sábado, 23 de noviembre de 2013

Poema a mi libro MOBY DICK EN LAS CANTERAS BEACH

ADAGIO DEL AMOR
QUE NO QUIERE MORIR
(Moby Dick)
A mi amiga Rosario Valcárcel

Los recuerdos abrazados
al palimpsesto de la necesidad.

En un primer origen
que da respuesta
al crisol postulante en los estanques.

Y aunque estás lejana
un delirio de pasos quedos
se detiene en las arquerías del Ser.

El mar se ha vuelto
más alto girando como un tío-vivo
en un adagio sin fronteras.

La existencia recuerda tu nombre
posada en la resurrección de otra resurrección.

Ese Tiempo con un clavel en la solapa
que semeja a un nuncio
abriendo ventanas de tres en tres.
Ausente de obeliscos  Saturado de guirnaldas,  Luís Ángel Marín Ibáñez

También define Luis Ángel Marín la escritura de Rosario en Moby Dick en Las Canteras Beach y dice:

 Cuando la palabra va más allá de la palabra y se convierte en Tiempo quedamos atrapados en un umbral desconocido y es aquí cuando la voz de Rosario Valcárcel emerge como un laberinto de colores imaginarios y nos sentimos preludio y final de ese testamento inacabado que es la novela maravillosa-Moby Dick--delatando el susurro invisible y también el aliento mediúmnico de los signos que no han dejado de cantar...te felicito mi querida amiga ante tanta grandeza...me has regalado un pedazo de infinito. Mil y mil veces gracias.

Luis Ángel Marín Ibañez nacido en Zaragoza, licenciado en Filosofía y Letras, poeta de vocación tardía comienza a escribir en el 1998. De su primer poemario Romances del Alma, dijo el cultural ABC:  El poeta se erige como creador por antonomasia, crea y recrea, su universo poético, se fragua como acontecimiento único, detiene el Tiempo en caracolas de agua.

Concierto  de las horas pensativas, se funde en él, la razón el ensueño y el delirio.

Los atabales del Silencio es un doble poemario que estructura en dos partes. La primera Del Silencio a la música mantiene el proceso de integración con el Silencio y la Música, mientras que el segundo “En la frontera de lo no visible”
Otro poemario El imperio del Haiku, está presidido por el simbolismo y el intelecto.

Con tres conceptos de escritura y nos presenta Trivium. Y por último nos entrega Los Altares de Eros.  Un poemario que el prologuista Alejandro Lattapiat lo define como canto y búsqueda que se ha extendido a través de los tiempos y habita a la sombra del poema y es una luz muda que solo el poeta puede dictar en su palabra.

Luis Ángel Marín ha recibido numerosos premios de poesía tanto en España como en Buenos Aires o en Estados Unidos.


Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com