lunes, 13 de mayo de 2013

El Baño: Klara Hätzlerin, Leandro de Sevilla, Margueritte Duras…


Del desayuno partimos
E invitamos al baño a la bella muchacha
Que nos masajea y nos aleja del tedio.
Nadie tiene prisa con ellas,
Se descansa como un príncipe
Y ella, la bañista concede a cada cual su mullido lecho (Del cancionero de Klara Hätzlerin)

El llamado "Libro de los Cantares Klara Hätzlerin" fue creado en 1471 en Augsburgo. Se trata de una colección de manuscritos, que data del taller Hätzlerins Clare. El códice se guarda ahora en Praga (Sig XA 12). Se le considera una de las tradiciones más importantes de la cultura urbana en las pequeñas formas literarias tales como discursos Minne, canciones de amor, espiritual, textos políticos, beber y canciones potables.


Leandro de Sevilla Fue un Obispo  católico nacido en Cartagena en el 534. Su padre era hispanorromano, y su madre visigoda. Su madre era hija de Teodorico, rey de los Ostrogodos. Fue el  hermano de San Isidoro Y dio unas normas sobre el baño: “Cómo debe usar el baño la virgen”: 
-No te debes de bañar por gusto o por dar hermosura a tu cuerpo, sino tan solo como remedio para la salud. Es decir que usarás el baño cuando la salud lo exija, no cuando el placer apetezca. Si lo tomas cuando no sea preciso, faltarás, pues está escrito: No pongáis vuestra solicitud en la concupiscencia de la carne. (La instrucción de las vírgenes. Fundación Universitaria (1979)
San Benito también reprende mucho el baño de los mozos  y S. Isidoro, avisa que usen baños, pero que no imiten la ley y la desnudez de Adán. Tanto es esto, que para cuando venían de largos  caminos, sólo se les permitía que se lavasen los pies, como lo dice el abad Isaías. Ungi tantum pedes permittiti, ita ut detegi verearis.

Hace 75 años, en EE.UU. la gente que iba a la playa se bañaba totalmente vestida.  No fue una cosa particular de España. Es suficiente mirar fotografías de aquella época para saber que no exagero. Además, fotografías de españoles, franceses, ingleses, etc. del mismo tiempo demuestran que el bañarse totalmente vestido no era sencillamente una costumbre estadounidense. Cualquier hombre o mujer que se hubiera atrevido a llevar un bañador moderno en la playa habría causado un escándalo público y sido multado por un acto de exhibición.

En España, hasta los años ochenta, el ponerse en la playa sin la pieza superior del bikini (top-less) equivalía a escándalo público e incluso había multas. Estos casos salían en los medios de
comunicación como noticias. En el año 2000 se acepta como algo "normal y aceptable", sobre todo en el noreste de España.                                                       El bañarse totalmente vestida ha sido en algunos casos una cuestión social e intelectual, otras de sentido común, otras religiosa.



Por la noche vamos a cenar a la ciudad. Me ducha, me lava, me enjuaga,  me adora, me maquilla y me viste. Vive en el temor de que encuentre a otro hombre.
                                                                                                             El amante, Marguerite Duras

                                                                                                           
Marguerite Duras   evoluciona tras sus primeras novelas hacia la «nouveau roman» y el existencialismo. Simpatizó con Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir. Dicen que fue una mujer excéntrica, seductora, e irreverente en la búsqueda de crear su propio personaje, como lo afirman sus más inteligentes biógrafos.
Sus novelas nos descubren su mundo interior por el que transita con una facilidad asombrosa, como si tuviera una lente que observa su yo. Con una narrativa clara, definitiva para dar forma a su ficción, que en ella, es también su realidad.

Con El amante 1984 obtuvo el Premio Goncourt. Es una novela más accesible (y seguramente no la mejor de ellas) pero que alcanzó un éxito mundial, con más de tres millones de ejemplares, y fue traducida a cuarenta idiomas. Retoma ahí un recuerdo de adolescencia y lo elabora novelescamente. Lo retomó muy bien en L'Amant de la Chine du Nord, de 1991.

Sin embargo, a pesar de que los tiempos cambian, sigue habiendo situaciones cotidianas donde el pudor se presenta y nos da vergüenza. Otras parejas cuando van al baño dejan la puerta abierta, lo usan como una continuidad de la casa. ¡Y hasta siguen manteniendo una conversación!

Y para terminar un refrán bañista dice: Para las mujeres estériles, el baño es lo mejor; si el baño no es efectico, los bañistas si lo son.

Fotos: El baño de George Pierre Seurat,  Las Bañistas de Cezanne, y Marguueritte Durás. 

facebook/rosariovalcarcel/escritora;   www.rosariovalcarcel.com