domingo, 28 de mayo de 2017

Un primer caballero entre primeras damas: la foto viral de la cumbre de la OTAN

 Gauthier Destenay, esposo del primer ministro de Luxemburgo, roba el protagonismo a Melania Trump y Brigitte Macron.

 La esposa del presidente de EEUU, Melania Trump, y la del francés, Brigitte Macron, estaban llamadas a acaparar ayer todo el protagonismo de la otra cumbre, el programa paralelo para consortes lejos de la reunión de la OTAN en Bélgica. Una agenda paralela entre museos, tiendas de lujo y el Palacio Real en Bruselas.



Sin embargo, cuando llegó la hora de la foto de familia, todos los ojos se desplazaron hacia el marido de Xavier Bettel, el primer ministro de Luxemburgo. Gauthier Destenay fue el único hombre de la imagen, icono de la ruptura que supone que un jefe de gobierno hable abiertamente de su homosexualidad, se comprometa con su pareja y comparta con ella las grandes citas mundiales. Todo un primer caballero entre primeras damas. Ni la norteamericana ni la francesa, ni la turca Emine Erdogan con su pelo cubierto ni la anfitriona, la reina Matilde de Bélgica.

EFEDe izquierda a derecha: la primera dama francesa, Brigitte Trogneux; la primera dama turca, Emine Gulbaran Erdogan; la primera dama estadounidense, Melania Trump; la reina Matilde de Bélgica; la mujer del secretario general de la OTAN, Ingrid Schulerud; la mujer del presidente búlgaro Desislava Radeva; la mujer del primer ministro belga, Amelie Derbaudrenghien; y en la segunda fila: el marido del primer ministro de Luxemburgo, Gauthier Destenay; la mujer del primer ministro esloveno, Mojca Stropnik; y la primera dama finlandesa, Thora Margret Baldvinsdottir.

Xavier Bettel se casó en mayo de 2015 con su pareja de hecho desde 2010, el arquitecto belga Gauthier Destenay, en lo que fue una de las primeras bodas homosexuales en el Gran Ducado, meses después de que el Parlamento aprobase la unión legal entre personas del mismo sexo. Destenay ha destacado siempre por su discreción, hasta el punto de que se conocen pocos detalles de su vida.

Nadie llamó tanto la atención como él, hasta el punto de que su imagen, sobria, sonriente, se ha convertido en un acontecimiento viral en las redes sociales. Pero él está ahí porque es el esposo del primer ministro de Luxemburgo y reivindica su sitio.

Algún día la estampa será tan natural que dejará de ser noticia, pero mientras.



  • Redacción ElHuffPostAgencias