lunes, 9 de mayo de 2016

EL HOMBRE MADURO CON DOS AMANTES

              
            Es peligroso amar a dos mujeres.

                Un hombre que había llegado a la mitad de su vida (ya no era joven, pero todavía no viejo y llevaba cabellos negros y blancos mezclados), aún gustaba de amores y de rondas. Amaba a dos mujeres, una joven y una vieja. La joven quería que pareciera un amante joven; y la vieja, que pareciera un viejo igual que ella. Y así en cada ocasión la joven le arrancaba los cabellos blancos que encontraba, y le arrancaba la vieja todo cabello negro que había encontrado, hasta que se lo entregaron calvo la una a la otra al arrancarle cada de ella esos cabellos.

Esopo contó esta fábula haciendo ver que es digno de piedad el que cae en poder de las mujeres; igual que el mar, lo ahogan tras sonreírle. 

Un cuento erótico de raíz generalmente griega, aunque luego han sido adaptados a las distintas culturas y circunstancias. 

 Entresacado del Cuento erótico griego, latino e indio de Francisco Rodríguez Adrados. 

Foto Los amantes por interés (Quentin Massys, 1520-25