viernes, 3 de mayo de 2013

REFLEJOS Y ABSTRACCIONES DE CARMEN CRUZ

Dicen que en el fondo de la mente de cada artista existe un modelo o un tipo de recuerdo recurrente, algo así como el paisaje de los sueños. La memoria, que en el caso de Carmen Cruz es el mar. Un mar con el que ella convivió desde que era muy pequeña, desde que vivía allá en Sidi Ifni. Un mar con olas desafiantes, un mar unas veces varonil y temible y otras femenino y tentador.

Un mar por el que siempre se ha dejado seducir, por eso va a su encuentro y contempla el rostro del sol cuando se inclina en su orilla. Observa los destellos que cruzan la espuma y examina el fondo de sus aguas, su placidez, su luminiscencia, el reflejo de las estrellas en las noches luminosas. La captación de la belleza, la luz y el colorido de esos espacios cargados de contrastes luminosos.

Y pinta sobre el tema del mar y pinta el aire con pinceladas muy finas y las ondulaciones del agua, su movimiento soñoliento, los reflejos temblorosos y lo hace con tal fantasía que no parece que estemos ante una pintura sino ante una instantánea, ante un recuerdo.

Momento en el que Celia Sánchez acompaña con su música...

Crea imágenes sinuosas, estimulantes, artísticas que simulan flores o quizás estrellas coronadas de matices más intensos. La danza maravillosa de la pintura y la naturaleza. Su particular paraíso. Y esboza los contornos de una “Orilla” y plasma el curso sinuoso o geométrico de sus olas, el efecto que queda del movimiento del agua al llegar a la arena.

El “Mar Embravecido” con dos planos: mar y cielo dividiendo la composición que está organizada por pinceladas rojas, cálidas y un cielo azul. Y crea “El torbellino” con una paleta de colores violentos y frenéticos, de extrañas e involuntarias oleadas de energía. Un remolino de formas y de luz  que nos despierta la curiosidad y nos evoca a una búsqueda en nuestro interior. 

Y nos presenta seis formatos más, que Carmen Cruz los titula “Reflejos”, y que flotan ungidos por la luz de un mar en reposo, de secretos, de pinceladas que semejan los colores sucesivos que refleja un caleidoscopio.

Fotos cedidas por el Museo Poeta Domingo Rivero.

facebook/rosariovalcarcel/escritora;  www.rosariovalcarcel.com