domingo, 7 de febrero de 2016

LA PALMA, LA ISLA ESMERALDA

  por José M. Balbuena Castellano
* Las autoridades consideran que debe diversificarse su economía y desarrollar más su turismo. 

Image Los responsables del turismo de La Palma, la segunda en tamaño de la provincia de Tenerife, han reconocido que en estos años de desarrollo de este sector en la isla, se ha quedado atrás, si lo comparamos con otras islas del archipiélago canario. No deja de ser un hecho paradójico, ya que la llamada Isla Verde, es una de las que más tiene que ofrecer. Pero se supone que ese desarrollo debe estar en manos de los propios palmeros, o de canarios de otras islas, para que no se dé, otra vez, la circunstancia de que los beneficios  del turismo queden en manos de multinacionales o empresas ráneas.

A pesar de ser un isla volcánica, con zonas de malpaíses y señales de erupciones recientes, el verdor aparece por todas partes.  Entre esas muestras telúricas están el volcán del Teneguía, al suroeste de la isla, que entró en erupción en 1971, y el volcán de San Juan, que surgió en 1949. Además, La Palma cuenta con el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, y los bosques de El Canal y los Tilos, en el norte de la isla. El Charco Azul es una curiosa instalación de piscinas naturales que se encuentran en San Andrés y Sauces. Este último fue declarado Reserva de la Biosfera en el año 2.002.  Por esas frecuentes erupciones podemos decir que La Palma es una isla que todavía no ha terminado de formarse.

Hay otras zonas dignas de mención como es el Valle de Aridane, llamado también Valle de los Espejos, debido a los numerosos estanques  que allí se han construído para embalsar agua destinada a los cultivos agrícolas.

La causa de que el desarrollo turístico no haya seguido en paralelo con las demás islas se debe, principalmente, a que se ha puesto más la atención en el recurso agrícola, especialmente en la producción platanera, que se desarrolla en las zonas costeras y más bajas de la isla. No sólo se cultivan plátanos. Se producen también otros frutales, como aguacates, papayas, vides, etc. Por cierto, nos aseguran que estos frutales son robados por individuos que se dedican a desvalijar fincas. En La Palma existen numerosas bodegas que almacenan vinos que tienen cada vez más calidad. Muchos palmeros que emigraron a Venezuela, invirtieron sus ahorros, principalmente, en la compra de terrenos para el desarrollo agrícola, aunque también se ha invertido en alojamaientos turísticos. Las zonas de cultivo se encuentran,  especialmente en Los Llanos de Aridane y Tazacorte, por la parte oeste, y en Mazo y Breña Baja, por el este. 

En las cercanías de la playa de Puerto Naos, la erupción volcánica de 1949, envió una gran cantidad de lava hacia el mar creándose allí una zona de malpaís que luego fue habilitada, trayendo tierra del monte, para hacer fincas de plátananeras. Es lo que hoy se denomina El Remo. En Barlovento, en la parte norte de la isla, rodeado de laurisilva, se encuentra el hotel La Palma Romántica. En todos los municipios palmeros se pueden encontrar diferentes tipos de alojamientos como hoteles, apartoteles, apartamentos y, por supuesto, casas rurales. Destacan zonas como Los Cancajos, Puerto Naos, los Quemados. La capital palmera cuenta además con un Parador Nacional.

Autoridades de La Palma y expertos en turismo afirman que es necesario que la isla diversifique sus recursos y no se apoye solamente en el sector agrícola, que, además, se encuentra en crisis debido a la competencia de otros países que venden los plátanos mucho más baratos que los de Canarias. Si subsiste la agricucltura en La Palma es porque está subvencionada, nos dice un empresario palmero. En La Palma aumenta la creencia de que es posible  ofrecer un turismo diferente, basado en su fantástica naturaleza, en sus fiestas, romerías, tradiciones y acerbo cultural, en su gastronomía, etc.

  Hay otras actividades de sumo interés como su Carnaval, o  las llamadas Fiestas Lustrales, en honor de la Virgen de las Nieves,a la que asisten muchos  palmeros de la diáspora y también foráneos. Uno de los números culminantes de esta fiesta es la Danza de los Enanos. Otros atractivos de la isla serían las visitas a las bodegas, a los terrenos agrícolas,el senderismo,  itinerarios que incluyan zonas volcánicas, excursiones con vuelta a la isla, al bosque de los Tilos, al Mirador de la Cumbrecita, en El Paso, donde se disfruta de una excelente vista de la Caldera de Taburiente, o al mirador del Time, donde se aprecia el Valle de Aridane en toda su extensión y también la costa oeste de la isla, así como las altas cumbres con montañas como Birigoyo, Bejenado, La Cruz, etc.. Por el fondo de la Caldera de Taburiente discurre el impresionante barranco de Las Angustias, que desemboca en las cercanías del puerto dre Tazacorte. Paralelo al barranco baja un canal, en la ladera, con impresionantes “fugas”, o riscos. Llevan la abundante agua que mana tanto del la fuentes del barranco como de las galerías que se han construído. Otro mirador que es muy visitado es el de la Concepción, desde la que se aprecia una fantástica panorámica de Santa Cruz de La Palma. 

En el bosque de los Tilos crecen especies pertenecientes a la laurisilva, propio de las islas macaronésicas, pero en otras zonas de la isla existen también pinares y lugares donde abundan otras  plantas autóctonas. Una de las aves que más llaman la atención  es esta isla es la graja, de pico amarillo,  pájaro muy gregario que  suele volar en bandadas.

Como ocurre casi siempre, los alemanes fueron los primeross que descubrieron las maravillas de esta isla e incluso, crearon una zona residencial, donde muchos viven casi todo el año, en las inmediaciones de  Tajuya, al oeste, compartiendo el lugar con turistas procedentes de otros países de Europa. Lugar de sump interés  es el Observatorio Astronómico del Roque de los Muchachos, en el municipio de Garafía,  situado a una altura de 2.390 metros de altura, perteneciente al Instituto de Astrofísica de Canarias, que también puede visitarse.

La Palma y su paisaje ha inspirado a pintores, poetas, escritores, músicos, destacando entre ellos, Luis León Barreto,  Luis Cobiella, Elsa López, Nicolás Melini, Inmaculada Hernández, Antonio Jiménez de Paz, José Pérez Vidal, Ernesto Suárez,  Francisco Concepción, Juan Fernández, Wifredo Ramos, Juan y Antonio González Suárez, Rosario Valcárcel, etc...