jueves, 8 de octubre de 2015

LUIS ROSALES, poeta de la vida, la música, la pintura,

AYER VENDRÁ
La tarde va a morir; en los caminos
se ciega triste o se detiene un aire
bajo y sin luz; entre las ramas altas,
mortal, casi vibrante,
queda el último sol; la tierra huele,
empieza a oler; las aves

van rompiendo un espejo con su vuelo;
la sombra es el silencio de la tarde.
Te he sentido llorar: no sé a quién lloras.
Hay un humo distante,
un tren, que acaso vuelve, mientras dices:
Soy tu propio dolor, déjame amarte.



EL AMOR ES UNA SOLDADURA MÁS O MENOS AUTÓGENA
Si vives enamorado,
no tardarás en saber
que un amor puede doler
cierto, mentido y soñado.
Y quizás
ninguno estará de más.

DE CÓMO VINO AL MUNDO LA ORACIÓN
De lirio en oración, de espuma herida
por el paso del alba silenciosa;
de carne sin pecado en la gozosa
contemplación del niño sorprendida;
de nieve que detiene su caída
sobre la paja que al Señor desposa;
de sangre en asunción junto a la rosa
del virginal regazo desprendida;
de mirar levantado hacia la altura
como una fuente con el agua helada
donde el gozo encontró recogimiento;
de manos que juntaron su hermosura
para calmar, en la extensión nevada,
su angustia al hombre y su abandono al viento. Luis Rosales, 1910, 1992

Luis Rosales Camacho (Granada), escritor perteneciente a la Generación del 36. Académico
 de la Lengua desde 1964 y Premio Cervantes en 1984, estudió Derecho y Filosofía y Letras
entre Granada y  Madrid.  Era un hombre cercano y le gustaba entrar en contacto con la
 gente de la calle. Mantuvo  relación con Federico García Lorca, con Pablo  Neruda, José
 Bergamín, Luis Felipe Vivanco o Leopoldo Panero.

Su primer libro "Abril" se publica en 1935. Esta obra enlaza con el estilo de la poesía de la generación anterior por su búsqueda estética y por la importancia de las imágenes.

Su actividad literaria no se circunscribió sólo a la poesía. Escribió entre otros libros de prosa
poética:  “La Casa encendida” (1949 2010) un libro-poema en verso, libre, sin estrofas donde Rosalesentremezcla lirismo, narración  existencial. Una obra de la evocación, la infancia y los
sueños. Un diálogo con  el tiempo de la infancia y de los sueños.

También nos dejó Poesía reunida ( 1979- 1982) Diario de una resurrección (1978) Diario de
 Segundo Abril (1972) Rimas (1951) y otros muchos. 


Fotos, Luis Rosales, bajadas de internet.

Facebook/rosariovalcarcel/escritora