martes, 8 de octubre de 2013

LA LUJURIA

FLOR DE VIRTUDES
Procura por resistir
la lujuria desigual
que es un vicio infernal
peligroso de sufrir.
Huye de los placeres
y dulzores
pues sus fines son dolores
que adquieres.
La lujuria disminuye
sentidos
y a ingenios muy pulidos
los destruye.
La lujuria enajena
la muy discreta razón
y con torpe afición
el alma y el cuerpo condena
                                         Alonso de Zamora (1525)

Pero la lujuria  no es un concepto médico, ni psicológico, es un concepto religioso y social.

Así para Arellano, T. Manual del ejercitador, Zaragoza. Ed.t  Hechos y dichos 1957. Define la lujuria como la perversión egoísta y animal del instinto de conservación y de las relaciones entre los sexos que, por esencia, son altruistas y elevados. Para  Platón en el Timeo, la lujuria debía tomarse simplemente como efecto de una enfermedad que el cuerpo padece y no de una mala voluntad del alma. Es especificada como una gran patología del exceso: la abundante esperma en lugar de seguir encerrada en la médula ósea se va filtrando, desbordando y puesta a fluir nutridamente por todo el cuerpo.

Por lo que La lujuria llega a definirse como apetito desordenado de sucios y deshonestos deleites, como uno de los vicios más generales y más furiosos en acometer que hay. Batalla dura para los cristianos porque se entendía que la mala mujer era como una cava muy honda, un pozo donde, siendo tan fácil la entrada es pestilente y dificultísima la salida.

Llegó a decir S. Gregorio que: Un momento dura lo que deleita eternalmente lo que atormenta. O también era popular la frase: Nunca te pongas a tratar mujeres sin testigo porque estar solo incita y convida a todos los males.

Y, por supuesto, socialmente a todas las actividades sexuales que se daban fuera del matrimonio se les consideraba actividades lujuriosas. Por eso los investigadores y los sexólogos tenían que estudiar cómo era la vida sexual de los animalitos y extrapolar las observaciones a la conducta sexual humana. Era un pecado observar científicamente, es decir directamente la vida sexual humana.

Etimológicamente la palabra lujuria deriva de Iuxus (abundancia, superfluidad, exuberancia) y se entiende con ese nombre el vicio y el pecado opuesto a la castidad. Sin embargo para Dr. Pedro Cortines H hablar de lujuria es hablar  del deseo y del placer sexual, es parte de la respuesta sexual humana

En la Literatura la lujuria es tratada por escritores clásicos como Góngora, Quevedo, Espronceda, Samaniego..., entre otros, con poemas sorprendentes.

… Pero ¿qué sentido tiene estar con una puta que no tenga pinta de puta y no hable y se comporte como una puta?... “El profesor del deseo”de Philip Roth.

 Aquí podríamos decir que el protagonista  tiene un ansia de lo diferente. No le excita una novia formal, modosita. La sed de lujuria se la aporta una puta.



Al cine también llega LA LUJURIA, el estallido de la vida con Hon Dansade en SOMMAR. Se  hizo famosa la secuencia de los protagonistas, una pareja: chico y la chica en una isla apartada, de  vacaciones. Y a pesar de que solos se les divisa a contraluz y detrás de unos juncos, fue todo un éxito, sería porque  ¡se bañan desnudos  y se ven el uno al otro! Eso era un pecado mortal a los ojos de la censura.
 Bailó un verano, como se le llamó en español está dirigida por Arne Mattsson y basada en la novela Summer Dance 1949 por Per Olof Ekström. Pero lo más destacable de la película fue un primer plano, el visible pecho de Ulla Jacobsson en una escena de amor. Fue galardonado como la primera película sueca Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín 1952. Unos pocos minutos fueron suficiente para darle al cine sueco su imagen de marca.

 Al año siguiente, el hijo de un pastor protestante, Ingmar Bergman, un hombre atormentado e impregnado de puritanismo, reedito la proeza con un tema parecido. En UN VERANO CON MONIKA, Idilio a pleno sol, fiesta para los sentidos y descubrimiento de la resplandeciente desnudez de Harriet Andersson.

Al llegar los años setenta, se pone de moda el mar azul, las olas, las rocas, las playas. Las escenas de amor en la arena, a la orilla del mar…Y hasta el propio Jean- Luc Godard se sometió a dicho imperativo de la moda y el comercio en PIERROT EL LOCO.

Afortunadamente, hoy vemos el erotismo y la lujuria como parte integrante de la pasión y algunas veces hasta del amor, lo vemos muy alejado de lo que se pensaba en tiempos pasados.

Imagen de la película "Bailó un verano" y foto El Jardín de Las Delicias del Bosco.

facebook/rosariovalcarcel/escritora