lunes, 27 de junio de 2016

DOS POEMAS DE VÍCTOR YANES, ANIMAL LUMINOSO

AMARGAMENTE RESENTIDO

Busco apartar de mi vista
Las deformes sombras de mi sufrimiento,
El lastre de las alfombras llenas de polvo.
¿Sabes?, yo estaba dispuesto a disparar,
a matar por el amor que arrebataron.

Mantuve las formas discretas de mi desencanto:
Aparente cordura, habilidad oportunista con la
Palabra,
Imagen social enormemente trabajada
Como quien no quiere ser descubierto
En su íntima fealdad de ser agraviado
Por las circunstancias propias del abandono.

SUGERENCIAS

Somos los chinos de ojos como platos,
somos los negros de la Europa
de piel blanca de Noruega,
somos hormiguero constante de un pasí de Asia
en medio del desierto,
somos árabes con Jesucristo colgantes,
somos un papel recortado del sueño de Manhattan,
somos de alguna parte porque el azar preparó
el imán de las suelas de los zapatos y
la patria con sus propuestas de arenas movedizas, Víctor Yanes.



Animal Luminoso” es el título de un libro de poemas de Víctor Yanes, escritor nacido en Tenerife pero muy unido a la isla de La Palma. Un libro en el que el poeta palpa la vida con una poesía desnuda, con una poesía de la experiencia que trasciende lo personal,  lo terrestre y lo espiritual.  Y como él mismo poeta afirma en una poesía que se transforma en animal luminoso.
En un animal como mito que encierra una visión de dolor, infelicidad y desencanto del ser humano. En un animal que es él mismo.
Afirma Daniel Bernal Suárez,  prologuista del libro que “Animal luminoso”es: Apetencia, de lo emotivo de raíz irracional de los instintos, de las pulsaciones terrestres.
Víctor Yanes activo ante la realidad y los acontecimientos que observa se convierte en el reflejo de la soledad del hombre, de ese hombre que acepta el dolor como algo propio. Del poeta que busca el amor como una necesidad pura, como un amor que lo pueda salvar.
Y para ello el poeta, igual que un periodista o un escritor, es un animal rebelde que trasciende la cotidianidad y sigue la pista, la contradicción que habita en el hombre y se convierte en el motor de la poesía.
El primer libro de  Víctor Yánez “Cuando Yo era otro” ve la luz en el 2007. Hoy en el 2016 al poeta le sigue gustando  hablar, en su soledad de su círculo íntimo, de su profundo carácter existencial y de su relación con el mundo que lo rodea; los amores, los amigos, la familia. De los excesos de pasión y sentimientos de pertenencia. De la isla de La Palma, su segunda casa que le atrapó en 2005, en aquel primer verano de la que es ya una larga relación, de amor- odio.
 Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com