lunes, 20 de abril de 2015

Eduardo Galeano

Por Eduardo Sanguinetti

"Eduardo Galeano, el escritor, aventador de rutinas, prejuicios y miopías en planos generales del pensamiento, ha muerto...

...............Eduardo Galeano es memoria y recuerdo de nuestras identidades, las cuales pareciera siguen siendo las del anonimato de nuestra identidad cultural, tan degradada.

Nos deja una lección a todos los que amamos esta tierra, de emigrantes trashumantes, en búsqueda de un lugar donde dejar nuestros legados y la herencia de preguntas y perplejidades, aún irresueltas.

Eduardo Galeano nos deja un legado cifrado en la memoria, para aprender las lecciones de un pasado que nunca termina de estar presente y al que el poder político neoliberal impone un olvido por decreto, de todas las aberraciones que supo esta tierra suramericana soportar… y seguir haciéndolo.

Galeano, eres un fundador de memorias, contra el olvido y las diversas ignorancias."

La escritora chilena Isabel Allende recordó que el fallecido autor uruguayo Eduardo Galeano luchó toda su vida por mantener en el recuerdo los acontecimientos más desconocidos que marcaron su continente.

“La obsesión de Eduardo Galeano fue rescatar y preservar la historia oculta de América Latina”, aseguró Allende en un comunicado enviado a la AFP en Los Ángeles.
La novelista, quien reside cerca de San Francisco en California (oeste de EEUU), lamentó que el mundo deba despedirse de una de las voces latinoamericanas más relevantes en la literatura y la política, “tanto para quienes simpatizan con sus ideas como para sus opositores, que no pueden ignorar su influencia”.

Galeano, fallecido a los 74 años de un cáncer de pulmón, siempre presumió de haber descubierto el mundo en los cafés de su Montevideo natal.
Allí se dio cuenta de que “el pasado era presente y que la memoria podía ser contada de tal manera que dejara de ser ayer para convertirse en ahora”, según sus propias palabras.
Su visión del mundo quedó reflejada en “Las venas abiertas de América Latina”, una obra publicada en 1971 en la que denunció la opresión que vivía su continente por culpa de las dictaduras.

“Desde entonces la Guerra Fría terminó, el comunismo soviético fue derrotado, el mundo ha cambiado y los planteamientos económicos de Galeano tal vez no se aplican, pero la importancia de su obra monumental sigue vigente”, apuntó la autora de “La casa de los espíritus”.


“Nunca será olvidado”, aseguró la chilena, de 72 años, sobre quien ella llama su “amigo”. 
(Texto entresacado de