sábado, 17 de enero de 2015

FORZADA A INMOLARSE A LOS 10 AÑOS


ALICE JAY – AVAAZ

Queridos miembros de Avaaz de todo el mundo,

Mientras el mundo lloraba los atentados de París de la semana pasada, el grupo terrorista Boko Haram utilizó a una niña de 10 años como detonador de una bomba que masacró a unas 2.000 personas. ¡Es indignante que ni el gobierno ni la comunidad internacional estén haciendo gran cosa en reacción al ataque! Presionemos para que respondan ya, exigiendo que designen a un enviado especial de la ONU para Nigeria ahora: 


firma la peticion
El grupo terrorista Boko Haram ha utilizado a una niña de 10 años como detonador de una bomba que ha masacrado a unas 2.000 personas. Ahora mismo, en el norte de Nigeria, reina el terror.

Mientras tanto, el Presidente del país se ha quedado de brazos cruzados y su brutal ejército está alimentando el caos en vez de proteger a los ciudadanos.

Y, para rematar, pareciera como si el planeta hubiera optado por meter este conflicto en la categoría de los “imposibles”, pues ningún diplomático de alto rango está asignado a esta crisis, como sí que sucede en los conflictos de Siria y Sudán.

La única “buena noticia” es que la escalada de violencia ha reactivado la necesidad de actuar.

Multipliquemos la presión ahora y persuadamos a nuestros líderes políticos y a las Naciones Unidas para que manden un enviado especial de la ONU para que comience a construir un verdadero plan de paz y protección ahora.

Únete a este llamamiento urgente en memoria de esa niña inocente y todos aquellos que, como ella, están en peligro:

https://secure.avaaz.org/es/stop_boko_haram_terror_loc/?bcrKKbb&v=51515

Nigeria está atrapada en una brutal guerra civil que está enfrentando a musulmanes y cristianos, y cuyo trasfondo incluye tensiones entre una élite corrupta enriquecida por el petróleo y la empobrecida población del norte, marginada y abandonada a su suerte. Hoy, Boko Haram controla un área similar al tamaño de Costa Rica, tiene 20.000 asesinatos a sus espaldas y sus acciones han forzado a más de un millón de personas a abandonar sus hogares.

Los políticos están alimentando la división que existe en el país, y la reciente escalada de violencia llega en medio de una turbulenta campaña electoral. Por increíble que parezca, la inepta y pobre respuesta del presidente Jonathan podría ser parte de un oscuro cálculo. El caos y la inseguridad del norte aseguran su permanencia en el cargo, ya que sus mayores apoyos se encuentran en el sur, y una alta votación en el norte podría poner en peligro su reelección.

Consejeros militares internacionales y fuerzas especiales están aterrizando en Nigeria, pero podrían dejar de llegar para no manchar su nombre por cooperar con el ejército nigeriano, responsable de lanzar ataques contra civiles. En lugar de dar media vuelta, debe priorizarse un ambicioso plan que incluya el entrenamiento de las fuerzas militares para defender a la población, mediación internacional, un plan de inversión para el norte y un programa anticorrupción urgente que ayude a limpiar el sistema desde dentro.

Esta crisis no va a resolverse en dos minutos y nuestra estrategia no es el arma definitiva, pero es inmoral seguir ignorando esta crisis. Nuestra comunidad puede obligar a los aliados clave de Nigeria a apoyar la designación de un enviado especial de la ONU potente y pedirle a quien sea elegido que ayude a implementar un plan que traiga paz y estabilidad social.

Si no hacemos nada, asesinarán a miles de personas más y la amenaza de Boko Haram se seguirá extendiendo. Los ataques de París nos han recordado que el terror no tiene fronteras. Suma tu voz:

https://secure.avaaz.org/es/stop_boko_haram_terror_loc/?bcrKKbb&v=51515

Los políticos le han fallado a su gente y la comunidad internacional ya ha esperado demasiado tiempo, ideando algún supuesto plan perfecto, mientras permiten que la situación se siga deteriorando. No podemos esperar más y, si conseguimos suficiente apoyo, el nombramiento de este enviado podría suponer el comienzo de un verdadero cambio. Consigámoslo.

Con esperanza y determinación,

Alice, Pascal, Mike, Melanie, Marigona, Ricken y todo el equipo de Avaaz