martes, 20 de octubre de 2015

POEMA A OLIMPIA OCTAVIA, RUMANO-ESPAÑOL

Siempre en el recuerdo, fundida en el Universo

Unei statui de cenuşă

E viaţă viaţa mea de astăzi? Nu!
E moarte oare? Nu. Nici moarte nu-i.
E moarta-mpărăţie-a nimănui,
În care nălucim doar eu şi tu.

Absentă, dar mai vie ca oricând,
Cu ochii tăi de neagră catifea,
Mai vie, mai prezentă, mai a mea,
Decât mi-ai fost cândva, în trup şi-n gând,

Mai duh, mai vis decât ai fost cândva,
Acceptă-mă, nemernicul ce sunt!
Tu, moarta mea! Tu, neuitata mea!
                                      
                                        Eugen  Dorcescu 

A una estatua de cenizas

¿Es mi vida de ahora vida? ¡No!
¿Acaso muerte? Ni tan siquiera eso.
Nada ni nadie impera en este reino
En el que ya solo erramos tú y yo.

Ausente, pero más que nunca viva,
Con un abismo negro en la mirada,
Más real, más presente, más amada
Que incluso antes, te sueño cada día.

 ¡Recíbeme! Yo, solo en esta nada,
Yo, golpeado y perdido en esta isla.
Tú, mi muerta, mi imborrable fantasma.

(La versión español: Coriolano González Montañez)

El autor de la preciosa escultura es Aurel Gheorghe Ardeleanu.  Perfecta hasta en el más mínimo detalle de Eugen Dorcescu y su esposa, Olimpia Octavia. 

Al leer el poema de Eugen Dorcescu, siento una especie de parentesco con Olimpia-Octavia, un gozo de lo humano. De la belleza de los seres, de la Tierra, del mar y del aire. De ese manantial interior que es la soledad. De una mujer Olimpia-Octavia, fundida en el Universo.

facebook/rosariovalcarcel/escritora.