viernes, 10 de enero de 2014

CHONA MADERA, POETA

    A U S E N C I A

El día que te deje, definitivamente,
tú tendrás este aire de todas las mañanas
cuando yo me levanto para empezar el día,
cama que me cobijas, blanda, mullida cama.
Y pensar al mirarte así, desarreglada,
que tú serás quien diga más de la ausencia.
Porque  ¿habéis visto algo que más hable de un muerto
que al entrar en su cuarto, ver la cama en desorden, ver la cama vacía?

Nada tendrá la fuerza que tú en este momento.
Ni la caja en que yazca ¿qué será cosa nueva?
Ni todo el aparato de los paños mortuorios.
Ni la luz amarilla que difunda la cera.
Por eso este beso ahora, esta larga mirada,
que una ternura siento por ti, de despedida…
Por la paz, y el descanso que eres para mis noches.
Porque no podrá ser, en el último día,
la mirada, y el beso, y este íntimo instante,
y la flor de mi verso con la ternura mía…, Chona Madera, 1901 -1980
   
Chona Madera, Empezó colaborando en la prensa y con revistas literarias insulares, entre las que destacan Gánigo y Mujeres en la Isla. Su vida transcurrió entre Madrid, Málaga hasta que fijo definitivamente su residencia en Gran Canaria. Poeta de tendencia intimista con predominio de la poesía elegíaca y amorosa, su obra alude a la nostalgia, a la soledad, a la muerte, al dolor, a veces, desde el consuelo de su fe en Dios.


Autora de los siguientes poemarios y ganadora del Tercer Premio Tomás Morales de Las Palmas: El volcado silencio (1944), Mi presencia más clara (1955), Las estancias vacías (1961), La voz que me desvela (1965), Continuada.  El volcado silencio(1944), Mi presencia más clara (1955), Las estancias vacías (1961),  La voz que me desvela (1965), Continuada señal (1970), Los contados instantes (1973) y Mi otra palabra (1977). Un año antes de morir aparecieron sus Obras completas. 

facebook/rosariovalcarcel/escritora.