miércoles, 10 de diciembre de 2014

LAS ONCE MIL VÍRGENES Y SANTA ÚRSULA CON VÍDEO DE RETABLO

Vídeo del retablo de Santa Úrsula Museo d´art de Catalunya (Barcelona)

VÍRGENES
 Una fe con testimonio   
 del pecado original  
 tendrá, alma virginal,  
 la noche del matrimonio.  
 No divise a Marco Antonio    
 Tácito, que vas perdida;  
 llora mucho por tu vida,  
 cena poco por tu alma,  
 y para ganar la palma  
 o haya lámpara encendida.    

Ten tu lecho conyugal  
 con su mancha de artificio,  
 penitente sacrificio  
 sobre el ara original;  
 haya suspiro mortal,    
 y si Adán cogiera a Eva,  
 que toda fruta se prueba  
 en el jardín de la vida  
 dile con ansia afligida:  
 - Ay, señor, ¿dónde me lleva?  

 Si la piadosa madrina  
 al tálamo te llevare  
 y al esposo llamare,   
 dile: - Señor, no soy digna;  
 mas si el pobre determina     
 no parecer impotente,  
 dile con mucho dolor:  
 - Misericordia, Señor,   
 que soy cordera inocente.  

Que con esto y con callar,     
 suspirar y presumir,  
 llorar, dudar y gemir,  
 el pobre la ha de tragar;  
 y si no quiere pasar  
 el agosto por abril,  
 para aliviar tu fortuna  
 di: - No hubo virgen ninguna  
 después de las once mil,       Décimas, El jardín de Venus, Samaniego

Dice una leyenda apócrifa que la que fue más tarde Santa Úrsula, saliendo un día de Londres para la baja Bretaña, con once mil vírgenes más, que debían casarse con los respectivos once mil soldados del capitán Conan, su prometido, y poblar el extenso país. Mas, una tempestad milagrosa arrojó tal virginal expedición sobre la desembocadura del Rhin, y río arriba…, llegaron a la ciudad de Colonia, ocupada entonces por los bárbaros hunos; éstos lógicamente quisieron hacer las veces de los hombres de Conan, sin más formalidades, y como las adolescentes doncellas se resistieron, fueron inmoladas (sic). Tan arraigada estuvo esta tradición, que hasta mediados del siglo XVIII se celebraba el 18 de octubre la fiesta conmemorativa de estas castas heroínas, cuyo número ya había sido reducido.

Algunos explicaron  que tan extraordinaria cantidad de vírgenes era como consecuencia de un error de copia del primitivo texto latino del año 922 y encontrado en un monasterio cerca de Colonia. En el citado documento dice entre otras cosas:

"Dei et Sanctas Mariae ac ipsarum XI m virginum"
donde "XI m virginum" debía leerse como "undecim martyres virginum" (once mártires vírgenes)  y en su lugar leyeron "undecim millia virginum" (once mil vírgenes) 

También se cuenta, que tal vez, donde se encontraba escrito “Undecimille”, nombre de la única compañera de Santa Úrsula en aquel viaje y que al transcribirse, algún “graciosillo” la convirtió en “undecim millia (once mil). Expresión que quedó como proverbial para designar a las solteronas, así como a una multitud de jóvenes muchachas casaderas.

La leyenda del hogar católico lo explica así: “La leyenda cuenta que corría el siglo IV cuando un rey de Britania (Inglaterra) prometió a su hija Úrsula en matrimonio a un alto personaje de la nobleza del país. Su futuro esposo era pagano y Úrsula cristiana, y no estando conforme con tal matrimonio, pidió y obtuvo un periodo de tres años para poder peregrinar a Roma. Al regreso, la caravana de vírgenes, fueron sorprendidas por los hunos (sic) y asesinadas cerca de Colonia… en defensa de su fe y de su virginidad, Úrsula y sus compañeras murieron mártires y sería elevada a los altares como Santa Úrsula, alrededor del año 450. Festividad: 21 de octubre. (Barcelona, Ed. Juventud, 1962, pag. 1128- 1129) 



Desde los primeros siglos del cristianismo, el aprecio y mérito de la virginidad, más que un tema puramente de tipo sexual, entroncaba con un deseo de parecerse a la Virgen María, considerada como un modelo de perfección a seguir y por lo tanto de alcanzar los cielos.

Y se exteriorizó principalmente en el Renacimiento. Así el día de la boda se les colocaba a las doncellas una corona o guirnalda matrimonial alrededor de su virtuosa cabeza descubierta. Y con ese adorno, que quizás sea un precedente del ramo de flores actual, debía llegar al altar.

Pero si se conocía que la mujer había sido desflorada antes de la boda –aunque hubiese sido por su prometido- tenía suficiente con un sencillo velo y el pelo recogido. Posiblemente venga de ahí la expresión “soltarse el pelo” o de que los antiguos egipcios establecieron una extraña conexión entre el cabello y la sexualidad. Llevar el cabello suelto o despeinado se interpretaba como signo de erotismo.

Esta característica dio lugar a que cuando surgía una competencia entre dos mujeres, a la hora de lograr los favores del hombre soñado, empleaban un método ideal para luchar por el amante. Trataban de que la rival se afease con la pérdida del cabello, para lo cual recurrían a la magia o al empleo de determinadas sustancias como la anotada en cierta receta del famoso Papiro Ebers, en el que se aconseja colocar una  hoja de loto quemada en aceite y friccionar la cabeza de la persona “detestada”.

Pero las historias de las vírgenes son casi para escribir un libro. Termino refiriéndome a un hecho que me contaron que ocurría en Malabar, costa oeste del sur de la India: Si una chica tenía la adversa desgracia de morir virgen en la costa de Malabar, se obligaba a un pariente pobre a desflorar su cadáver pues creían que, si no se la desvirgaba, la “pura e inmaculada” doncella tendría una existencia desgraciada en la otra vida. ¡Ah!, después al infortunado y consentido violador se le arrojaba de la tribu a pedradas… ¿por infausto en su quehacer?

De todas formas dicen que hasta el siglo XIX algunos egipcios preferían no desflorar a sus novias. ¡Y pagaban a un sirviente!

¡Cómo cambian los tiempos!

Fotos:Museu Nacional d'Art de Catalunya Barcelona, con vídeo, Sta. Úrsula, Rubens  ..

Facebook/rosariovalcarcel/escritora