miércoles, 16 de septiembre de 2015

INVOCACIÓN A LAS TINIEBLAS, Inquisición, brujería y bandoleros en Barcelona, de Rubén Mettini

x)Más de un hombre bueno ha acabado en el arroyo por culpa de una mujer, Henry Chinaski

Desde el nacimiento de la literatura el tema de las brujas nos ha fascinado. Prueba de ello es que en los cuentos de nuestra infancia, a menudo, son ellas las protagonistas.

Así también la Inquisición y los medios de tortura, siempre ha llamado la atención de los escritores de ayer y de hoy, quizás porque a pesar de haber sido abolido en todos los países durante los siglos XVIII y XIX, a pesar de haber sido condenado por la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, y prohibido por sus Constituciones, está vigente aún en muchos países.  

Ruben Mettini  en su última novela “Invocación a las tinieblas”, también se ha visto tentado por el pecado y las desgracias y ha abordado el tema de la Inquisición y sus torturas, la  temática de la brujería que llegó a ser herejía y por lo tanto perseguida por la Iglesia.

Ha abordado la injusticia, la maldad, el destino, la libertad, la presencia del demonio,  el castigo divino y la magia. Hechos en donde se mueven curadoras, misas negras, filtros mágicos y muñecos de cera clavados con agujas con un telón de fondo cruel, muy cruel. Ha recreado la figura de la mujer del siglo XVII, (No podemos olvidar que en la realidad el noventa por ciento de las víctimas fueron mujeres) destructora  y malvada, débil y carnal, casi siempre inocente.

De mujeres llamadas brujas que hacían aquelarres en parajes solitarios, que bailaban danzas endemoniadas y recitaban sortilegios incomprensibles. De mujeres curanderas que se les expropió de un patrimonio, de un conocimiento de remedios curativos en relación a las hierbas. De una sociedad sumida en el miedo y la intolerancia.

Nos ha presentado a Madelón Mariot una mujer con gran empuje, valerosa, inteligente, no conformista, independiente, liberada sexualmente y hasta en algún momento rebelde y provocadora.

Mettini  nos muestra  una novela histórica que surge de un apunte real del Dietario del Consejo de Ciento de Barcelona. Y recrea con agilidad y belleza descripciones geográficas,  escenas teatrales callejeras, diferentes tipos sociales, buenos y malos con diferentes creencias religiosas, pero siempre mortales. Toda una variedad de lo humano: desde religiosos que se exceden en su rol hasta bandoleros, pasando por los enemigos de la Humanidad: “Los familiares de la Inquisición”.

…-Fue tu abuela ¿verdad? Murió ahorcada por comulgar con las creencias hugonotes.
Intervino el fiscal:
-¿Dices que la sientes viva… en tu alma?
-Y es la verdad. No miento.
El padre Guillermo salió en su defensa:
Esta joven no padece de posesión. Lo que pretende decir es que, en su imaginación, cree ver a su abuela muerta.
El fiscal insistió:
-¿Cómo te atreves a decir que una mujer como tú posee alma?
-Es como si ella, dentro de mi pecho me lo dijera.
-¿Pretendes afirmar que las mujeres tienen alma e inteligencia como los hombres? –El fiscal pronunció cada palabra como una acusación…

Sabe Mettini deleitarnos con una prosa sobre lo femenino, del amor y el deseo  a través de la presencia de Madelón Mariot, que determina la acción de la protagonista. Y es precisamente a través de tres generaciones de mujeres donde se observa tímidamente el mundo de lo erótico, el mundo de la sexualidad femenina y sus sentimientos.

 El mundo de las emociones en la bella historia de amor de Madelón y Martín porque nuestro narrador omnisciente conoce el universo de la mujer, el tono amoroso. Y lo describe sin caer en la facilidad, ni en la vulgaridad

Una novela que  juega con el amor, la vida y la muerte, pero también con el sexo y el odio. Que juega igual que en Los Miserables de Víctor Hugo, con el pensamiento tenebroso del porvenir, con el azar, las casualidades y las coincidencias. Importante registro para las secuencias y las sorpresas que la obra nos va mostrando.  

Ruben Mettini es un argentino-español, licenciado en Economía y Filología románica, profesor de catalán, traductor.  Un hombre de una gran personalidad. Nos convence porque es capaz de narrar los hechos con una gran riqueza léxica, respetando nombres propios de personajes y muchos topónimos  que aparecen en la novela.

La gestación de "INVOCACIÓN A LAS TINIEBLAS, Inquisición, brujería y bandoleros en Barcelona" ha sido lenta, le ha llevado al autor unos años de ideas y lecturas y constituye un análisis profundo y bien documentado sobre  la imagen de la mujer del siglo XVII, sobre la Inquisición en Cataluña, sobre la mito manía, el histerismo, la demonización, los odios y la religión existente. Un Proceso, el de Madelón Mariot acusada por la Inquisisión de brujería.

Chinaski: personaje ficticio protagonista de varias obras del escritor Charles Bukowski.

Fotos cedidas por el Museo Domingo Rivero y  Octavio Carlos Macias Estupiñán.

facebook/rosariovalcarcel/escritora