viernes, 8 de febrero de 2013

CLÍTORIS

De   Fernado Arrabal                                              

Ventana de la mar para la tempestad y sus olas
Sol de la almendra para el dardo y sus trompetas                
Luna del crepúsculo para lo lascivo y sus caprichos
Carne del impudor para el deseo y sus tumultos
Concubina del pubis para el macho y sus males
Pimentero de la fusión para la alcoba y sus tigresas                  
Armonía de la verticalidad para el carnívoro y sus chupetones
Estampilla de lefa para el creador y sus alucinaciones
Joya del orgasmo para flauta y sus dedos
Pleno de existencia para la intimidad y sus ritos
Taller del amor para el martirio y sus brasas
Corazón del espasmo para la eyaculación y la lamida
Flor del furor para el sádico y sus mordiscos                         
Molino de delicias para la pistola y sus tiros
Margarita de Eros para el libidinoso y sus fervores                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             
Nicho de enigma para la penetración y sus rayos
Ciprina de adoración para el tallo y sus carnavales
Botón de ligue para el príapo y sus caprichos
Rosa de besos para el adorador y sus puros
Calibistri de locura para el bullicio y sus dilecciones
Concha de seducción para lo precioso y sus himeneos
Escudo de delirio para el ruiseñor y sus caprichos.                  
Copete de ardor para la fantasía y sus nudos
Mandolina de calor para la flecha y sus intrigas                                                                                                                                      
Fresa de diluvio para el delirium y sus tremens
Nido de culto para el marqués y sus ataduras
Cajón de erección para el clavicordio y sus pasiones
Mechón de embrujo para la daga y sus toques.
Tesoro de fiebre para el falo y sus quemaduras
Cetro de la llama para la ceremonia y sus frenesíes.

Fernando Arrabal
  Dramaturgo nacido en Melilla. Aprendió a leer y a escribir en Ciudad Rodrigo y realizó sus estudios universitarios en Madrid. A pesar de ser una de las personalidades más controvertidas de su tiempo ha recibido el pleno aplauso internacional por su obra narrativa (once novelas: Baal BabiloniaLa torre herida por el rayoLa hija de King Kong y otras), poética (un centenar de libros ilustrados por Amat, Dalí, Magritte, Miotte, Saura, entre otros), dramática (un centenar de obras de teatro publicadas en diecinueve volúmenes: La noche también es un solJóvenes bárbaros de hoyLas delicias de la carne, entre ellas) y cinematográfica (seis largometrajes : Viva la muerte, ¡Adiós Babilonia!, Iré como un caballo loco y otros
Dramaturgo, poeta. Fernando Arrabal miembro preclaro del grupo Pánico, hereda la lucidez de un Kafka y el humor de un Jarry por su violencia se emparenta con Sade o con Artaud. Uno de los mejores cultivadores del teatro del absurdo y autor de una prolífica y valiosa obra literaria que hacen de él uno de los más reputados escritores vivos, quisiera pasar a la historia como matemático o ajedrecista, sus dos grandes pasiones.

  Clítoris del griego Kleitoris que significa pequeña montaña, proviene de la raíz  indoeuropea klei que se refiere a la inclinación –ascenso, subida-

  El taoísmo tiene la creencia de que el clítoris cambia de tamaño y color con las fases de la luna.

 Clítoris, mágica llave que “abre el corazón” de las mujeres, por el que mediante la excitación erótíca,  glande o cabeza, aumenta y se endurece igual que un pene.    

Algunas veces mi sexo es agredido por un órgano violento que me aplasta el clítoris, y me hace estremecer ...

facebook/rosariovalcarcel/escritora;  www.rosariovalcarcel.com