martes, 17 de mayo de 2016

LA COMADREJA NOVIA, CUENTO ERÓTICO

 Ni el amor vence a la naturaleza

A una comadreja que una vez se enamoró de un hombre hermoso, la sagrada Cipris, madre de los deseos, le concedió cambiar de forma y tomar una de mujer: la de una bella mujer que ¿Quién no quería poseerla? Al verla él (que a su vez había sido hecho prisionero de amor) iba a casarse con ella. Pero retirados ya los platos del banquete de boda, pasó corriendo un ratón; y la novia, bajándose del bien mullido lecho, se puso a perseguirlo. Se puso término al banquete de boda y Eros, tras haber hecho bien su papel, se alejó, vencido por la naturaleza.

Del  libro: Cuentos eróticos griegos,  de Francisco Rodríguez Adrados.
Ediciones del Orto.
    





Foto comadreja volando sobre un pájaro carpintero