausencias hay Literatura.

 


Rosario Valcárcel, poeta y narradora

Blog-rosariovalcarcel.-blogspot.com

domingo, 6 de noviembre de 2022

MATICES, más allá del lenguaje

 

Cuando conozca su alma pintaré sus ojos.

 Modigliani

Matices más allá del lenguaje, es el título de la nueva exposición de la pintora Luz Sosa. Una pintora que aunque reconoce que los retratos no son el camino más sencillo, dentro de la pintura, los trabaja con frecuencia con un objetivo claro y definido: pintar los rostros como principio espiritual.

 Su leit motiv y casi su obsesión es llegar hasta lo más profundo, a la revelación de los personajes, por eso a través de los rasgos faciales, se centra en los ojos, en la mirada de los protagonistas. Luz se conecta en la imagen que se proyecta en la retina y la zona de su cerebro donde se procesa la información con la intención de encontrar el alma, raptar ese lugar donde la palabra no llega. Y me confiesa: esa parte del ser humano me fascina.



En sus retratos intenta ir más allá de la piel. Vivir el rostro del retrato, sentir la belleza que está en la estética, en la armonía, en los colores. Luz, lo vive no solo como un lugar físico, sino como un lugar psíquico que articula repleto de esas emociones que acompañan al ser humano en su recorrido vital, y que quizás el retratado no quiere mostrar. Y me manifiesta:

-        Intento contar esas pequeñas historias que hemos guardado celosamente desde nuestra infancia: los miedos, el egoísmo, las carencias, las necesidades afectivas, la ira, los celos, la soledad, el yo recóndito. La alegría. Esas historias que están dentro de nosotros, pero que no se materializan. Intento contar y plantear preguntas. Preguntas realizadas con imágenes.

 Nos presenta doce lienzos en pequeños y medianos formatos, retratos de mujeres y algún hombre. Ejecutados en óleo, técnica con la que la artista se siente muy a gusto porque es un tipo de pintura que le permite trabajar con pinceladas rápidas, ágiles y espontáneas. Definir la situación del personaje, sentir la energía de la creatividad, abandonarse a la corriente que discurre ante sus ojos. Crear y cultivar la belleza. ¿Pero en qué consiste esa belleza? En la belleza estética, la belleza del gesto y de las ideas que igual que en la vida muestra sus latidos  y autenticidad.



 Dos notas curiosas debo decir que las obras las podemos ver organizados en parejas, en un juego de encuentros y de fulguraciones. Solo una de las imágenes de la colección pertenece a su entorno familiar, el resto es obra totalmente anónima.

Reconoce que tiene especial predilección por el color, por los colores vivos e intensos, pero a la vez delicados. Hoy, en una búsqueda más ha cambiado la paleta y nos sorprende con 5 cuadros a tinta china sobre papel con un toque de color en donde surge la espontaneidad. Surge esta obra en carboncillo, fresca y espontánea, Surge igual que en una ceremonia en blanco y negro, a través de la experimentación, elaboración, fotografía. Surgen rostros de los bocetos ya trabajados acompañados de luces y sombras.  

Los primeros pasos de Luz Sosa en el mundo del arte fue a los trece años con la fotografía que le llevó directamente a la Publicidad creativa y al diseño gráfico. Autodidacta, observadora y amante del claro oscuro, aprendió a plasmar en colores con pinceladas de los pintores internacionales: Salazar e Isabel Echevarría. Más tarde encontró en la pintura el camino de indagación de las más básicas emociones, motivo principal de su trabajo artístico y afirma: Lo que más me preocupa es que quien vea mis obras, sienta emociones.

Ha realizado exposiciones individuales y colectivas en diferentes galerías de Gran Canaria como el CICCA, espacio digital, Club Prensa Canarias, Ermita de San Pedro Mártir y el Teatro Municipal Juan Ramón Jiménez. Ha mostrado sus trabajos en Palma, Valencia, Polonia y Nueva York. Ha obtenido Premios de pintura rápida en Mar de Velas y Mesa y López.   

 La Exposición Matices más allá del lenguaje podemos visitarla en Casas Consistoriales, Plaza de San Juan, 2. Telde. Gran Canaria

miércoles, 19 de octubre de 2022

El Ayuntamiento de Los Llanos presenta el libro 'Territorios íntimos. Las profundidades del placer' de Rosario Valcárcel


 EL APURÓN -   Rosario Valcárcel.

    

    El Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane a través de la concejal de Igualdad, Elena Pais, ha confirmado que este viernes 21 de octubre, a partir de las 18.30 en el Parque Antonio Gómez Felipe, será la presentación del último libro de la escritora Rosario Valcárcel.

 Desde la concejalía de Igualdad explican que este evento contará con la participación de Elena Pais, con Susana Díaz Luis, los editores de la obra a través de Abra Canarias Cultural, Juan Calero y Héctor J. Rodríguez Riverol, y doce poetas de la isla, incluida la autora, cuyos textos figuran en el citado libro.

 Por su parte, Valcárcel ha señalado que esta obra habla de que lo erótico forma parte de la moda, del cine, de la política, de la vida social, de la cotidianidad, y señala que “frente al patriarcado hemos ganado libertad y autonomía”. 

La autora hace un recorrido por el territorio que las mujeres tenían prohibido, transita por el bien y el mal, por la culpabilidad y los tabúes, recorre desde la fantasía y los rituales sexuales al orgasmo, la masturbación femenina, el adulterio, el voyerismo, el amor homoerótico, el lesbianismo, la zoofilia, “ así como por la sociedad represiva del franquismo y la religión concebían el sexo como pecado y la mujer como agente de la tentación, algo que afortunadamente ya ha cambiado”. Por último, desde el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane se invita a todas las personas que lo deseen a participar en esta presentación, cuya entrada será libre hasta completar aforo.


