viernes, 12 de octubre de 2018

Recital Poesía en la iglesia Nuestra Señora de la Luz y don Simón Pérez Reyes.

El pasado lunes, día 8 de octubre, NACE, la Nueva Asociación Canaria para la Edición, celebró el Séptimo Recital de Poesía Nuestra Señora de La Luz, en el interior del templo del mismo nombre, en el barrio de La Isleta de Gran Canaria. Una iglesia, que afirma su párroco Simón Pérez, que fue testigo de la primera misa de Gran Canaria, y documenta que es la segunda iglesia más grande de la isla después de la catedral de Santa Ana.




Este año el recital poético, lleva el nombre de Simón Pérez Reyes, como pequeño homenaje al sacerdote saliente. Un hombre afable que ha compaginado su trabajo docente con el sacerdocio durante más de tres décadas. Un personaje que se mueve en la práctica de todos los valores sociales, entendidos como ayuda o cercanía hacia el otro. Una buena persona que basa su compromiso con en el trabajo constante, porque él escucha, acoge y conforta a sus feligreses. Ha conseguido que su parroquia sea un lugar de encuentro, ofrezca compañía.


Don Simón Pérez es historiador y quizás por eso ha sido el impulsor de esta iniciativa literaria en la que cada año participa como un literato más. Este año lo hizo junto a los escritores Margarita Ojeda García, Guadalupe Santana, Antonio Arroyo Silva, Luis Pulido, Paqui Santana, Juan González, Olga Chulani, Alberto Trujillo, Ángeles y  Aquiles García Brito, Rosario Valcárcel.

Y los poetas, junto a la imagen de la Virgen de La Luz, que ese día estaba tan guapa y adornada por ramos de rosas blancas que parecía rejuvenecida, recitaron esos poemas tan perfectos, infinitos y exactos. Esos poemas de Santa Teresa de Jesús o de San Juan de la Cruz, poemas que casi todos hemos leído alguna vez en nuestra vida…Los declamaron con un tono tan vivo y apasionado, que lograron transmitir a quienes escuchaban un clima profundamente intimista.


La luz y el calor de octubre penetraban por las ranuras de los ventanales cerrados del templo y todos sentíamos mucho calor, pero la poesía y la música que interpretó la Agrupación de Cuerda del Círculo Mercantil consiguieron que el público flotara entre los latidos musicales y las voces de cada poeta, tanto que puedo afirmar que la emoción que se creó fue tal, que perdimos la conciencia del mundo exterior y conseguimos disfrutar por una hora de una experiencia mística de gran armonía.

Felices Fiestas también a todas las personas que, estos días están disfrutando de las actividades para conmemorar la Festividad de Nuestra Señora de Luz en el barrio de La Isleta. Tradiciones que se han recuperado como el famoso Chapuzón en Las Canteras o la conmemoración de la Batalla Naval que tuvo lugar en 1955.

Las Palmas de Gran Canaria, 12 de octubre, 1918

Fotos del periódico La Provincia y de Vicky Santana Ortega