miércoles, 28 de diciembre de 2016

ABDOULAYE DIOP, EXPOSICIÓN PERMANENTE

DESDE LO REAL A LO ABSTRACTO EN  Canary Fun, Vinoteca Maspalomas  



No estoy segura si Abdoulaye Diop ha pasado de lo real a lo abstracto o su recorrido haya sido el inverso. De cualquier forma al hablar de pintura real o figurativa podríamos argumentar que toda pintura es abstracta pues se separa, se sale de lo real, plasma el pensamiento, en el caso de Diop plasma un acto de libertad, de espontaneidad y del rápido movimiento de la mano.  

Nacido Abdoulaye en Senegal no puede escapar de su propia naturaleza fascinante de su país, por eso nos transporta a su particular universo emocional, a su realidad como ensueño, a su pincelada, a la seducción de la orilla ondulante del mar para acercarnos a la profundidad. Para mostrarnos una exposición que se concreta a través del juego de vibraciones producidas entre el espacio, el color y la música.

De una tierra afectada y saqueada, la suya. Y lo hace con una paleta informal, enérgica, matérica de abstracción, de amarillos y bermellón junto a sombras más oscuras. Manchas que parece que flotan, azules o grises quizás como representación del viaje, de la inmigración o de esa unión del pasado y el presente con el futuro.

De los viajes y las presencias, de la magia y la religión como espacio de salvación y de manifestación divina. Nos acerca con sus pinceles al viento, el agua, el fuego. La energía invisible.



Los  valores y aspiraciones de un país: África con una exposición magnífica que dirige y lleva el curador Diego Casimiro, por lo que los felicito, así como a Canary Fun, Vinoteca Maspalomas por la labor cultural que están llevando.