Nota entresacada del periódico, elapuron.com


sábado, 17 de septiembre de 2022

Y de repente un viaje

            El 15 de septiembre, se presentó. Y de repente un viaje, obra pictórica de Pedro Raidel en La Casa Massieu, Tazacorte, La Palma.

                              No habla, pero en sus ojos anida toda una conversación” (Henry Wadsworh)

Me gusta escribir sobre escritores y pintores quizás porque, cuando escribo sobre ellos, siento que escribo sobre mí misma. No conocía a Pedro Raidel ni su obra. Me lo presentó un amigo común, y al conocer que era un artista plástico y que su nueva exposición estaba inspirada en la obra de José Saramago El viaje del elefante, despertó mi curiosidad, realzó la solemnidad de la ocasión, me envolvió en recuerdos:

En la magnífica conferencia que pude escuchar de José Saramago en Lanzarote, en aquella película de mi más tierna infancia, titulada La Senda de los Elefantes, en el que el sonido produce imágenes más allá de las que aparecen en la pantalla. 0 en aquellos días que debajo de la carpa del Circo Price, era incapaz de apartar los ojos de aquellos enormes paquidermos que me miraban fijamente. 

Me sedujo la idea de dejarme llevar por el diálogo de dos artistas, dos obras: la novela de Saramago y la obra plástica de Raidel.


La novela de Saramago, El viaje del elefante, narra como Juan II, rey de Portugal obsequia a su primo el archiduque Maximiliano III de Austria un elefante asiático. Describe el viaje de un elefante por ciudades europeas desde los ojos de los personajes de la época, siglo XVI. Un elefante grande, enorme, barrigudo, con una voz capaz de asustar a los menos timoratos y una trompa como no la tiene ningún otro animal de la creación. Asegura el escritor que es una metáfora humana, que aunque esté protagonizado por un animal justifica el libro.

En esta muestra pictórica titulada Y de repente un viaje, Raidel, recrea el espíritu del libro, El viaje del elefante, el diálogo y la comunión entre la palabra y la representación plástica de dos artistas que se intercambian pensamientos, reflexiones de este universo, en donde de alguna forma casi todos somos náufragos y supervivientes.  

Y nos presenta en grandes y pequeños formatos la abstracción y la figuración, centrada en el personaje central, Salomón. Dibujos parados en el tiempo, testimonio realizados con gran detallismo, suaves, dóciles. Retratos que parece que retumban, gritan, nos estremecen. Un momento de delicia visual. Realizados con una técnica minuciosa, con lápiz, carboncillo, acrílicos, dibujos, collage o collagraph, donde la luz y la sombra quizás semejan el bien y el mal.

Bellas composiciones, sobre tabla lienzo o papel, casi carente de color: ocres, azules cobalto, rojos, grises, verdes oscuros y casi negros. Colores que han estado destinados a las esperanzas terrenales. Figuras que tienen una presencia destacada en primer plano con rostros delicados, sensibles. Fragmentos, cicatrices de unos elefantes desnudos que actúan como el espejismo de la eternidad.

En esta muestra, Raidel ha querido ser testigo de la realidad y expresa también uno de los objetivos de la novela de Saramago: La reflexión sobre la compasión solidaria. Y utiliza el arte para interpretar la vida de Salomón, desentrañar en su mirada, la ternura, el miedo, el hambre, la agonía, la nobleza. El sentimiento

de injusticia al que ha sido sometido el protagonista en su largo, largo viaje.

 

Y capta el artista la humanidad del elefante, el gesto emocional de los ojos, la relación afectiva, la naturaleza de la expresión, la vulnerabilidad y la reciprocidad de la mirada, de esa mirada que nos dirigen esos mastodontes que nos invitan a los otros a mirar en su interior. Esa mirada mutua por la que conocemos las intenciones de cada uno en el mundo de la naturaleza. En un mundo donde la muerte no es poética. Nos muestra el silencio, la piel rugosa que los protege de las inclemencias del clima, el carácter y la simbología de la multiplicación de su patas en su laborioso caminar. Nos muestra esa mirada que al contemplarla sentimos que la hemos hecho nuestra.

Pedro Raidel, nace en Tazacorte, La Palma en 1961. Desde pequeño se entretenía haciendo copia de dibujos de todo tipo y me confiesa:

-        Quien primero se dio cuenta de mi sensibilidad para el arte fue mi madre, pero fue mi profesora de dibujo en la escuela, Rosa Cabrera, de familia de grandes músicos en Tazacorte, quién hablo con mis padres y les dijo que debería estudiar Bellas Artes porque hacía unos dibujos extraordinarios.

 

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna,1986. Profesor de dibujo artístico y color en la Escuela de Arte, ha despertado anhelos, descubierto vocaciones, iniciado a la juventud en el amor por el arte. Ha participado en exposiciones, certámenes, muestras desde 1984 hasta 2.022.

               En esta muestra Y de repente un viaje, Raidel nos ofrece con su amplia paleta, el pequeño universo dramático del mundo de los elefantes, y nos da un mensaje de humanidad, de generosidad y de esperanza. Un mensaje que me ha hecho recordar a Bergman que nos dice en sus películas: Con todos los condenados hemos aprendido no solo a vivir en el Infierno, sino también que el Averno está en nosotros.

 

               La exposición permanecerá abierta hasta el 16 de octubre en La Casa Massieu, Tazacorte, un lugar que tiene unas puestas de sol tan espectaculares que hace de esa villa un lugar único.

rosario valcárcel, poeta y narradora.

 

Rosario Valcárcel, poeta y escritora

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

martes, 13 de septiembre de 2022