lunes, 4 de marzo de 2013

El Zurrón de los postres de Irmina Díaz-Frois

Mi madre hacía una tarta de galletas.

La vida la escogió para llevar su casa, sacar adelante a sus hijos, a su familia, para recibir visitas para hablar de las preocupaciones de la vida cotidiana. Ella era capaz de organizar cualquier evento sin grandes ceremonias sin que le afectara el calor, el frío ni el cansancio. Su cocina era una fiesta porque sabía vencer a un enemigo casi invisible, al fantasma de la pobreza.Y le ganaba a través de su imagen sonriente, vivaz y plena, a través de sus recetas que tenía escritas con su puño y letra en aquellas libretas de dos rayas. ¡Qué rico le quedaba el pescado en escabeche o la tortilla de papas! Pero la que presidía todas las fiestas era su tarta de galletas. La tarta era la reina de los cumpleaños, las primeras comuniones y hasta los días de Navidad.
                                                              foto de Irmina Díaz-Frois
Una tarta que ocupó y sigue ocupando muchas mesas porque la cocina de la infancia igual que el color de tus ojos se hereda. Un paquete de galletones, galletas, canela molida, ralladura de limón al gusto, medio litro de leche, medio paquete de mantequilla, dos huevos, cuatro pastas de chocolate… Pero las modas cambian y el arte culinario como la alquimia ha progresado. Hoy la cocina se ha profesionalizado y las amas de casa averiguamos qué tipo de alimentos nos va mejor para nuestra salud y nos hacemos vegetarianos, veganos o nos decantamos por la cocina mediterránea o por la erótica. Por la llamada del dulce.

Hacemos cursos de protocolo para que todo salga perfecto, aprendemos a pelar la fruta y las gambas con cuchillo y tenedor.Y cuando vamos a celebrar alguna fiesta o queremos tener una noche frívola estamos muy atentos al lugar, cuidamos el entorno, la decoración de la mesa, cómo adornar la vajilla, la música, la iluminación y sobre todo la repostería, el momento que lo dulce bate el aire con sus alas decorativas y lujosas. 

Y algun@s hemos aprendido a maquillar y a ponerles guirnaldas a aquella antigua repostería de nuestras madres y abuelas.Y para eso consultamos blogs y nos estremecemos con el blog de Irmina Díaz-Frois, con sus crujientes galletas.

Una artista que viste la vida con pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, dulces y salados.  Un blog que huele a los vapores del horno, al chocolate calentito de las frías tardes de invierno: http://www.elzurrondelospostres.com.

Irmina comparte su vida con otro artista, con el escritor Moises Morán Vega, que ha publicado "La Sima, Ali Romero, la historia de un berberisco, "Historias de un ezquizofrénico que no quería serlo pero que lo era"... y muy pronto  con la colaboración de la Nueva Asociación Canaria para la Edición estará en la calle su nueva novela "Chat". 
 
El blog de Irmina está ilustrado con unas bellas fotografías que nos absorbe los cinco sentidos, que nos recuerda las ilustraciones de los cuentos de hadas y con el que puedes disfrutar y aprender paso a paso como realizar los chinitos de la suerte o los bocaditos de castaña y chocolate o los cucuruchos de fruta. Un blog donde puedes aprender a recortar galletas en forma de patos, palmeras o pájaros de largas patas que vuelan alrededor de troncos de árboles construidos con trufas o gofio. Un blog que nos enseña a bordar con pan, a fabricar cenefas para decorar dulces de cactus y margaritas. Un blog que seguro que nos permitirá entrar en la maravillosa casita de Hansel y Gretel. 

Facebook/rosariovalcarcel/blogspot.com;  www.rosariovalcarcel.com