martes, 27 de mayo de 2014

ROSALUNA Y LA VELETA MAGICA, Melu Vallejo

                    No sé por qué me dedico a esto…Me refiero a escribir, y en especial a la escritura como medio para narrar historias, relatos imaginarios que nunca han sucedido en eso que denominamos mundo real. Discurso sobre la inutilidad de las artes, Paul Auster

Cuando era pequeña me cautivaba la lectura de los libros de Charles Perrault y de Grimm, aquel caudal de sensaciones y de vivencias capaces de trasladarnos a ese maravilloso mundo de los cuentos, de dioses que construían el Universo entre palacios de colores iluminados o de mundos encantados en donde vivían las hadas. Me cautivaba ir descubriendo el lenguaje simbólico que escondían las portadas de colores de los libros, los dibujos fantasiosos que ilustraban el interior. Pero lo más apasionante era que sabías que podía ocurrir cualquier cosa, que los personajes  te iban a llevar  por caminos insospechados, mágicos.

Y eso es lo que he vuelto a vivir con el nuevo cuento de Melu Vallejo: Rosaluna y la veleta mágica. Sí, porque es un cuento que comienza más allá del cielo, que comienza en el firmamento donde viven las estrellas.

 Hace mucho, muchísimo tiempo, cuando los dioses empezaban a construir el universo, en unos de sus palacios nació una niña a la que llamaron Luna. Se parecía a una de esas hadas buenas y, además, se convirtió en una gran chica. Muchos jóvenes dioses la pretendía, pero ella los rechazaba. Sabía que si llegaba su verdadero amor, lo reconocería al instante.

Un cuento estructurado en tres partes. Un cuento que narra hechos que pertenecen al mundo real, pero que al mismo tiempo nos traslada a los pequeños mundos ilusorios, al mundo de las imágenes de las hadas, al mundo mitológico con un acontecimiento prodigioso como fue la Creación del Universo y el amor imposible entre el Príncipe Sol y la Princesa Luna.

Luna reconoció en el joven Sol a su amor soñado. Pero ¿por qué no podía acercársele; por qué ni tan siquiera podía tocarle la mano?
Pobre Luna, lloraba desconsolada sin hallar respuestas a sus preguntas. Tantas fueron sus lágrimas que terminaron saltando como chispas por el cielo. Y así fue como nacieron las estrellas.



La segunda parte de la historia nos cuenta que de todos esos prodigios nace una niña RosaLuna, que vive en un mundo real, que crece y estudia, que va a la Universidad y que conoce a un muchacho muy simpático que terminó siendo su novio. Pero Rosaluna posee un aura especial un don especial en sus manos llenas de tierra, dice la autora, que le  permite descubrir las alegorías y los secretos de la Naturaleza. Ello le hace llegar a ser una empresaria de éxito.

Un día, que se despertó muy temprano, casi antes del amanecer, vio unas ramas en el alféizar de la ventana. Se levantó con mucho cuidado y las recogió. Se quedó asombrada: eran justamente las hojas de aquellas plantas que había estado pidiendo y con las que ella sabía que se curaría rápidamente.

Pero su novio empezó a mostrarse muy inquieto. Estaba obsesionado por las historias que la gente contaba acerca de una piedra fabulosa, un talismán que encerraba grandes secretos, y  que estaba relacionado con el misterioso origen de Rosaluna…

Ella le respondía que lo único importante era que se quisieran, que eso debía ser suficiente para él. Pero al parecer, no lo era para su inmensa curiosidad. “Si consiguiera esa piedra decía él…
Al final, solo la Veleta Mágica fue capaz de conducirnos a desvelar todo ese misterio.

Rosaluna y la veleta mágica es una breve narración editada por Ediciones Anroart, ilustrado por Tino Armas con imágenes fotográficas llenas de flores y talismanes repleta de color.

Un cuento más de los muchos cuentos de hadas que esta escritora de nacionalidad inglesa y española, Melu Vallejo escribe y cuenta a  miles de niños en colegios, hospitales, en ferias, incluso en su casa. Una casa que parece una caja de música en donde se conserva el mundo de la ilusión, una casa decorada con escenarios iluminados por destellos de piedras preciosas, de gasas doradas y plateadas, de tiaras y coronas, de pétalos de rosas, de ese mundo de la infancia del que nunca he querido salir. De un mundo que nos permite disfrutar a grandes y a pequeños, hacer realidad nuestros sueños.

Rosaluna y la veleta mágica  es uno de esos cuentos que nos ayudarán a comprendernos mejor la vida, que nos ayudará  a que no se pierda del todo lo vivido o quizás nos puede ayudar a entender la muerte, porque como decía el filósofo si fuésemos inmortales no contaríamos historias.

En definitiva recomiendo este nuevo cuento de Melu Vallejo: Rosaluna y la veleta mágica,  porque en ella vamos a encontrar sonrisas, escondrijos, ese mundo de la ilusión y la magia donde habita nuestra autora. Un mundo que podría protegernos contra casi todos los problemas de la vida.

Fotos Melu Vallejo y Rosario Valcárcel en la Feria del Libro 2013, Las Palmas de G. Canaria.

facebook/rosariovalcarcel/escritora